Lo que escuchas, lo que ves, lo que sufres, lo que vives. De manera pausada, pero efectiva, Amazon ha ido adentrándose cada vez más en el hogar y la cotidianidad de millones de personas alrededor del mundo.

La compra de iRobot, el nombre detrás de las populares aspiradoras inteligentes Roomba, es solo el último movimiento. Uno más por el cual la gran tecnológica de Seattle no solo añade una empresa más a su porfolio de inversiones, sino que trae consigo otras muchas ramificaciones implícitas.

Amazon, silenciosa compañera vital

Si nunca nos hemos preguntado cuánto sabe Amazon de nosotros –o cuánto podría saber, si se lo propusiera–, igual las cuentas nos traen alguna sorpresa.

En los últimos años, la firma de Jeff Bezos ha ido encaminando varias de sus acciones hacia una expansión de aquello que atañe a la vida de sus clientes. Hace tiempo que esta dejó de ser un mero marketplace, un intermediario que solo gestiona las transacciones, para poseer también parte de lo que vende.

El ejemplo más claro es su línea de altavoces inteligentes Echo. Algunos con cámara integrada, otros solo equipados con micrófono, han convertido a su asistente virtual Alexa en una más de la familia en muchos hogares. Y con ello también han surgido infinidad de dudas acerca de la privacidad y el uso de los datos que colecta desde el núcleo del hogar.

Amazon Echo

Pero no solo eso. En 2018 adquiría también la conocida marca de timbres inteligentes Ring, un gran jugador en el sector de la domótica que pasaba a manos de la compañía por 1.000 millones de dólares. Nuevamente, la grabación de audio y vídeo en el contexto del hogar se situaba en el meollo de la cuestión.

Únicamente con estas dos vertientes –Echo y Ring–, la cantidad de información que se puede recabar en gran volumen sobre patrones y conductas de los usuarios es ingente en un negocio de escala global como Amazon.

No hace falta señalar, por tanto, el interés para una empresa como esta en poseer datos como los de iRobot. Cómo es el hogar de una familia según qué zona. Qué patrones de conducta tienen en base a horas de funcionamiento. O, claro, también qué perfil tecnológico tienen según la adquisición de uno u otro modelo. Todo datos que pueden ser irrelevantes en un pequeño muestreo, pero cruciales llevados al big data.

Trazando perfiles

La compra de iRobot por parte de Amazon se puede enmarcar todavía dentro de una visión mayor. Si bien añadir datos del mapeo de hogares a información recabada por los Echo y Ring redondean la apuesta por la vertiente de la domótica, aún hay más.

Que El Señor de los Anillos: los Anillos de Poder, que se estrenará este año en Amazon Prime, sea uno de los títulos más comentados de los tiempos recientes no es casualidad. La firma se encuentra trabajando sin descanso en mejorar su servicio de vídeo, que se añade también a otros como Amazon Music, por ejemplo, para mejorar su oferta de entretenimiento.

Productos inteligentes, servicios de ocio e incluso de salud; Amazon está construyendo un imperio en el que los datos lo son todo

Detrás de ello se encuentra, claro, la consolidación de Prime como un casi indispensable, afianzando a sus clientes de pago y atrayendo a nuevos. Pero también sirve a la tecnológica para, de nuevo, extraer datos y dibujar tendencias de quién, cuándo y cómo se consume su contenido.

Un trazado de perfiles que la empresa explora llevar todavía más al detalle con productos como las Echo Frames o el ya discontinuado Echo Loop; unas gafas inteligentes y un anillo conectado con Alexa. Dos productos que salen fuera del hogar y se añaden a la vida y a los más puros actos cotidianos de quien los lleva.

Y aún hay más. Ya fuera de la domótica y los hábitos de consumo, la empresa compraba el pasado mes de julio One Medical, una red de clínicas de atención primaria en Estados Unidos con un fuerte enfoque también en la atención a distancia, a través de internet. Un desembolso de 4.000 millones de dólares que combina su propio servicio Amazon Care, que también ofrece atención primaria virtual.

Toda una amalgama de servicios, en definitiva, que no cesa de crecer. Que ya forma parte indispensable del hogar de millones de usuarios. Y que, lejos de desacelerar su crecimiento, todo indica que irá a más en el futuro más inmediato.

Deja un comentario

Deja tu comentario