Una llamativa serie británica impactó contra nuestras pantallas en diciembre de 2011; su nombre es Black Mirror, y fue creada por Charlie Brooker, que antes había guionizado la exitosa miniserie zombi Dead Set (2008), con la que la primera coincide plenamente en espíritu: refleja de una forma inquietante y oscura el modo en que nos influye a veces la tecnología y otros elementos del mundo moderno. Sin embargo, a diferencia de la ficción de los muertos vivientes y Gran Hermano, una sola idea brillante derribada por sus excesos, Black Mirror constituye una antología de historias episódicas en la mejor tradición de The Twilight Zone (Rod Serling, 1959-2003) pero, como es obvio, más apegada a la realidad probable que esta.

Comenzó con la desconcertante, perversa y recordada premisa de “The National Anthem” (1x01), un episodio que dio mucho que hablar en su momento, que protagoniza Rory Kinnear (Penny Dreadful) como el primer ministro Michael Callow, al que acompaña, por ejemplo, Donald Sumpter (Eastern Promises, Game of Thrones) como Julian Hereford, y que muestra, con pinceladas suficientes para resultar verosímil, cómo funciona el entramado de la comunicación globalizada con las incontrolables redes sociales y las competitivas cadenas de televisión, capaces de desestabilizar a cualquier gobierno.

El siguiente capítulo, “Fifteen Million Merits” (1x02), carece de la garra y de la turbación que ocasiona el primero, pero su último tramo mejora de manera notable, y se centra en una distopía hipertecnológica en la que la telebasura y las distracciones inútiles son preponderantes en la vida de las personas. Daniel Kaluuya (Skins, Sicario) interpreta al joven Bing Madsen, personaje que recuerda ligeramente al Winston Smith de 1984, la famosa novela de George Orwell, porque no está alienado y se fija en Abi Kahn, a la que da vida Jessica Brown Findlay (Downton Abbey); y también participa Rupert Everett como el juez Hope.

black mirror
"Black Mirror" (1x01): 'The National Anthem' - Zeppotron

Su concurso de talentos, del estilo de los que tanto sufren los que aún encienden la televisión en la actualidad, trae a la memoria el espectáculo de las infames competiciones retransmitidas en The Hunger Games, la trilogía literaria de la estadounidense Suzanne Collins y su adaptación al cine en cuatro películas (2012-2015). Pero lo que señala directamente su final es la esencia de la novela de Orwell, y como no podía ser distinto sin parecer deshonesto por traicionar la de la propia serie, así se gana nuestro respeto.

Por otra parte, el concepto de “The Entire History of You” (1x03), la posibilidad en un futuro cercano de grabar nuestras vivencias como recuerdos para visionarlos después, supone desarrollar más lo que ya había propuesto el filme The Final Cut (Omar Naïm, 2004), incluso con ciertos detalles tristes y un tanto perturbadores. Es un círculo del infierno de los celos lo que nos presenta este episodio con el que finaliza la primera temporada por todo lo alto, en una trama personal que verdaderamente nos afecta hasta estrujarnos el corazón, protagonizada por el ya identificable Toby Kebbell (Un monstruo viene a verme). Sin duda, lo mejor de Black Mirror hasta el momento; y eso que lo que vino a continuación tiene su aquel.

black mirror
"Black Mirror" (1x03): 'The Entire History of You' - Zeppotron

“Be Right Back” (2x01), con el que se inició la segunda temporada en febrero de 2013, incide en el argumento de cariz íntimo gracias a una historia sobre cómo la inteligencia artificial puede echarnos una mano para superar los duelos, que evoca vivamente el fondo y algunos puntos más concretos de las narraciones sobre robots de Isaac Asimov. Hayley Atwell (Universo Cinematográfico de Marvel) está encantadora como Martha, y es la que merece todos los elogios porque en ella recae la responsabilidad completa sobre el potencial emotivo e incluso el escalofriante del episodio, y no decepciona. Tampoco su compañero, Domhnall Gleeson (Harry Potter and the Deathly Hallows, The Revenant, Star Wars: The Force Awakens, Ex Machina), el del socarrón Ash, cuyo eco acaba donde su madre lo habría guardado en un cierre lleno de coherencia.

“White Bear” (2x02) es el primero que empieza con un misterio, una situación violenta e incomprensible que se va aclarando conforme transcurre el metraje, un apocalipsis que suena inevitablemente a Cell, la novela de Stephen King adaptada al cine por Tod Williams (2016), salvando las distancias. Y, de pronto, se transforma en algo totalmente distinto, pero afilado con una enorme crueldad añadida la sátira del morbo voyeur que ya estaba presente. Lenora Crichlow (Being Human) es la protagonista como Victoria Skillane, y junto a ella tenemos a Tuppence Middleton (Sense8) como Jem, y a Michael Smiley (Luther) como Baxter.

black mirror
"Black Mirror" (2x01): 'Be Right Back' - Zeppotron

Y la segunda temporada llegó a su fin con “The Waldo Moment” (2x03), al que podemos reconocer como el capítulo más flojo de los trece que se han estrenado hasta el momento con gran diferencia. A esta otra sátira de la banalidad triunfante, en el mundo de la política en este caso, con un toque de descaro comercial, le falta el ingenio y la energía que nos habían conquistado en los anteriores, y así deja un regusto a esfuerzo sobrante. Su reparto, al que encabeza Daniel Rigby como Jamie Salter, acompañado de Tobias Menzies (Game of Thrones) como Liam Monroe, Christina Chong (24: Live Another Day) como Tamsin o el veterano Jason Flemyng (Snatch, The Curious Case of Benjamin Button, Kick-Ass, X-Men: First Class), no puede hacer nada por evitarlo pese a su competencia.

