120 doctores en todo el mundo cuentan ya con una réplica robótica lista para pasar consulta en cualquier momento. No importa la distancia, ya sea desde casa u otro continente, la tecnología posibilita al médico estar presente en su puesto laboral, frente al paciente de turno.

El PR-7 es un sistema robótico de presencia remota desarrollado por InTouch Health y Qualcomm, que saca partido de la tecnología 3G para permitir a cualquier persona estar en dos lugares a la vez. Hablamos de un monolito móvil de aproximadamente metro y medio de alto, coronado por un monitor de 15 pulgadas que muestra la cara del profesional de marras, capaz de ver y hablar fluidamente con el personal ya no sólo en una estancia, sino a lo largo y ancho del hospital (en el caso que nos ocupa).

Resulta curioso imaginar los pasillos de cualquier complejo sanitario transitados por estos suplantadores consentidos, inmersos en un ir y venir del que seguramente dos pantallas se encaren la una a la otra para espetarse perdón al evitar un inoportuno choque de terminales. Todo ello mientras los médicos originales se encuentran embarcados hacia vaya usted a saber dónde, con un portátil específico (el ControlStation) con el que ver y controlar vía joystiq la dirección del robot.

Tan sólo basta conectar una tarjeta 3G al ordenador, que enlazará con el PR-7, para comenzar a transmitir e interactuar con la plantilla hospitalaria. Michael Chan, vicepresidente ejecutivo de ventas y comercialización de InTouch Health:

Ahora los médicos pueden acceder a la RP-7, prácticamente en cualquier lugar: en su casa, en una casa de vacaciones o durante el viaje, incluso si no hay Internet. Gracias a la tecnología 3G, nuestros médicos no tiene que ser capaz de conectarse a una red establecida por cable o un punto Wi-Fi, lo que les da mayor libertad y flexibilidad

No sabemos qué pensarán los médicos, pues el invento les dificulta aún más desconectar del trabajo, haciéndolos disponibles casi en cualquier momento y lugar. Los que sí parecen encantados son los pacientes, conocedores de que este avance permitirá consultas mucho más frecuentes, algo vital en no pocos casos:

La satisfacción del paciente es alta, ya que pueden ver a su médico una o dos veces al día en lugar de hablar con un médico de cabecera que no puede estar tan familiarizado con ellos o su caso. Cuando la cara de su médico está en la pantalla, la gente dice que llega a olvidar que estamos hablando de un robot.

Vía: Portaltic

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.