Manwë, el “Señor del Aliento de Arda”, es una de las figuras más importantes de la Primera y Segunda Edad de la saga de J.R.R. Tolkien. Por lo que no sorprende que el quinto capítulo de Los Anillos de Poder, en Prime Video, lo presente como el centro de una de sus principales líneas narrativas. De esta forma, el argumento intenta enlazar el viaje de Elrond a Khazad-dûm con un propósito mayor. También, con la urgente decisión que deberá tomar, mientras la oscuridad al acecho se hace cada vez más poderosa. 

“El destino de toda nuestra raza está en el secreto que los enanos han descubierto”, explica el gran rey Gil-galad. Entonces, pide al elfo recordar una historia mítica y apenas conocida, incluso para los más antiguos Eldar. “Es apócrifa”, insiste este último. Sin duda, una justificación a la explicación que vendrá después y que detalla la gran batalla entre un elfo “con el corazón puro de Manwë” y la oscuridad encarnada por un Balrog. Una que dio origen al Mithril, el misterio que Durin guardó con recelo de los ojos de su más cercano amigo.

La sorprendente revelación tiene un peso específico en la narración de Los Anillos de Poder y su cualidad derivada de las obras mayores de Tolkien. La sustancia que se creó del resplandor del segundo nacido en la mente de Ilúvatar es la respuesta para el gran dilema de la serie. ¿Cómo combatir la siniestra corrupción que se extiende por la Tierra Media, cuya encarnación final es Sauron? 

Se trata de una las mayores libertades que el guion se ha tomado hasta ahora con respecto a su material de origen. En los clásicos libros de fantasía del escritor británico apenas hay indicios sobre el origen del metal que jamás se corroe. Además, el argumento le atribuye la capacidad de vencer o, al menos, conjurar las sombras del mal que se acercan. “Si abandonamos la Tierra Media, los ejércitos de la penumbra caminarán por el mundo”, explica el soberano. Deja claro, entonces, que Elrond deberá romper su promesa y hablar sobre los descubrimientos de Khazad-dûm.

Los Anillos de Poder, mithril

Buscando respuestas para una amenaza temible 

Para su nuevo capítulo, Los Anillos de Poder enfoca toda su atención en el hecho de que la batalla contra el mal está más cerca de lo que nadie supuso. Lo indican los árboles de Lindon, el reino élfico, cubiertos por una huella sombría. La caravana de Pelosos, que encuentran bosques destrozados por una muerte lenta e inexplicable. Los hombres y mujeres del sur, que se debaten entre rendir su voluntad al misterioso Adar o morir. 

También, la forma en que la penumbra de la guerra y la desconfianza se instalan en Númenor. “Si vas a la Tierra Media, allí solo te espera la oscuridad”, dice el anciano monarca Tar-Palantir a su hija Míriel. El inesperado cambio de perspectiva de su padre sorprende a la reina regente, que comienza a dudar de su decisión de viajar al continente. ¿Se trata, como supuso, de un hecho predestinado? Al otro extremo, la duda es obvia, ¿se dejó influir por la extraña y obstinada Elfa a la que acoge en la corte? El futuro se vuelve incierto en medio de los temores que amenazan a la isla.

Galadriel, que nunca dudó que Sauron regresaría, y con mayor poder que nunca, se prepara para una batalla que, quizás, deberá librar sola. “No puedo detenerme en esta empresa”, insiste a Halbrand, el misterioso hombre del sur al que convirtió en su confidente. 

“Mi compañía me abandonó, mi mejor amigo me traicionó para enviarme al exilio”, explica la Dama Elfa. “Pero no puedo dejar de luchar contra lo que me espera”. En todo el quinto episodio de Los Anillos de Poder, la posibilidad de un enfrentamiento con la oscuridad es una certeza directa. Tanto, como para que la producción tome algunas decisiones sobre su futuro inmediato. 

Un trayecto por la Tierra Media en medio de una silenciosa corrupción

El nuevo capítulo de Los Anillos de Poder intenta entrecruzar las líneas de su argumento, pero lo logra a medias. Se trata de un reto mayor, que debe conducir, al menos, a una conclusión rápida sobre sus grandes arcos narrativos. En especial, dos de los más importantes misterios de temporada.

¿Quién es el enigmático hombre que cayó desde el cielo y que se considera tanto buen augurio como funesto? Por ahora, el desconocido acompaña a los pelosos en su interminable periplo a través de la Tierra Media. 

El argumento del episodio dedica un especial interés en demostrar que el extraño comienza a tener nociones sobre la vida que le rodea. Todo, como no, gracias a Nori Brandyfoot. La pequeña, convertida en una suerte de protectora accidental del individuo sin nombre, insiste en creer en su bondad. “¿Soy un peligro?”, pregunta, titubeante, el desconocido. “No, eres bueno. Lo sé. Lo eres”. 

Los anillos de poder

No obstante, no todos los pelosos están convencidos de que la criatura desgarbada que cierra la caravana sea un milagro. Malva, la esposa del líder Sadoc Burrows, insiste en sus temores. “No sabemos de dónde ha salido o qué hace”, dice inquieta. 

