El rumor se ha hecho realidad, al menos parcialmente. Google acaba de invertir la módica suma de mil millones de dólares en SpaceX, la empresa fundada por el visionario en el mundo de la tecnología, Elon Musk, y que es una de las líderes en la carrera de la exploración espacial comercial y turística.

Eso sí, aunque originalmente se hablaba de que Google "invertiría" unos 10 mil millones, la ronda ha sido mucho menor, pero aún considerable. Google ha inyectado esta suma en compañía de los inversionistas de Fidelity Founders, lo que les otorga el 10% de las acciones de SpaceX.

La idea de esta inversión no es otra que potenciar y acelerar las investigaciones y desarrollo de tecnología dedicada a los viajes espaciales comerciales y, más importante para Google, el desarrollo de una nueva red de satélites con la que llevarían internet a todos los rincones del mundo.