Samsung Galaxy Note 9
– Ago 8, 2019, 11:00 (CET)

De experimento a joya de la corona: así han evolucionado los Galaxy Note

Tras el éxito de los dos primeros Galaxy S durante las etapas iniciales del smartphone, Samsung presentó el Galaxy Note en 2011. Mucho más grande de lo habitual entonces y con un lápiz táctil bajo el brazo, el móvil Android más creativo y ambicioso pronto se convirtió en una de las referencias de productividad para el resto de usuarios y marcas. Ocho años después, Samsung desvela por partida doble los Galaxy Note 10, que llegan con tras un camino lleno de alegrías. Y baches.

Con una pantalla de 5,3 anchas pulgadas cuando los de 4 ya eran grandes, el Galaxy Note original recogía el testigo de las PDAs de antaño y lo entregaba a pura fuerza bruta en la era del smartphone. El camino era ya evidentemente táctil pero todavía estaba por explorar la triple vía del más es más en pantalla, autonomía e interacción.

A contratiempo del ritmo marcado por los Galaxy S, esta familia pronto se se convirtió en uno de los dos ejes del tándem que auparía a Samsung hasta la cima como fabricante de smartphones, mejorando ligeramente la propuesta fijada en el primer trimestre del año. Muy cuestionados en un inicio, el tiempo les fue dando la razón en múltiples frentes.

Pero ni en todos ni todo el tiempo, pues una categoría que se creó rompiendo el molde no siempre lo ha visto fácil para avanzar cerca del borde y sin caerse, aunque se haya visto empujada a hacerlo para diferenciarse. ¿Acaso alguien dice phablet hoy? Aquel concepto fácil de entender pero desagradable de aceptar es hoy la norma. Sin embargo, los Note no siempre han vivido la evolución más acertada, ni mantenido su identidad propia intacta.

Evolución Samsung Galaxy Note

La explosión inicial

La primera etapa encontró una justificación prácticamente instantánea. Con los principales smartphones limitados especialmente en tamaño, era fácil adivinar una mejora de la productividad con una mayor superficie visual y un extra de interacción, parcialmente debido al S Pen.

smartphones 2014
Samsung Galaxy Note 3.

Aun así, el Galaxy Note original llegaba con una pantalla demasiado ancha, basada en un formato 16:10. Y es que aunque se limitara a 5,3 pulgadas que hoy pueden no parecer demasiado, sus 83 milímetros de anchura lo hacían difícilmente manejable a una mano. Por suerte, Samsung corrigió en una segunda y siguientes ediciones en formatos progresivamente más y más alargados a medida que el aprovechamiento de bordes y marcos fue mejor.

En términos de área, este estrechamiento ha venido supercompensado por el crecimiento de la diagonal, que ha ido imponiendo de forma constante mayores pantallas en términos generales, también acompañadas por resoluciones que saltaron rápidamente al Full HD –1080p– en el Note 3 y al QHD –1440p– en el Note 4. Hasta hoy, Samsung no subido la resolución por encima de esa barrera y tampoco hay que digamos mucha falta.

Con los primeros Galaxy Note llegaron no solo pantallas más grandes y nítidas, sino grandes saltos adelante también en los procesadores, que pasaron de dos a cuatro y de cuatro a ocho núcleos –donde hoy permanecen–; y en las memorias, donde un hasta un giga era sumado prácticamente cada año –y entonces era mucho–.

Los smartphones entonces no contaban con los abultados precios de hoy, pero nunca fueron precisamente baratos. Mientras había mejoras abruptas año a año, estas podían llegar con presupuestos menos abultados, lo que también permitía poder renovar el smartphone con mayor frecuencia. Este razonamiento también funciona en sentido opuesto: si los móviles son más caros, lo aguantaré más, y los fabricantes tendrán que esforzarse más todavía por hacerlos más atractivos haciendo de nuevo girar la rueda del precio.

