Los estudios de videojuegos todavía no encuentran motivos para subirse al tren del metaverso y la blockchain. Al menos no masivamente. Así lo asegura el más reciente informe del estado de la industria publicado por los organizadores de la Game Developers Conference (vía VentureBeat), basado en una encuesta con más de 2.300 desarrolladores del sector.

Si nos enfocamos en lo relacionado con la blockchain, el resultado no sorprende. Especialmente si consideramos que la edición 2022 del mismo estudio había arrojado resultados mayormente negativos hacia la implementación de tecnologías relacionadas con el mundo cripto y los NFT.

Mientras que los mundos virtuales tampoco están generando demasiada simpatía entre los grandes estudios de videojuegos. Una de las preguntas realizadas a los encuestados sobre qué compañías creían que estaban mejor posicionadas para cumplir la promesa del concepto de metaverso, la respuesta fue contundente. Un 45% marcó la opción «Ninguna. El concepto de metaverso nunca cumplirá lo prometido».

Quienes sí eligieron alguna de las empresas listadas, se inclinaron en un 14% por Epic Games. Esto, debido a la posibilidad de expandir el alcance de desarrollos como Fortnite y Unreal Engine. No olvidemos que Tim Sweeney, CEO del citado estudio, dijo que creía que el metaverso podía ser motor de la economía mundial y el generador de «varios billones de dólares».

Un peldaño por debajo quedaron Meta y Microsoft con Horizon Worlds y Minecraft, respectivamente, con un 7% de los votos cada uno. Situación bastante curiosa, puesto que los de Mark Zuckerberg hoy son los que más recursos le están destinando al desarrollo de una vida en la virtualidad. Sin embargo, sus recientes traspiés financieros, sumados al desencanto de sus accionistas, no les permiten ser considerados como los más capacitados para hacer tangible un concepto de metaverso que ellos mismos han convertido en un tema de discusión permanente en el sector tecnológico.

La industria de los videojuegos todavía se ve lejos del metaverso y la blockchain

metaverso blockchain
Foto por Sigmund en Unsplash

Al hablar de la blockchain, los desarrolladores de videojuegos todavía son reticentes a analizarla como un modelo de negocio factible. De hecho, solo un 4% de los encuestados respondió que la utiliza actualmente para la monetización de sus títulos. En tanto que el 50% de los consultados se encuentra trabajando con la tradicional modalidad de pay to download, o «pagar para descargar».

Esta es otra situación que no genera mayores sorpresas. Después de todo, plataformas como Steam prohíben desde hace tiempo la distribución de juegos blockchain. Algo que complica en gran forma su alcance a públicos masivos, aquellos que no necesariamente se limitan a los seguidores del mundo de las criptomonedas. Mientras que en el caso del metaverso, todavía no se aprecia como una opción que aporte valor agregado a la experiencia gamer. Algo que corre de forma independiente a los avances en desarrollos relacionados con la realidad virtual.

Es cierto que propuestas como Decentraland han generado gran interés, principalmente en el mundo del marketing. Algunas de las marcas más reconocidas del mundo han hecho su apuesta por el metaverso, pero es evidente que la propuesta todavía requiere de mucha evolución. En el caso de Meta, en tanto, Horizon Worlds hasta aquí ha sido un fiasco, con menos de 200.000 personas accediendo regularmente a la plataforma.

Mark Zuckerberg ha dicho que el metaverso será factible cuando los cascos de realidad virtual sean económicamente accesibles. Algo que hoy parece estar muy lejos de suceder; sobre todo si consideramos que el Meta Quest Pro cuesta 1.500 dólares. Pero también existe otro gran inconveniente para este tipo de dispositivos: su bajo nivel de retención de usuarios. Se estima que más de la mitad de las gafas de Meta se dejan de usar apenas 6 meses después de ser compradas. Así las cosas, no hay plan de adopción masiva que valga.

Deja un comentario

Participa en la conversación, deja tu comentario