Hipertextual

Hoy la Ciudad de México marca un antes y después en su historia. Por lo menos, lo hace en el sector del turismo de la capital mexicana, ya que hoy entra en vigor el impuesto para la Prestación de Servicios de Hospedaje para las plataformas de la economía colaborativa como Airbnb que actúan como intermediarios entre la gente que necesita hospedaje y la que está dispuesta a abrir sus puertas por un poco de dinero.

La capital mexicana se ha convertido en la primera ciudad latinoamericana en reconocer a Airbnb y en exigirle el pago de impuestos. De ahora en adelante Airbnb aportará 3% del total de la cuenta del huésped para las arcas de la ciudad.

Por ahora, Airbnb y el Gobierno capitalino viven un romance. El Jefe de Gobierno de la ciudad, Miguel Ángel Mancera, aseguró que este impuesto significa un “beneficio sustancial” para la Ciudad de México y un fomento a las economías compartidas.

Mientras que Airbnb, en un tono positivo, replicó las declaraciones de Martín Waserman, gerente de política pública para América Latina de la empresa, quien dijo: "Nos entusiasma el poder trabajar con más gobiernos en la búsqueda de soluciones justas y claras para que nuestra comunidad siga creciendo".

Así, la capital mexicana se vuelve a consolidar como una ciudad amigable para los nuevos modelos de la economía, título que se ganó cuando se convirtió en una de las primeras metrópolis en el mundo en aceptar y regularizar las plataformas de transporte como Uber o Cabify.

Fue en 2015 cuando el gobierno de la ciudad aceptó a estos transportes como parte del ecosistema de la urbe a cambio del registro de los conductores, los vehículos de la plataforma y del cobro de un 1.5% sobre el total de cada viaje destinado al Fondo del Taxi, la Movilidad y el Peatón.

Sin embargo, la transparencia del dinero recaudado gracias a la economía compartida todavía es una materia pendiente para el Gobierno de la ciudad. Ya que dicho fondo, creado para las nuevas plataformas de transporte, ha operado por dos años en la absoluta discreción y la opacidad.

El nuevo impuesto ha sido positivamente aceptado por Airbnb. Si este es el costo que debe asumir para evitar las polémicas que ha generado en Europa y Estados Unidos, la compañía está dispuesto a aceptarlo. Chris Lehane, director de políticas de Airbnb, aseguró a Infobae que la compañía está discutiendo acuerdos similares con los Gobiernos de ciudades como Sao Paulo y Buenos Aires.

La presión de los hoteleros

karolajnat

Como ha sucedido a lo largo del mundo, el principal opositor a Airbnb es la industria del hospedaje tradicional.

En México, esta oposición está dirigida por la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles, quienes acusan que en ciertos destinos Airbnb ha sido la causante de la desocupación entre el 30 y el 40% de sus habitaciones; y que además, la empresa opera sin pagar los impuestos que ellos deben asumir como el Impuesto Sobre el Hospedaje o el Impuesto Sobre la Renta.

Asimismo, la organización ha asegurado que Airbnb ofrece los servicios de hospedaje sin contar con el aval del Registro Nacional de Turismo, el catálogo del Gobierno que recopila la información de los prestadores de servicios turísticos con el fin de mejorar la comunicación y la coordinación entre ambas partes, y que de acuerdo con la Ley Federal de Turismo es obligatorio.

Airbnb, triunfando como siempre

En cifras, este ha sido un gran año para Airbnb en México. La compañía creció en 2016 un 186% en el país y 174% tan solo en la Ciudad de México.

La importancia y el crecimiento de este mercado ha hecho que la compañía abra una de sus tres oficinas para América Latina en la capital mexicana. Las otras dos se encuentran en Buenos Aires y Sao Paulo.

No es para menos, los números de la Organización Mundial de Turismo, aseguran que México fue el noveno destino más visitado durante el 2015 y el único de América Latina que aparece en los primeros diez países del ranking.

Aunque en términos turísticos netos, destinos como Cancún están mejor posicionados, para Airbnb la Ciudad de México es el principal destino. En promedio cada anfitrión capitalino recibe huéspedes 52 noches al año y, de acuerdo con la compañía, la actividad de la plataforma generó $1,574.00 millones de pesos para la economía de la Ciudad de México durante 2016.

Dentro del país, las regiones más visitadas por los viajeros de Airbnb durante el 2016 han sido la Ciudad de México (171.371 huéspedes), la Rivera Maya (149.671), Cancún (96.270) y Puerto Vallarta (83.585).

La compañía continúa expandiendo sus servicios. En marzo, Airbnb anunció la llegada de Airbnb Trip a México. Este servicio es el giro que convierte a Airbnb en más que un mediador entre huéspedes y anfitriones, y le da más forma de una agencia de viajes ofreciendo dos servicios: Experiences (donde se compran y reservan lugares para actividades o clases) y Places (destinada a vender guías sobre los destinos).

El efecto Airbnb

Con nueve años de vida, Airbnb se ha hecho nombre, ha escalado lugares en las listas de las empresas mejor valuadas y, por supuesto, ha hecho enemigos.

Desde que naciera el concepto de "air bed and breakfast" en un departamento de estudiantes en San Francisco, hasta el día de hoy, Airbnb ha cambiado el rostro del turismo, del hospedaje y, cómo no, de las ciudades.

El crecimiento voraz de la plataforma en algunas ciudades europeas como París (78.000 alojamientos), Londres (47.000), Barcelona (17.000) o Madrid (14.000) le han valido problemas con los Gobiernos y los residentes por propiciar un modelo que antepone "la turistificación" de las ciudades ante el uso residencial de las mismas.

PebblePicJay

Además, se ha relacionado a Airbnb con la corrupción del sueño de la economía colaborativa al fomentar la concentración de los alquileres en pocas manos y a contribuir que en pocos años se dispare el precio de la vivienda en las ciudades mencionadas hacia los cielos haciendo poco menos que imposible tener una buena calidad de vida en ellas.

En la Ciudad de México el "efecto Airbnb" está por verse. Aunque, por lo menos, antes debe superar los problemas implicados con el diseño centralizado de la ciudad, donde la clase media, los trabajos, los servicios de salud, las alternativas de transporte, el turismo y el entretenimiento se concentran en un tan solo un puñado de barrios.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.