Samsung Galaxy Note Samsung Galaxy Note 2 Samsung Galaxy Note 3 Samsung Galaxy Note 4
Pantalla 5,3" 16:10, OLED, HD (800p) 5,5" 16:9, OLED, HD (720p) 5,7" 16:9, OLED, FullHD (1080p) 5,7" 16:9, OLED, QHD (1440p)
Tamaño 83 x 147 mm 80 x 151 mm 79 x 151 mm 79 x 154 mm
Grosor 9,7 mm 9,4 mm 8,3 mm 8,5 mm
Peso 178 gramos 183 gramos 168 gramos 176 gramos
Procesador Exynos 4210 Dual, 45nm Exynos 4412 Quad, 32nm Exynos 5420 Octa, 28nm Exynos 5433 Octa, 28nm
RAM 1 GB 2 GB 3 GB 3 GB
Memoria 16, 32 GB y microSD 16, 32, 64 GB y microSD 16, 32, 64 GB y microSD 32, 64 GB y microSD
Cámara principal 8 MP f/2,6 8 MP f/2,6 13 MP f/2,2 16 MP f/2,2
Cámara frontal 2 MP 1,9 MP 2 MP f/2,4 3,7 MP f/2,2
Batería 2.500 mAh 3.100 mAh 3.200 mAh 3.220 mAh, carga rápida 15W, carga inalámbrica
Resistencia - - - -
Biometría - - - Sensor de huellas frontal
Conectividad 3G, Wi-Fi 4, Bluetooth 3.0, sin NFC, S Pen, microUSB, jack, GPS, Glonass 3G/4G (LTE Cat 3), Wi-Fi 4, Bluetooth 4.0, NFC, S Pen, microUSB, jack, GPS, Glonass 4G (LTE Cat 4), Wi-Fi 5, Bluetooth 4.0, NFC, S Pen, microUSB, jack, GPS, Glonass 4G (LTE Cat 6), Wi-Fi 5, Bluetooth 4.1, NFC, S Pen, microUSB, jack, GPS, Glonass, Beidou
Sistema Android 2.3 Gingerbread Android 4.1 Jelly Bean Android 4.3 Jelly Bean Android 4.4 KitKat
Lanzamiento Octubre 2011 Septiembre 2012 Septiembre 2013 Octubre 2013
Precio oficial 679 euros 659 euros 749 euros 749 euros

La etapa errática

Disposición para zurdos del Galaxy Note Edge

Aunque es cierto que hasta el Galaxy Note 4 Samsung mantuvo cierta originalidad y frescura –escapando incluso del malamente reputado plástico–, la búsqueda de nuevos horizontes le hizo desenfocar su rumbo. Poco después de presentarlo le acompañaría el Galaxy Note Edge, el primer terminal de la marca en implementar una pantalla curvada, aunque solo fuera en uno de sus laterales.

Con un diseño basado más en la capacidad propia –podían fabricarlo– que en su utilidad –¿servía de algo?–, esta versión más cara un supuso la nota discordante que obligó a muchos a sopesar la idea de si había realmente alguien al mando. Ya he comentado que la familia Note se ha visto siempre empujada a innovar, aunque no fue la única ni terminará por serlo. Es algo que en cierta medida ha estado siempre en la marca, llamen y pregunten por el fiasco del Galaxy Fold.

Tras este primer modelo con la pantalla curva que intercambiaba parte de su batería por un terminal más ancho e incómodo, Samsung renovaba en el verano de 2015 con un Galaxy Note 5 que por alguna razón no terminó llegando a Europa oficialmente, en favor de un solapado en intenciones Galaxy S6 Edge+. Este llegaba, esta vez sí, haciendo patente el hueco a smartphones de gran pulgada entre el público no tan entusiasta al que le recibía una doble curva como gran diferenciación con el resto de marcas.

Mientras tanto, la batalla por la esbeltez recorría a los principales fabricantes, que estaban dispuestos a dejarse enteros en la siempre reclamada autonomía por un efecto wow mayor al de sus rivales. Ya en 2016 Samsung dispuso a echar el resto con una batería mayor y un precio ya sensiblemente hinchado por años de escalada en materiales, curvas y ahora, resistencia a los elementos.

El Galaxy Note 7 saltaba una cifra –el Note 6 nunca existió–: quizá en un intento por igualar la nomenclatura con los Galaxy S que nacieron antes, y decir "hey, el Galaxy Note ha vuelto" y está a la altura. Se trataba de un terminal casi redondo, que traía novedades curiosas como su biometría por escáner de iris. Sin embargo, tras sucesivas explosiones y retiradas del mercado, se recuerda hoy como el mayor fracaso de Samsung.

