Era ya todo un movimiento en la sombra, que esta semana cristaliza en forma de anuncio con efecto casi inmediato: Sony Electronics será pronto una nueva empresa al mando de tecnología de consumo que engloba tanto a sus dispositivos móviles Xperia como a sus cámaras fotográficas Alpha, compactas y de vídeo; sus sistemas de audio y auriculares y sus televisores, entre otras categorías menores.

La reestructuración, según ha anunciado el gigante nipón, surtirá efecto de forma prácticamente inmediata. A partir del próximo miércoles 1 de abril, Sony Electronics Corporation será una empresa constituida de forma independiente, aunque ligada al grupo accionarial de Sony Corporation y bajo el paraguas de este.

Sony Electronics, más independencia para la electrónica de consumo

Hace ya varios años que Sony se enfrenta a una menor demanda de sus dispositivos móviles, que afrontaron con una estrategia centrada en un catálogo menos extenso, pero más rentable. Tras una sangría en las cuentas que se alargó años, Sony Mobile pivotó su fabricación hacia países más económicos que China, despidió a la mitad de su plantilla y abandonó algunos de sus mercados secundarios, como México.

Tras este movimiento, integraba las hasta ahora divisiones Mobile, Productos y Soluciones de Imagen, Entretenimiento y Sonido en el Hogar en una sola, Productos y Soluciones Electrónicas. Esta reestructuración llegará a su fin en 2020, con la constitución de Sony Electronics Corporation.

Oficinas de Sony en Japón
Foto: mk7 | Wikimedia Commons

Productos y Soluciones Electrónicas –EP&S– es, de acuerdo a los últimos resultados financieros disponibles, una de las divisiones más grandes dentro de la compañía japonesa, similar en volumen de negocio a PlayStation. En el último trimestre, esto significó un 26.5% de tanto ingresos como beneficios del total de Sony.

En su comunicado, Sony afirma que EP&S será constituida junto a los equipos de marketing, fabricación, logística, contratación e ingeniería asociados. Se hace, según firma Shigeki Ishizuka, el CEO de Sony, para "no solo acelerar el funcionamiento integrado de los negocios de EP&S", sino también para "optimizar su estructura organizativa, su cartera de talento y de negocios, mientras mejora la competitividad".

La redistribución que pone al frente de los productos de electrónica del fabricante a Sony Electronics lleva ocurriendo meses. Con la reorganización de sus páginas web y sus redes sociales en torno a esta marca, se trata de un movimiento que era cuestión de tiempo.

Los efectos del COVID-19

Logo de Sony en el MWC 2019
Sony en el MWC 2019. Foto: David Ortiz | Hipertextual

De forma paralela y en una publicación independiente dirigida a sus inversores, Sony anticipa algunos de los efectos que la pandemia de COVID-19 puede tener sobre sus cuentas y sus distintos segmentos de negocio. Quien fuera uno de los principales fabricantes en descartar su asistencia al MWC 2020, se encuentra ahora considerando los riesgos e impactos sobre su estructura empresarial.

El cierre de las plantas de producción en Malasia, unos proveedores inestables y el cierre de las tiendas físicas alrededor del mundo afectarán a varias etapas en la fabricación y distribución de productos de electrónica. Por esto, sus predicciones para el cierre del año fiscal en curso no son ya realistas.

Asimismo alertan de una posible caída sobre el segmento de soluciones de imagen, donde se incluyen sus sensores CMOS para móviles. Si bien la producción está todavía bajo control y sin mayores incidentes, esperan que haya un impacto sobre la demanda y fabricación de dispositivos móviles a nivel global que pueda afectarles a medio y largo plazo. Como referencia, el pasado febrero se esfumaron hasta un 38% de las ventas del sector.

Tanto los sectores de música como de cine se verán impactados, prevén, por el cese respectivo de conciertos o grabaciones en las que está sumida la industria audiovisual a nivel mundial. Especialmente desde fuera de Japón.