Probablemente una de las personas más entusiasmadas con la liberación el año pasado de esa obra inacabada que fue Smile de los Beach Boys fue Erik den Breejen. El hombre, un artista emergente que está comenzando, es declarado fan del grupo. Así que un día decidió realizar un trabajo inspirado en alguna de las letras de las canciones. Acabó la obra donde se incluían varios cuadros y pensó que a Van Dyke Parks, letrista del inacabado LP, le gustaría asistir a la exposición. La sorpresa mayúscula de Breejen llegaría tras la respuesta del artista. Una amenaza si no desistía de sus obras.

Van Dyke Parks, músico, compositor y letrista, trabajó codo con codo con Brian Wilson para el futuro álbum de la banda Smile. Se grabaron muchísimos fragmentos del mismo, canciones extensas sin terminar con instrumentos donde Wilson las fusionó de varias maneras y con diferentes versiones. Incluso el propio Wilson le llegó a comentar al letrista que re-escribiera Good Vibrations aunque este último desistió del proyecto.

Finalmente Smile quedó en un trabajo inacabado una vez que Wilson lo abandonó. Un proyecto que el año pasado se rescató aunque está registrado en 1966 y con el que comienza la historia de Erik den Breejen estos días.

Breejen se propuso una serie de pinturas inspiradas en el álbum, arte inspirando a arte podríamos pensar. Una serie de cuadros donde transformaba las letras en colores brillantes con bloques de texto, labios o incluso olas (en referencia al propio grupo). Tras acabar el trabajo y conseguir una exposición en una galería para mostrar las obras, Breejen se quiso poner en contacto con Park pensando que el resultado le agradaría.

Unos días más tarde de conseguir el contacto del letrista, este le respondió con otra carta "menos" entusiasta. Una misiva donde le venía a comunicar que o desistía de la galería o se metería en problemas.

Según cuenta el dueño de la galería, Nick Lawrence:

En la carta a Breejen de Parks parecía ofendido personalmente… parecía molesto porque no fue consultado de antemano sobre la exposición, lo que se puede llegar a entender. Pero en términos justos, creo que es algo exagerado.

Viéndolo con algo de perspectiva, estamos hablando de una serie de cuadros que toman fragmentos de la obra de los Beach Boys para transformarla en otra obra, muy lejos del propósito de original de las letras, que no es otro que texto para canciones.

Lawrence añadió sobre el tema que:

Si estuviéramos hablando de Andy Warhol o una celebridad la que lo hiciera, tendría un tratamiento muy distinto, pero Erik es simplemente un artista emergente, además, la exposición sólo tiene la mitad de los cuadros donde se incluyen parte de las canciones de Park.

Finalmente se ha sabido que en vez de defenderse con sus abogados, Breejen ha intentado un acercamiento con el letrista para negociar un acuerdo fuera de los juzgados. A Parks se le ha acreditado estos día como parte del trabajo en los propio folletos de la galería, por lo que es muy probable que haya pasado a ser colaborador (y por tanto con derechos a porcentajes de los ingresos que generen las obras).

Quedará entonces la duda de saber a qué tipo de acuerdo se ha llegado pero por encima de ello cabe preguntarse si es o no justo que ocurran situaciones como la vivida por el artista. En este caso, la justicia parece que se ha medido a través de un posible y costoso juicio. Quizá la letra del propio tema de Park sea la mejor forma de acabar esta entrada, Heroes and Villains… del álbum Smile: