No hace mucho que Rebeca Sánchez nos habló de los personajes históricos que el Doctor se ha encontrado desde que la serie volviera en 2005. Pero antes de eso hubo veintiséis temporadas llenas de aventuras. La lista de personajes históricos de las siete primeras encarnaciones del Time Lord debería ser interminable, ¿verdad? Pues no. Aunque la serie nació con el afán de ser un vehículo para la educación de los jóvenes e impresionables televidentes, los buenos propósitos duraron poco. De hecho, en el momento en el que los Daleks enamoraron a Gran Bretaña, el equipo de producción comprendió que el futuro era mucho más interesante que el pasado, y los seriales históricos empezaron a perder protagonismo muy pronto. Incluso cuando los hacían, era raro que se centrasen en algún personaje real. Pero aunque sean pocos, son algunos, así que vamos a ponernos a ello no sin antes advertir que hay spoilers.

Primer Doctor

Los primeros personajes históricos que hicieron acto de presencia en Doctor Who fueron Kublai Khan y Marco Polo, en el serial del mismo nombre. Igual que otros seriales históricos de la época, Marco Polo no contenía ninguna referencia a nada que se pudiera llamar ciencia ficción, más allá del método por el que los protagonistas llegaban a encontrarse en la china de 1.289. Por desgracia, esta es una de las pocas historias de las que no se conserva ni un segundo de material videográfico.

Aunque el Doctor visitó otras épocas históricas después de esta historia en The Aztecs (el Imperio Azteca) y The Reign of Terror (la época del terror blanco en la Revolución Francesa), no fue hasta The Romans que volvió a aparecer un personaje real. En este caso fueron el emperador romano Nerón y su segunda esposa, la conspiradora Popea. The Romans es una historia extraña, quizá por la levedad y el sentido del humor con los que trata una trama de asesinatos, envenenamientos y traiciones. Al final del serial, es el propio Doctor el que da a Nerón la idea de provocar el gran incendio de Roma. Accidentalmente, por supuesto.

La siguiente visita al pasado con personaje famoso incluido es a la Palestina de la Tercera Cruzada en el serial sorprendentemente titulado The Crusaders. En él conocemos a dos de los personajes más recordados en la mitología de la época: Saladino y Ricardo Corazón de León, aunque el peso de la historia no gira en torno a ellos. A partir de ahí, la mayoría de las apariciones rozan lo anecdótico, salvo las de Catalina de Médici y Carlos IX de Francia en La Masacre de la Víspera de San Bartolomé y las de Wyatt Earp y Doc Holliday en The Gunfighters.

A partir de aquí, la falta de interés de las audiencias por los episodios históricos condujo a que ni el tercer ni el cuarto Doctor conociesen en pantalla a ningún personaje de la historia (otra cuestión es el universo expandido) y que los únicos que conoció el segundo fueran Barbanegra y Cyrano de Bergerac en su visita al mundo irreal conocido como La Tierra de la Ficción.

Quinto Doctor

Aunque los seriales históricos empezaron a reaparecer durante la época del cuarto Doctor, esta vez contaminados por alguna amenaza alienígena, no fue hasta The King's Demons que nos encontramos con un personaje de la historia. No es ni más ni menos que Juan Sin Tierra, o para los menos versados en historia continental, el malo de Robin Hood. Por desgracia no es uno de los seriales más inspirados de Cinco, y, como la mayoría de las historias del Master de la era JNT, involucra un plan demasiado complicado para ser de alguna utilidad.

Sexto Doctor

Durante la relativamente breve y nada relativamente accidentada era del Sexto Doctor nos encontramos con no una, sino dos historias con personajes de la historia. Una es un serial histórico, The Mark of the Rani, donde conocemos a George Stephenson, el padre del ferrocarril. Partiendo de un planteamiento interesante, los diálogos absurdamente barrocos y el comportamiento pastichoso y vodevilero del Master y su nueva aliada, la Rani, acaban por convertir esta en una historia olvidable y con poco que rescatar.

Poco después, en la misma temporada, nos encontramos con Timelash. Si bien no es una historia demasiado memorable, casi ninguna de las del sexto Doctor lo es, y comparada con la mayoría de éstas sale bien parada. Una peculiaridad única en toda la whoviandad es que el personaje histórico que incluye, H.G. Wells, está fuera de su tiempo. Trasladado a un futuro lejano por un artefacto temporal, Wells descubrirá junto al Doctor una sociedad en la que los seres humanos viven bajo tierra y son amenazados por una raza de monstruos llamados morlox.

Desde entonces y hasta la aparición de Charles Dickens en The Unquiet Dead en 2005, quitando la fugaz aparición de un Einstein de polichinela en Time and the Rani, las últimas temporadas de la era clásica estuvieron tristemente vacías de visitas de celebridades de otrora. Aunque después de ver cómo resultaron algunas de las últimas, quizá no fuera tan mala cosa después de todo.