d8nn / Shutterstock.com

A partir del 1 de junio, la Ciudad de México será la primera ciudad en América Latina en la que Airbnb pagará impuestos. Por cada habitación o departamento rentado, la startup tendrá que pagar un 3% por Prestación de Servicios de Hospedaje.

El impuesto se ha implementado después de que el Poder Legislativo de la capital mexicana aprobara una reforma al Código Fiscal, en la que reconocen los modelos de vivienda compartida pero obligan a que estas empresas paguen un impuesto cuyos fondos serán destinados a la Tesorería de la Secretaría de Finanzas de la Ciudad de México.

El nuevo acuerdo entre el gobierno capitalino y Airbnb fue anunciado por el Jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera en su cuenta de Twitter. El político describió la startup como "el Uber de los hoteles" y afirmó que no supone una competencia para el sector hotelero en la ciudad ya que los servicios están enfocados para dos tipos diferentes de clientes.

Por su parte, Airbnb ha afirmado que el pago del impuesto no supondrá un aumento del precio para el huésped ni será un problema burocrático para el anfitrión. La capital mexicana se ha unido a las otras 275 jurisdicciones donde Airbnb retiene impuestos en nombre de los anfitriones, una acción que regulariza las operaciones de la startup.

En 2016, 143.000 personas reservaron su hospedaje a través de Airbnb en la capital y en todo México el número de clientes llegó a los 974.000, un 174% más que en 2015. El pasado mes de marzo llegó a la República Airbnb Trip, en el que se realizan actividades específicas como una clase con un chef que enseñe a los viajeros sus recetas para cocinar chapulines, moles u otros platos típicos mexicanos.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.