Para muestra, señala los bosques destrozados y secos que le rodean. “Lo ha provocado, quizás, su llegada. ¿Qué otra cosa puede ser, de no ser así?”. En el debate, la familia Brandyfoot lleva la peor parte y cada vez se alejan más del grupo central. Un riesgo en zonas que parecen tocadas por el miedo y algo más ponzoñoso.

El enigma sin nombre en Los Anillos de Poder 

Pero, en medio del peligroso paisaje, Los Anillos de Poder no olvida su origen literario. En un evidente homenaje a los largos pasajes de la obra Tolkiana, llenos de melodías y tonadas, la producción toma una decisión audaz. Durante toda la secuencia que acompaña a los pelosos en su traslado, juega con la ternura de una raza inocente. 

Poppy Proudfellow entona una canción al mejor estilo de los hobbits de La Comarca y es, quizás, uno de los tramos más entrañables del episodio. La producción se toma el tiempo de mostrar la Tierra Media en toda su rara belleza. Con una paciencia que contradice la urgencia del argumento por unir sus puntos más alejados, la cámara muestra a detalle el continente imaginado por Tolkien.

Pero la oscuridad llega pronto al recorrido de las pacíficas criaturas y es entonces cuando el hombre extraño muestra de nuevo indicios de su poder. Tres criaturas atacan a Nori y el grupo que la acompaña. Sin embargo, el desconocido, de nuevo, muestra que es mucho más un hombre solitario. Un poder invisible parte de él y ahuyenta a las bestias. “Nos ha salvado”, murmuran los pelosos, asombrados por el portento. 

Aun así, lo que sea que encarne el extraño surge, también, en su aspecto amenazante. Mientras intenta curar las lesiones que le provocó el ataque, un singular fenómeno ocurre a su alrededor. Uno que no pasa desapercibido para Nori y que termina por herirla, a pesar de sus buenas intenciones. Por primera vez, la pequeña criatura siente temor de la figura rígida y silenciosa del hombre al que salvó. Un punto de inflexión en Los Anillos de Poder sobre cómo comprender lo que puede significar su lugar en la historia. 

Los Anillos de Poder, Galadriel

En la búsqueda de un rastro singular 

De hecho, el episodio muestra que la raza élfica también está al tanto de la llegada del hombre sin nombre. En una escena en especial singular, tres criaturas vestidas de blanco, llegan al paraje en que el desconocido cayó a la Tierra Media. Los seres visten ropas blancas, pero su aspecto no es del todo inofensivo.

Una de las secuencias, sigue la lenta exploración de uno de ellos y luego, enfoca su rostro. Ya sea porque se encuentra poseído por alguna fuerza oculta o porque en realidad no se trata de elfos, el aspecto es terrorífico. 

Es evidente, que quienes sean los que siguen la huella del extraño, saben que su presencia es una amenaza. ¿Cuál? La serie no lo aclara y la insinuación se desliza en medio de los parajes misteriosos de una Tierra Media cada vez más tétrica. 

Los Anillos de poder, todos los rostros de Sauron 

El otro misterio de temporada, que envuelve a la identidad de Sauron, se muestra de forma más directa en el quinto episodio de la serie. En esta ocasión, la posibilidad se analizó desde dos puntos de vista. Por un lado, la de la destrucción de Númenor, en la que el Maia corrompido tiene un papel preponderante. Por otro, el enigma que rodea a Adar. Ambas historias confluyen en un punto medio. ¿La encarnación del mal en el continente está en activo o solamente sus secuaces? En el peor de los casos, ¿está ya ejerciendo su influencia temible? 

La primera opción se analiza en el contexto de los preparativos del viaje de Galadriel hacia el continente. El ambiente en la isla de los hombres del oeste se encuentra caldeado. El apoyo a la Dama Elfa es exiguo y se limita a grupos de entusiastas que no superan a los detractores. Es el momento en que el canciller Ar-Pharazôn muestra su verdadero rostro. “Cuando Númenor triunfe en la Tierra Media, nos deberán su libertad. Nos hará poderosos”, dice a su hijo.

El futuro rey de la isla muestra ya la ambición que le llevará al desastre. Pero, además, deja claro que podría escuchar una oferta tentadora para imponer el orgullo de su pueblo a cualquier costo.

Los Anillos de Poder, orcos

Algo que, por supuesto, Sauron hará, ya sea a décadas o siglos de distancia. Sin embargo, Los Anillos de Poder sugiere que la tragedia está más cercana de lo que podría pensarse. Halbrand, el hombre sin pasado de las tierras del sur, aún es una incógnita.

Galadriel insiste en llamarle rey y, de pronto, el personaje toma una relevancia desconocida y peligrosa. Tanto como para que la reina regente consulte — y espere — su punto de vista para decidir si finalmente apoyará el ataque de la Elfa contra la oscuridad. “Lo que diga el noble Halbrand, me permitirá tomar una decisión”, dice la reina.

