La enemistad entre taxistas y conductores de nuevas formas de transporte es uno de los conflictos más relevantes de las ciudades modernas. En las principales ciudades del globo, se han librado batallas legales y -algunas veces- físicas entre ambos sectores por la supervivencia de su fuente de ingresos.

La Ciudad de México no fue la excepción, pero las autoridades decidieron tomar el mando y convertirse en una de las primeras ciudades en reconocer y regularizar el nuevo sector dominado por plataformas como Uber, Cabify y Lyft.

La conciliación vino en forma de impuestos. En primer lugar, la Secretaría de Movilidad (Semovi) dividió a las plataformas que ya usaban la infraestrutura existente de taxis como Easy Taxi y Yaxi y los que usaban vehículos particulares para prestar el servicio de transporte como Uber y Cabify. Con los segundos, el Gobierno del entonces Distrito Federal creó un registro para los prestadores de servicios y un Fondo del Taxi, la Movilidad y el Peatón, donde el 1.5% del cargo de cada viaje de las nuevas plataformas sería destinado a mejorar el servicio de taxis, la infraestructura vial y peatonal de la ciudad.

Idealmente, dicho Fondo debía ser creado 15 días naturales después de su publicación en la Gaceta Oficial. Sin embargo, en junio del 2016, El Universal realizó una investigación en la que se solicitó información a transparencia sobre el Fondo de Taxi, el Peatón y la Movilidad. En ese momento, la respuesta fue que el fondo todavía “estaba pendiente de creación”.

El 9 de septiembre del 2016, Uber anunció su primera contribución retroactiva que sumaba 70 millones de pesos para el Fondo y para marzo del 2017, Uber anunció con bombos y platillos que su contribución sumaba ya 100 millones de pesos. Por medio de un comunicado de prensa la empresa explicó:

Compartimos el compromiso que el Gobierno de la Ciudad de México tiene por mejorar la movilidad, por lo que nos enorgullece poder colaborar en este gran objetivo. Estamos seguros que muy pronto estas aportaciones tendrán un impacto significativo y positivo en la movilidad de nuestra ciudad.

Hipertextual buscó respuestas en otra de las plataformas de movilidad, la española Cabify, para saber si el fondo existía y si acaso ellos ya habían dado su aportación. Alejandro Sisnéaga, General Manager de Cabify en México, explicó en entrevista que efectivamente en Fondo existía, pero que Cabify continuaba revisando aspectos de la regulación y las maneras en las que la empresa española podrá dar seguimiento a los proyectos que sean financiados con dicho Fondo. Sisnéga aseguro que darían el dinero cuando se sintieran "cómodos".

Según reporta Excelsior, durante la conferencia de prensa donde se anunció la contribución de Uber, los funcionarios de la Semovi se negaron a informar el monto recaudado hasta el momento y el número de empresas debían pagar el impuesto.

Otra nota de prensa de la misma conferencia del diario La Jornada, rescata que el secretario de Movilidad, Héctor Serrano, solicitó a la Contraloría General abrir una auditoria al Fondo para “acabar con las sospechas infundadas y dolosas provenientes de actores políticos”.

Hipertextual envió una solicitud al Sistema Nacional de Transparencia con folio 0106500084617 haciendo la siguiente pregunta:

¿Existe alguna denuncia, queja, revisión, auditoria, investigación abierta o concluida sobre el Fondo para el Taxi, la Movilidad y el Peatón? De existir, ¿cuál ha sido el resultado (si es que ya se ha concluido) o en qué etapa se encuentra?

La respuesta de la Unidad Administrativa es que del primero de enero del 2016 al 31 de marzo del 2017 solo se tiene una queja registrada. Esta queja fue interpuesta por un particular debido a un cargo no solicitado a una tarjeta de crédito. Hasta esa fecha, ninguna investigación de contraloría había sido abierta como el secretario Serrano ordenó que se hiciera.

El destino del fondo continúa en la opacidad. Otra solicitud enviada por Hipertextual a la Unidad de Transparencia de la Secretaría de Movilidad arroja que el destino del fondo aún no había sido determinado. La respuesta a la solicitud 0106500059517 asegura:

Se está en proceso de consolidar los proyectos relacionados en bien de la Ciudad de México, una vez consolidados se propondrán al Comité Técnico para su aprobación y aplicación de recursos.

Hipertextual buscó a funcionarios de la Secretaria de Movilidad en cinco ocasiones para preguntar sobre los posibles proyectos o quienes podrían integrar el Comité Técnico y también se envió una solicitud a transparencia con el folio 0106500084717, sin embargo, no se obtuvo respuesta alguna.

La Unidad de Transparencia simplemente dijo que se encargaban de que la solicitud fuera respondida a tiempo, mas no de la calidad de la información.

Mientras Uber y otras plataformas cargan el 1.5% de su viaje a sus usuarios, el Fondo del Taxi, la Movilidad y el Peatón lleva un año y medio de retraso, los fondos y las empresas que deben contribuir son opacos, el posible destino no ha sido determinado, el Comité que lo decide será elegido arbitrariamente y no existe ninguna investigación interna al respecto.