Las bacterias muchas veces son vistas desde una perspectiva negativa, como meras causantes de enfermedades infecciosas. Sin embargo, su existencia es imprescindible para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Tan esenciales son estos organismos invisibles, que se considera que existen 300 veces más genes de microbios que propios en nuestro cuerpo.

Consciente de la pobre fama de las bacterias, la artista Anna Dumitriu, inspirada por la microbiología, decidió unir en su carrera profesional a la ciencia y la cultura. Según informa Smithsonian, ha desarrollado una exposición en Londres donde muestra ropa hecha gracias a cultivos de bacterias.

Por increíble que parezca, Dumitriu decidió adornar productos variados, como colchas o vestidos, con cultivos de la peligrosa Staphylococcus aureus, uno de los microorganismos más resistentes a los antibióticos. Utilizando los pigmentos que producen estas bacterias, y añadiendo antibióticos para contar con diferentes "patrones en los cultivos", la artista pudo colorear las distintas telas.

Para evitar cualquier problema de salud pública, Dumitriu inactivó las bacterias sometiendo la ropa a elevadas temperaturas, con el objetivo de que estos microorganismos no estuvieran "vivos" en las ropas que ahora expone en Londres, como vemos en el siguiente vídeo: