En una sociedad en la que la instantaneidad parece una necesidad, la empresa estadounidense Boom Supersonic planea comercializar en 2023 sus aviones supersónicos para ofrecer a sus pasajeros llegar en la mitad de tiempo a su destino.

Los aviones de esta empresa, que serán operados por Japan Airlines y Virgin Group, tendrán una capacidad de 55 pasajeros y prometen reducir a la mitad el tiempo en el que se cruza cualquier océano.

Boom Supersonic calcula, por ejemplo, que uno de sus aviones puede ir desde Sidney hasta Los Ángeles en 6 horas y 45 minutos en vez de las 15 horas de un vuelo comercial normal, es decir, que tarda menos de la mitad que cualquier aeronave hasta el momento. Y esto se debe a la velocidad, superior a la del sonido, que llegan a alcanzar.

“Llegarás en la mitad de tiempo por aproximadamente la misma tarifa que la clase business de hoy en día”, señala la aerolínea en su portal online. El viaje entre Sidney y Los Ángeles se anuncia por 3.500 dólares por cada trayecto.

XB-1

El prototipo de Boom, llamado XB-1, alcanza los 2.716 kilómetros en el aire (Mach 2.2) y se convierte, así, en “el avión civil más rápido de la historia”, según señala la propia compañía.

Este avión es clave para la compañía ya que en sus vuelos se probarán, y con ello mejorarán, la aerodinámica, los materiales y la propulsión de la aeronave.

El avión está hecho por compuestos de carbono con los que se fabrican piezas de cualquier forma y es, a la vez, más ligero que el aluminio, el principal material que se utiliza para fabricar aviones.

Actualmente, la empresa está construyendo el prototipo en un hangar del Aeropuerto Centennial en Denver, Colorado (EE.UU.) y la prueba de vuelo se realizará a finales de este 2018.

Otros aviones supersónicos comerciales

Sin embargo, Boom Supersonic no es la primera empresa en fabricar modelos supersónicos. Tenemos a los ya conocidos Concorde, que se utilizaron entre 1976 y 2003, pero también los de la compañía rusa Túpolev, que se adelantaron unos meses a Concorde y comenzaron a llevar pasajeros en 1975. Aunque el inicio de los aviones supersónicos se remonta a 1947, la primera vez que un piloto, el estadounidense Chuck Yeager, superó la barrera del sonido.

¿Por qué es mejor que el Concorde?

El elevado precio de los billetes de Concorde impedía que los aviones se llenaran y, por tanto, las aerolíneas perdían dinero. Este fue uno de los motivos por los que se dejó de utilizar, aunque también es probable que influyera el accidente que se produjo el 25 de julio del 2000.

En el caso de los aviones Boom Supersonic, los billetes serán un tercio más baratos que los del Concorde: 5.000 dólares en un trayecto de ida y vuelta entre Londres y Nueva York, viaje que se realizará en apenas 3 horas y 15 minutos (7h en cualquier avión comercial actual).

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.