Moments. Puede recordar a la utilidad de Twitter para crear un recopilatorio de tuits relacionados con un evento o suceso. O incluso la ya olvidada función de Facebook para compartir fotos a través de la nube y sin tener que subirlas a la red social. En realidad, esta versión de Moments funciona como una red social. Es, de hecho, una red social made in Spain que quiere ocupar un nicho que, según sus creadores, el resto de opciones en el mercado han dejado desierto. Más ahora que Facebook anda en horas bajas respecto a su credibilidad, y la Webb3 junto a la tockenización de la red se está volviendo el mantra de moda.

Las redes sociales que ocupan espacio y tiempo en nuestros móviles –Instagram, Facebook o TikTok– han olvidado el concepto del momento. Si bien es cierto que el historial de fotos, comentarios o stories puede funcionar como un diario de a bordo o second brain, según Moments no está diseñado para bucear por él y revivir los acontecimientos del pasado, del presente y mucho menos del futuro. Tampoco para compartirlos con el resto de personas que han formado parte de él. Y el ejemplo es sencillo: las stories, aunque útiles en el momento de su publicación, acaban relegadas a un espacio de almacenaje para nunca jamás volver a verse.

Bajo esta idea, Miquel Castany creo en una hoja de papel y con un par de datos clave el esbozo de Moments. "Siempre me ha gustado el entorno de las redes sociales y siempre he notado que algo fallaba. En mayo de 2021, empecé a pensar en nuevos proyectos y de ahí salió Moments", explica a Hipertextual. De ahí, contactó con Isaac y David, amigos de toda la vida, para la parte de la programación. El 1 de septiembre comenzaron a picar código y a finales de 2021 lanzaban una primera versión de Moments. Ahora trabajan en ampliar las opciones de uso dentro de una red social desconocida para muchos, pero que comenzó a llamar una discreta atención en Twitter. En apenas unas horas, lograron 200.000 descargas. Ahora, con 230.000, buscan hacerse un hueco en un sector que aún puede dar muchas sorpresas.

¿Qué es y cómo funciona Moments?

Pantalla de inicio de Moments

Es, a todas luces, una red social que ellos definen como un suerte de diario de vida. Puede ser privada bajo la idea de organizar eventos, fotos o detalles de una forma personal bajo una forma de línea del tiempo. O puede ser abierta para funcionar como un agregador colectivo de contenidos a un momento concreto.

Para los que ya pasan los 30, podría asemejarse a los eventos de Tuenti. Aún cuando la GDPR ni se la esperaba ni se la conocía, Tuenti aún se define como una de las mejores redes sociales por su sencillez y concepto abierto. Para los más jóvenes, Moments estaría mirando a las stories de Instagram, pero con un mejor orden y organización. También con la opción de crear eventos a futuro para ir añadiendo fechas, ideas, fotos o lo que cada uno necesite en ese momento.

A efectos visuales, el modo de vista funciona como una línea del tiempo dejando a un lado el modo "tablón" con scroll de Facebook o Instagram. También el swipe de TikTok –el mismo que las Stories de Instagram están testeando desde hace unos días–. A efectos prácticos, no hay cambios sustanciales: posibilidad de añadir localización, fecha, título, diseño y edición de fotos...

Con 9 fases de desarrollo sobre la mesa, aún no quieren desvelar todas las etapas de su camino. De momento, apuntan, están por abrir la opción de crear Moments colectivos, la parte de red social concretamente. Luego llegarán los Moments futuros.

Hablemos de los influencers

Foto por Mateus Campos Felipe en Unsplash

Seamos sinceros, sin redes sociales no hay influencers y prácticamente sin influencers no hay redes sociales. Se ha convertido en una simbiosis que mantiene vivas ambas partes. Si sumamos a la ecuación el tema de la publicidad, tenemos la mezcla perfecta. El llamado marketing de contenidos ha llegado de la mano de caras visibles, capaces de conectar con sus seguidores y, ya de paso, ser capaces de monetizar las largas horas que pasan conectados a las plataformas.

