La primera escena del episodio “The Friendly Type” (1x03) de Caballero Luna, la serie de Jeremy Slater (2022) para Universo Cinematográfico de Marvel, nos permite conocer más acerca de la Layla El-Faouly de May Calamawy; y aporta elementos que intuimos relevantes para el desarrollo dramático posterior de la trama. Y la siguiente nos despierta la duda de si un poder maligno se desatará en el mundo y el superhéroe deberá detenerlo o si, por el contrario, podrá impedir que se desate.

La coreografía de lucha cuerpo a cuerpo que nos proponen a continuación, una costumbre tan bien establecida en la saga, contienen algún alarde superfluo que, en el montaje vivo sobre la rutina nocturna del Steven Grant de Oscar Isaac que nos muestran en “The Goldfish Problem” (1x01), no resulta innecesario. Supone un detalle de coherencia estilística, por supuesto, pero esa virtud no impide que Mohamed Diab deba justificar incluso pequeñas decisiones audiovisuales como esta.

Los agrada mucho, por otro lado, que en “The Friendly Type”, hayan querido darle la vuelta a la situación en la que se encontraba el protagonista británico respecto a los periodos de inconsciencia, una pirueta narrativa que, no solo nos parece muy gratificante, sino que además sirve para introducir un nuevo misterio en esta extraña aventura de las series de estreno en Universo Cinematográfico de Marvel. El cual tal vez apunte hacia el personaje de James McAvoy en la película Múltiple (2016).

Una escena de ‘Caballero Luna’ con la verosimilitud en la cuerda floja

Marvel Studios | Disney+

Caballero Luna provee aquí de un universo propio al de Marvel, con reglas específicas y personajes particulares, como otras ficciones previas a esta serie televisiva de Disney+, desde Doctor Strange (2016) hasta Eternals (2021). De hecho, los seres poderosos del mismo comparten cierto pensamiento no intervencionista con los de la segunda película mencionada. Y la idea sigue mostrándose verosímil como explicación, pero tampoco conviene sobarla así.

Este episodio, por otra parte, probablemente les gustará en mayor medida que los otros a los que sientan interés por los mitos egipcios. Sin embargo, Jeremy Slater y sus guionistas dañan lo suyo la verosimilitud en una escena sobre ello durante la que se impide al protagonista explicarse debidamente para conseguir que otros le hagan caso. Hay una muy vergonzosa en Harry Potter y la Piedra Filosofal (2001) que destruye su dignidad narrativa, por ejemplo; y aquí está a punto de cargársela.

Después, hay tiempo para una intimista. Y Caballero Luna ofrece la penúltima actuación que podremos ver del difunto Gaspard Ulliel, antes de Plus que jamais (2022) y tras meterse en la piel de Manech Langonnet en Largo domingo de noviazgo (2004) o, sí, la del joven caníbal de Hannibal: El origen del mal (2007), como Anton Mogart. Nos presentan a este personaje en “The Friendly Type”, y turba un poco pensar en ello mientras lo miramos moverse en la pantalla.

El espectáculo de costumbre y una secuencia sensacional

El guion ha sido escrito a seis manos, las de Beau DeMayo, Peter Cameron y Sabir Pirzada. El uno firmó un par de The Witcher (desde 2019) o su película animada, La pesadilla del lobo (2021); el segundo, dos de Carnival Row (desde 2019) o los de los capítulos “On a Very Special Episode...” (1x05) y “All-New Halloween Spooktacular!” (1x06) de WandaVision (2021); y el tercero, otros de Person of Interest (2011-2016), La travesía (2018) y Roswell, New Mexico (desde 2019).

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

Mediando el presente de Caballero Luna, el director Mohamed Diab compone una larga secuencia de acción a dos bandas, tan espectacular como le incumbe a un producto del Universo Cinematográfico de Marvel. Pero lo más sensacional que nos brinda este episodio se encuentra seguidamente, en unas potentes imágenes celestiales de montaje alterno y coros a todo tren. Y termina con una confesión de Arthur Harrow de Ethan Hawke, necesaria para comprender sus motivaciones.