Cuando la semana pasada se presentaron los Galaxy Note 10, un dato del que no hubo rastro en la información oficial de Samsung fue la generación de memoria utilizada. Aunque el Galaxy Fold ya incorporaba la última generación del estándar, UFS 3.0, los Galaxy S10 permanecían todavía en el anterior UFS 2.1.

Así que hasta el momento, el único smartphone confirmado con UFS 3.0 había sido el OnePlus 7 Pro que, por cierto, arrojaba unas cifras de rendimiento estupendas. Ahora finalmente se confirma que los Note 10 también incorporarán esta memoria más rápida. Y no sólo eso.

Note 10 y UFS 3: de duda a doble mejora

Al menos en los materiales de prensa iniciales –y para múltiples regiones del mundo– Samsung no mencionaba la tecnología de la memoria. Como descubre ahora el conocido Ice Universe, que suele tener acceso prioritario a los dispositivos de diversas marcas asiáticas, el rendimiento de la memoria de los últimos teléfonos de Samsung se encuentra entre lo mejor del mercado.

Y no se debería únicamente a la inclusión de estas memorias superiores, sino a un renovado controlador de archivos que mejoraría también el rendimiento de esta para ciertas tareas.

Como vemos, si comparamos los datos absolutos contra la anterior generación de Galaxy S10 en su versión estándar, que contaba con almacenamiento UFS 2.1, la mejora es significativa. Esto es en términos de escritura y lectura secuencial, donde gana por mucho la nueva generación. Generalmente ya realizamos pocas transferencias o copias masivas de datos, donde se aprovecha más ampliamente este potencial, también porque el resto de medios de almacenamiento y transferencia son en general también más lentos.

Si comparamos frente a los OnePlus 7 Pro vemos que, aunque el rendimiento secuencial es similar en lectura, pero habría una mejora sustancial en escritura, superior al 50% de velocidad. También puede haber una ganancia muy importante en términos de escritura aleatoria. Este dato es importante, ya que es en muchos escenarios más parecido al tipo de tareas que realizan nuestros smartphones de forma habitual, como instalar aplicaciones nuevas. Vemos que en este test, el rendimiento es cerca de 6 veces superior al de dispositivos similares.

No está claro todavía, eso sí, al carecer de confirmación por parte de Samsung, que esta memoria sea común a los Galaxy Note 10 y Galaxy Note 10+, como ocurre con el soporte a la microSD. Otra opción sería que variara según mercados, como ya ocurre con sus procesadores Snapdragon y Exynos.

En cualquier caso, esta característica puede suponer una gran mejora por parte de Samsung en su línea Galaxy Note, que ya va por su décima edición y que ha evolucionado tremendamente en el proceso, y no siempre ha sido bien recibida.