En lo que al resto de características respecta, esta época fue algo plana: salvo las curvas, los diseños permanecieron intactos, así como el número de cámaras –todavía única– o la resolución, el tamaño de pantalla, el aprovechamiento del espacio y prácticamente las memorias. Algunas de ellas porque habían saturado a nivel práctico. Otras, porque parecían haberlo hecho.

Samsung Galaxy Note Edge Samsung Galaxy Note 5 Samsung Galaxy Note 7
Pantalla 5,6" 16:10, OLED, QHD (1440p) 5,7" 16:9, OLED, QHD (1440p) 5,7" 16:9, OLED, QHD (1440p)
Tamaño 82 x 151 mm 76 x 153 mm 74 x 153 mm
Grosor 8,3 mm 7,6 mm 7,9 mm
Peso 174 gramos 171 gramos 169 gramos
Procesador Snapdragon 805, 28nm Exynos 7420, 14nm Exynos 8890, 14nm
RAM 3 GB 4GB 4 GB
Memoria 32, 64 GB y microSD 32, 64, 128 GB sin microSD 64 GB y microSD
Cámara principal 16 MP f/2,2 16 MP f/1,9 12 MP f/1,7
Cámara frontal 3,7 MP f/1,9 5 MP f/1,9 5 MP f/1,7
Batería 3.000 mAh, carga rápida 15W 3.000 mAh, carga rápida 15W, carga inalámbrica 3.500 mAh, carga rápida 15W, carga inalámbrica
Resistencia - - IP68
Biometría Sensor de huellas frontal Sensor de huellas frontal Sensor de huellas frontal, escáner de iris
Conectividad 4G (LTE Cat 6), Wi-Fi 5, Bluetooth 4.1, NFC, S Pen, microUSB, jack, GPS, Glonass, Beidou 4G (LTE Cat 9), Wi-Fi 5, Bluetooth 4.2, NFC, S Pen, microUSB, jack, GPS, Glonass, Beidou 4G (LTE Cat 12), Wi-Fi 5, Bluetooth 4.2, NFC, S Pen, USB C, jack, GPS, Glonass, Beidou, Galileo
Sistema Android 4.4 KitKat Android 5.1 Lollipop Android 6 Marshmallow
Lanzamiento Noviembre 2014 Agosto 2015 Agosto 2016
Precio oficial 899 euros - 859 euros*

Refinamiento, consolidación y futuro

Samsung Galaxy Note 9
Samsung Galaxy Note 9

Con el Galaxy Note 8, Samsung apagaba todos los incendios volviendo a poner encima de la mesa un producto casi redondo y con grandes novedades a lo largo de prácticamente todo el dispositivo. Las pantallas se estrechaban de nuevo al son de la industria, alargándose y creciendo fuertemente de nuevo.

Recibía finalmente la doble cámara, con un telefoto 2x y una mayor cantidad de memoria, ahora en los 6 GB. A cambio, los precios volvían a subir: por encima ya de los 1.000 euros, esta ración de Note salía ya a un pico. Además de que, con la versión anterior proyectando una sombra humeante, la batería volvía a caer y, esta vez, a pesar de aumentar el grosor sensiblemente.

Su renovación, la edición de 2018, trajo un refinamiento sobre esa base ya más que sólida. Corregía ciertos detalles respecto al anterior, como la extraña posición de su sensor de huellas, pero también aportaba una sensiblemente mayor batería. Con una gran potencia en sus núcleos propios, aunque no tan buena eficiencia energética ya bien podría decirse que lo habían conseguido y que su producto era prácticamente redondo.

El problema: que no avanza en solitario. Mientras tanto, tanto el iPhone como las progresivamente atractivas propuestas de Huawei han seguido consolidándose. Y también Google se ha impuesto con grandes logros en el apartado fotográfico, donde Samsung no termina de establecerse, incluso aunque este año estrenen un nuevo súper gran angular o un novedoso sensor ToF a bordo.

La última generación es inusual en el sentido de su rendimiento un procesador que se renueva por a mitad de ciclo –generalmente se estrenan con los Galaxy S–. Los Note 10 llegan con un Exynos 9825 que mejora su proceso de fabricación. Echando la vista atrás, parece que cualquiera de los Note presentados esta semana son entre del orden de entre 9 y 14 veces más potentes que el modelo original –siempre de una forma muy aproximada, medir este dato es menos trivial de lo que puede parecer a priori–.