Si una red social, nueva o no, deja a un lado a los influencers, lo más seguro es que su supervivencia no sea del todo larga. Y Moments, pensada para conectar con las vivencias más personales junto con allegados, no parecía estar pensada para eso. Al menos en principio, ya que según Castany, la parte de vida pública está pensada precisamente para eso. Afirma, en cualquier caso, que "de momento no hay influencers, pero sí que está pensado para que en un futuro funcionen incluso como embajadores de Moments". Aunque, por lo pronto, se centran en el crecimiento orgánico y si viene algún influencer que sea por su propio pie.

Monetización, el talón de Aquiles de las redes sociales y también para Moments

Ocurrió con Tuenti en los albores de las redes sociales, volvió a pasar con Facebook años después. Le siguió el turno Instagram e incluso WhatsApp cuando "vendieron su alma" a Facebook, ahora Meta. La necesidad de monetizar aplicaciones con un gasto intensivo en desarrollo y una búsqueda de aumentar usuarios de forma exponencial cambió las reglas del juego. El mundo naif de las redes sociales se convirtió en la perversa experiencia actual. El espacio dedicado a conectar con personas, conocidas o no, cedió ante las entradas patrocinadas, publicidad segmentada o promociones de cualquier tipo; tras esto llegaron las ahora populares fake news y los intereses políticos y económicos. Pero esa es otra historia. Las redes sociales pasaron a ser un mercadillo digital que poco hacían por conectar personas con personas.

Moments tendrá que pasar por el aro de la monetización que, de momento, andan testeando. Aseguran, no obstante, que su intención es la de no añadir anuncios. "Queremos evitar la monetización publicitaria de toda la vida y vender datos de los usuarios", explican. ¿Cómo se van a financiar en este caso? "Queremos implementar dinámicas de gamificación en un entorno más social, al estilo de Fornite o League of Legends", añade, "pero los que quieran usar la aplicación sin más, podrán hacerlo".

Por lo pronto, su necesidad de capital no es tan grande. Con una política de "la mejor inversión en marketing es la que no existe", Moments prescinde del gasto más grande de las cuentas de una empresa. Cuentan, asimismo, con dos Business Angels que han invertido capital en los primeros pasos de la compañía. Ahora, y con previsión de cerrar la operación en febrero, están trabajando en su primera ronda seed que será invertida en talento. De importe no desvelado, esta dará más margen para afrontar el melón de la monetización que tarde o temprano tendrán que abrir.

La realidad paralela de las redes sociales, ¿el principio del fin?

Foto por Maddi Bazzocco en Unsplash

Facebook negó la máxima durante mucho tiempo, al final no tuvo más remedio que ceder ante lo evidente. Las redes sociales bajo su dominio, sumado al éxito indiscutible de TikTok tiene un efecto directo sobre la autoestima de los más jóvenes. Y más concretamente sobre las chicas. Una investigación de The Wall Street Journal publicaba un informe al respecto. "El 32 % de las chicas se sienten mal con su cuerpo, e Instagram les hace sentir peor", concluía el informe.

Una verdad a gritos que ha venido de la mano de todas las redes sociales del momento. Vidas perfectas, cuerpos perfectos, ropa, coches, viajes... La imagen vertida en redes sociales ha empañado la cruda realidad y muchos no son capaces de ver la diferencia. Y si bien es cierto que los últimos pasos del mundo digital han intentado tornar las cosas a cuestiones más mundanas, la pose para la foto de Instagram al estilo influencer sigue estando a la orden del día. Sin filtros y con fotos no tan perfectas, el daño ya está hecho.

Moments se dice libre del estigma que viene persiguiendo a estas redes sociales. Heredera de los últimos movimientos de cambio a esa "normalidad", apuntan a que confían en el buen hacer de sus usuarios. "Estamos intentando mezclar las diferentes capas de la vida de una persona, puedes estar triste y luego querer contar otra cosa de tu vida, pero queremos que eso esté en el mismo timeline, que es lo que no estamos viendo en ninguna de las redes sociales actuales". Por supuesto, esto depende de los seguidores y de cómo enfrenten a futuro la realidad vertida en redes sociales tal y como es.