No obstante, se puede juzgar que la segunda temporada contó con un especial navideño como epílogo en diciembre de 2014, titulado “White Christmas” (2x04), formado por tres historias, con los abusos de la tecnología futurista de por medio, de las que la única verdaderamente afortunada es la última, que además le da sentido y mayor dimensión a las dos anteriores. John Hamm (Mad Men) y Rafe Spall (Shaun of the Dead, Prometheus, Life of Pi) están como Matt y Potter al frente del reparto, en el que también nos topamos con Natalia Tena y Oona Chaplin (Game of Thrones) como Jennifer y Greta respectivamente.

black mirror
"Black Mirror" (2x04): 'White Christmas' - Zeppotron

Luego llegó Netflix y se apropió de Black Mirror para estrenar la tercera temporada el pasado 21 de octubre de este 2016. Nosedive” (3x01) ha sido el primero de esta nueva tanda, dirigido nada menos que por Joe Wright (Atonement) y protagonizado por una soberbia Bryce Dallas Howard (The Village, Spider-Man 3, The Help) como Lacie Pound, en un alucinante relato sobre la obsesión por las redes sociales que deriva en el clasismo o, sencillamente, este las engulle, transformando el mundo en una distopía llena de sonrisas hipócritas que esconden una presión social insoportable. Destaca la presencia de Cherry Jones (Signs, también The Village, 24, 22.11.63) como la conductora del camión en una escena capital del episodio, que termina revelándose como uno de los mejores de la serie.

En una antología tecnológica como Black Mirror, era de esperar un capítulo relacionado con los videojuegos, y de eso trata precisamente “Playtest” (3x02), en el que convierten lo que definía en comportamiento de Bob Gray, Pennywise, el payaso bailarín de la novela It, de Stephen King, en el último estadio de la inmersión de los jugadores. De hecho, hay un detalle horripilante que apunta directamente a un momento álgido de la novela. Con Wyatt Russell como Cooper, Hannah John-Kamen como Sonja y Wunmi Mosaku (In the Flesh) como Katie, no concluye de la forma más satisfactoria.

black mirror
"Black Mirror" (3x01): 'Nosedive' - Zeppotron

“Shut Up and Dance” (3x03) erige una intriga que se asienta sobre el peligro de la tecnología en malas manos, ya no por influencia o de un modo colateral, y es el segundo que comienza con un misterio que se va despejando poco a poco tras “White Bear”. El reparto principal lo integran Alex Lawther como Kenny y Jerome Flynn (Game of Thrones) como Hector, y el resultado, aunque con un giro estimable, se nos antoja en cualquier caso difuso respecto a las motivaciones.

De lo que uno puede estar ya seguro tras ver “San Junipero” (3x04) es de que esta serie nos entrega los episodios más logrados cuando sus premisas son esencialmente íntimas, y su tratamiento, digno, desinhibido y emocional; y Mackenzie Davis (Halt and Catch Fire, The Martian) y Gugu Mbatha-Raw (Touch, Concussion) lucen espléndidas en este drama sobre alternativas tecnológicas al último tránsito y comparten escenas formidables. Pero no puede considerarse mejor que “Be Right Back” (2x01), “Nosedive” (3x01) y, sobre todo, “The Entire History of You” (1x03) porque traiciona el espíritu devastador de Black Mirror con un incomprensible remate propio del Hollywood más complaciente, siendo que ni siquiera en el especial navideño (2x04) había piedad para sus seres de ficción.

black mirror
"Black Mirror" (3x04): 'San Junipero' - Zeppotron

La tecnología bélica no podía quedarse sin su correspondiente capítulo, y aquí tenemos “Men Against Fire” (3x05), otro en el que las cosas no son lo que aparentan, de manera que nos huele al bloqueo de “White Christmas” (2x04) en esta historia de limpieza étnica que, ahora sí, se zanja como es debido. Malachi Kirby se mete en la piel del protagonista, Stripe, y sobresale la presencia de Madeline Brewer (Orange Is the New Black) como Rainman y de Michael Kelly (House of Cards) como Arquette.

Y si uno ya suponía que Charlie Brooker posee muy buen ojo para detectar los hitos en la dinámica de nuestro uso de las nuevas tecnologías, basta ver “Hated in the Nation” para confirmarlo: los linchamientos digitales son el meollo de la trama que plantea, la cual podría haberse plasmado en algún capítulo de The X-Files (Chris Carter, de 1993 a la actualidad) sin lugar a dudas, no sólo por el tema que aborda, con un elemento recurrente en su mitología, sino también porque el esquema en la investigación del caso en “Hated in the Nation” es idéntico al de muchos de los episodios de la serie estadounidense.

Bastaría con que Karin Parke y Chloe “Blue” Perrine, encarnadas por Kelly Macdonald (Trainspotting, Boardwalk Empire) y Faye Marsay (Game of Thrones) respectivamente, se transformaran en Dana Scully y Fox Mulder. Pero esto no es The X-Files, sino Black Mirror, que por lo pronto ha demostrado mejor salud en su última temporada que la veterana y aclamada serie de fantasía y ciencia ficción, y eso ya es mucho decir.