Los Galaxy Note 10 llegan finalmente como un producto que se desdobla. Una pantalla que crece y se merma a la vez, que sube de precio y lo baja en una la esperanza por probar el todo o nada en el smartphone más creativo de la casa. Quizá como una contención a los próximos Mate 30 y Pro de Huawei, o quizá como un acercamiento genuino a las demandas del usuario.

Samsung Galaxy Note 10

A Samsung solo le quedaba un truco por ejecutar en el diseño tradicional –y sin mecanismos– del smartphone. Con el todo pantalla efectivo, de nuevo alargado en esta generación sin bordes, no parece que haya excesivo recorrido en el formato. Es por esto que Samsung apuesta tantísimo, y tan bruscamente, al futuro de los plegables.

Difícilmente ya se puede convencer a muchos de que necesitan pagar más por un smartphone con un quinto sensor trasero, 16 GB de RAM –que llegarán pronto, no lo dudéis–, o una memoria base de 512 GB en su smartphone cuando, de hecho, en muchos de los marcadores ya se ha incluso superado al portátil no tan básico.

Salvo por el uso de que finalmente el móvil se acabe convirtiendo en nuestro ordenador plug & play y para todo como, precisamente está intentando cada vez más seriamente Samsung.

Samsung Galaxy Note 8 Samsung Galaxy Note 9 Samsung Galaxy Note 10 Samsung Galaxy Note 10+
Pantalla 6,3" 18,5:9, OLED, QHD+ (1440p) 6,4" 18,5:9, OLED, QHD+ (1440p) 6,2" OLED, FullHD+ (1080p) 6,8" OLED, QHD+ (1440p)
Tamaño 75 x 162 mm 76 x 162 mm 72 x 151 mm 77 x 162 mm
Grosor 8,6 mm 8,8 mm 7,9 mm 7,9 mm
Peso 195 gramos 201 gramos 168 gramos 196 gramos
Procesador Exynos 8895, 10nm Exynos 9810, 10nm Exynos 9825, 7nm Exynos 9825, 7nm
RAM 6 GB 6, 8 GB 8 GB 8, 12 GB
Memoria 64, 128, 256 GB y microSD 128, 512 GB 256 GB 256, 512 GB y microSD
Cámara principal 12 MP f/1,7 y zoom 2x 12 MP f/2,4 12 MP f/1,5-2,4 y zoom 2x 12 MP f/2,4 12 MP f/1,5-2,4, gran angular de 16 MP y zoom 2x 12 MP 12 MP f/1,5-2,4, gran angular de 16 MP, zoom 2x 12 MP y ToF 3D
Cámara frontal 8 MP f/1,7 8 MP f/1,7 10 MP f/2,2 10 MP f/2,2
Batería 3.300 mAh, carga rápida 15W, carga inalámbrica 4.000 mAh, carga rápida 15W, carga inalámbrica 3.500 mAh, carga rápida 25W, carga inalámbrica 12W 4.300 mAh, carga rápida 45W, carga inalámbrica 15W
Resistencia IP68 IP68 IP68 IP68
Biometría Sensor de huellas trasero, escáner de iris Sensor de huellas trasero, escáner de iris Sensor de huellas bajo pantalla, ultrasónico Sensor de huellas bajo pantalla, ultrasónico
Conectividad 4G (LTE Cat 16), Wi-Fi 5, Bluetooth 5.0, NFC, S Pen, USB C, jack, GPS, Glonass, Beidou, Galileo 4G (LTE Cat 18), Wi-Fi 5, Bluetooth 5.0, NFC, S Pen, USB C, jack, GPS, Glonass, Beidou, Galileo 4G (LTE Cat 20), Wi-Fi 6, Bluetooth 5.0, NFC, S-Pen, USB C, sin jack, GPS, Galileo, Glonass, Beidou 4G (LTE Cat 20), Wi-Fi 6, Bluetooth 5.0, NFC, S-Pen, USB C, sin jack, GPS, Galileo, Glonass, Beidou
Sistema Android 7.1 Nougat Android 8.1 Oreo Android 9 Pie Android 9 Pie
Lanzamiento Septiembre 2017 Agosto 2018 23 de agosto 2019 23 de agosto 2019
Precio oficial 1.010 euros 1.009 euros 959 euros 1.109 euros