Por allá por octubre del año pasado, entré en Tuenti, una nueva red social que había nacido en España unos meses atrás. La verdad es que abandoné la cuenta, por el poco atractivo que en aquel momento me generó el sitio, pero varios meses más tarde, la cosa ha cambiado.

En sus inicios Tuenti era aburrido porque no conocía a nadie, pero el brutal crecimiento de usuarios que está teniendo la red ha hecho que varios conocidos ya estén entre mis contactos. Y es que Tuenti no es una red social al uso, es una plataforma que extiende a Internet la interacción social que normalmente se tiene en MundoReal. ¿Que no conoces a nadie? Pues claro, es tremendamente complicado que gente que no te conoce te agregue como contacto y ahí acaba la historia. Esto la hace una red bastante local y cerrada, pero parece que la fórmula triunfa.

Este concepto a mí me gusta, sobre todo tomando en cuenta que estoy en contra de la acumulación de contactos a lo loco y además ello ayuda en el tema de la privacidad. Por supuesto, en todo momento aquí decides hasta donde permites que los demás exploren tu perfil: puede ser totalmente público, visto por los amigos e incluso visto por los amigos de los amigos.

De momento, se reconoce a Tuenti como el sitio de moda entre los universitarios de España, y ello se nota en un tráfico que según cuentan, supera en España a MySpace unas 4 veces y a Facebook unas 2 veces. Por ejemplo, de la Universidad Complutense ya hay más de 30 mil usuarios y es una cifra que va en crecimiento. En Mobuzz, su CEO, Zaryn Dentzel –de 24 añitos- ya reconoció que Tuenti tiene un tráfico mensual de 2 mil millones de páginas vistas, lo que algunos tachan de imposible, pero viendo el tipo de usuario hiperactivo que campa por allí, no me extraña nada.

En cuanto a características, yo siempre he dicho que Tuenti es el hijo adolescente entre MySpace y Facebook. Del primero hereda a una gran mayoría de sus usuarios, que han visto que allí pueden subir sus fotos e interactuar con sus amigos con una mayor facilidad. Del segundo, tiene una estructura parecida aunque más sencilla y sin molestosas aplicaciones que dificulten su uso: de una manera sumamente fácil, cualquier usuario sin grandes conocimientos, pueden moverse por allí con soltura.

Me contaba Eduardo que no creía que, tal y como decía algún gurusito de los que tanto campan por ahí, Tuenti fuera el Facebook español. No lo es, aunque tampoco es el hi5 español como decía mi estimado compañero, aunque el tipo de usuario pueda ser parecido. Y parece que la sencillez, tener una interfaz intuitiva y no tener publicidad, se premia con un éxito cada vez más grande.

Otra cosa, al parecer Tuenti se mantendrá bajo entrada con invitación durante mucho tiempo para así tener controlado el éxito tanto en temas de privacidad, seguridad y por temas de estabilidad de servidores, que tal y como vi cuando estuve en las oficinas de Madrid de estos muchachos, se refuerzan por decenas cada semana.

Y lo más importante: el equipo humano detrás, conformado por gente joven -25 años de media- que trabaja fuerte y bajo un buen ambiente. En Tuenti trabajan con software libre, lo que permite ahorrar dinero en librerías y gastarlo en cosas más productivas como buenos ordenadores, buenos salarios un local comodísimo o buen café –de eso no debe faltar nunca-.

En resumen, Tuenti me gusta -sobre todo su función de buscar personas que visiten los mismos locales de fiesta- y me resulta más divertido que Facebook, menos caótico que MySpace, mejor estructurado que hi5 y con usuarios no tan alegóricos como Badoo. Parece ser otro acierto de Bernardo Hernández, que parece volver oro todo en lo que invierte: 11870, Idealista, Flores Frescas y ahora esto.