El guion falla en profundizar el motivo por el cual una figura sin mayor realce que la palabra de la Dama Elfa se convierte en elemento central de interés. Sin duda, una pista que apunta a que lo que sea que esconde es mucho más complicado que solo el exilio. El personaje llega a mencionarlo de manera explícita. “Si supieras lo que he hecho para sobrevivir, tú y los demás me despreciaríais”, confiesa ante Galadriel. Lo hace en una escena que le muestra de pie, con rostro atormentado y aire digno. Pero, también, que de inmediato remite a la posibilidad de Annatar, la encarnación de Sauron, de enorme belleza y capaz de manipular y engañar con facilidad.

El episodio no deja de sugerir que la identidad de Halbrand se relaciona con un pasado tenebroso. Se esfuerza tanto, que incluso entra en contradicciones. Tras forjar una espada de extraordinaria hechura, el hombre del sur la manipula con gracia y mano experta frente a una sorprendida Galadriel. “No esperaría eso de un simple hombre del sur”, dice la Dama Elfa. A pesar de haber insistido en el posible origen noble del desconocido y, también, de su cualidad como pieza importante en lo que ocurrirá en el futuro.

Buena parte de los puntos bajos del capítulo de Los Anillos de Poder están relacionados con la insistencia en confundir señales obvias. Númenor hierve en descontento, mientras Halbrand se convierte en una figura de poder. ¿Podría ser el hombre del sur la presencia oscura que empuje a todo un pueblo a su perdición? ¿Podría Sauron estar haciendo los movimientos necesarios para volver de la batalla en la Tierra Media con un lugar asegurado junto al futuro rey? 

En los bosques del sur viven los horrores 

Al otro extremo, Adar, el supuesto elfo corrompido que comanda un ejército de Orcos, envió un mensaje al pueblo de Bronwyn. “Abandonen toda resistencia y póstrense ante mí”, repite Arondir, un mensajero sin fuerzas, después de sobrevivir a un cautiverio brutal. Se trata de una oferta que, de inmediato, divide a los supervivientes y les hace tomar una decisión. 

Los Anillos de Poder, enanos

Una parte se resuelve a escuchar la llamada al valor de Brownyn y permanecer en la torre de vigilancia élfica para resistir. Pero el otro lo abandona para aceptar el ofrecimiento de Adar. “Tienes nuestra voluntad, Señor”, dice el anciano, que lleva la marca del mal en su muñeca, de rodillas frente a la tétrica criatura. “Esperábamos tu regreso… El del Sauron, porque lo eres, ¿no es así?”, dice, entre aterrorizado y fascinado. Sin embargo, Adar jamás responde a la pregunta. ¿No necesita hacerlo o deja que la respuesta sea obvia por su comportamiento? “No hay pacto que no sea con sangre”, dice el elfo oscuro mientras toma un arma y obliga al viejo a matar. “En la oscuridad, no hay medias tintas”. 

¿Es Adar una de las tantas encarnaciones de Sauron? El interrogante se repite varias veces en diferentes escenarios de Los Anillos de Poder. Un juego de indicios torpe que el argumento resuelve con una escena confusa en la que Brownyn, desesperada, vuelve la mirada a las sombras. “¿Qué ocurre si no hay salvación, si solo somos esto?”, dice al tomar la empuñadura tenebrosa que su hijo esconde y descubrir su verdadera naturaleza. Arondir le recuerda los años que les llevó a los hombres y mujeres de la Tierra Media recuperarse del ataque del mal. “Quizás, no hay salvación para nosotros, nunca la hubo”, insiste ella. 

Prueba Amazon Prime Video totalmente gratis durante 30 días y disfruta del catálogo completo de la plataforma sin límites. Solo con darte de alta tendrás acceso instantáneo a las mejores películas y series, además de envíos gratis en Amazon y otras ventajas.

Los Anillos de poder y el hombre que lleva el futuro entre sus manos

Finalmente, Elrond conoce el motivo de su visita al reino de los enanos. Sin dudarlo, lo admite ante Durin, que lo acepta con una tranquilidad que resta importancia a un momento trascendental. “Tienes el futuro de nuestra raza entre tus manos”, explica Elrond tras detallar la necesidad del Mithril de evitar los estragos del mal. “Repite eso”, dice el príncipe enano, resignado y casi burlón. “En tus manos está el futuro de mi gente”, insiste su amigo. Al enano, la idea le sorprende, le sobrepasa, pero el guion deja entrever que acepta su responsabilidad.

“Veamos, entonces, qué puede hacerse”, concluye al final Durin. Lo que cierra un capítulo de transición den Los Anillos de Poder. Al otro lado del mar, Galadriel, en armadura y junto con tres embarcaciones de Númenor, viaja ya al encuentro de Sauron. A su lado, Halbrand es un héroe investido de una rara y desconocida dignidad. ¿Es el rastro del Maia corrompido? La historia aún no ofrece respuestas y, a tres capítulos de la conclusión, podría ser el mayor error de una temporada irregular. 

Deja un comentario

Deja tu comentario