Otro más que se sube al barco de la boda real. En esta ocasión, YouTube ha anunciado que emitirá en vivo la boda entre **el príncipe William y Kate Middleton**, a celebrarse el **29 de abril**. Al igual que los medios convencionales, [Internet se ha contagiado](http://alt1040.com/2011/04/yahoo-se-suma-a-la-locura-por-la-boda-real) de la fiebre nupcial. En **Google** no podían quedarse con los brazos cruzados, por lo que [el canal de vídeos en línea más popular del planeta también estará presente](http://techcrunch.com/2011/04/19/youtube-royal-wedding/).

Más allá de si nos parece frívolo o no el acontecimiento, es **una prueba de fuego** para la capacidad de transmisión en directo de YouTube. La audiencia que tendrá la boda será impresionante. Por lo pronto, se espera que **2.5 mil millones de personas** la sintonicen por televisión. El anuncio de YouTube pondrá sobre alerta a muchos canales, pues significará **un verdadero mano a mano entre la TV convencional e Internet**, con un pronóstico reservado.

Pero hay más de lo que se percibe a simple vista. YouTube tendrá un reto complicado para aguantar el alud de visitantes. En el último concierto de U2 que emitieron por el sitio, lograron la friolera de **10 millones de vistas**. ¿Y de qué sirven estos números? Medir el aguante de la señal cobra especial relevancia ahora que **YouTube anunció [su incursión en la emisión en directo](http://alt1040.com/2011/04/youtube-entra-a-las-emisiones-en-directo)** a inicios de abril.

Entonces, la boda real no sólo se trata de obtener dinero a través de los patrocinios --lo cual, por supuesto, es bastante importante-- sino también de comprobar cuál es la capacidad que tienen para ofrecer el servicio. Si **YouTube** sale bien librado tras la avalancha, entonces es una prueba fehaciente de que **está listo para irrumpir en el mercado del *streaming*.** Estoy muy seguro que los de Google conseguirán salir adelante, lo que sería un gran signo para el próximo asalto de YouTube. Por cierto, los que deberían estar preocupándose son Evan Williams y compañía, pues los servidores de **Twitter** también tendrán una dura prueba ese día.