La verdadera grandeza en el humor es uno de los logros más difíciles que hay, y el ingenio cómico constante, una virtud extrañísima. Si uno reflexiona sobre ello, pocos nombres le vienen a la cabeza en el ámbito del cine. Tal vez, los de Charles Chaplin, Groucho Marx, Billy Wilder, Woody Allen, Rowan Atkinson y no muchos otros. Pero no parece probable que, en un futuro próximo, terminemos señalando igual a Christopher Miller, responsable de The Afterparty (desde 2022), la última serie cómica y de misterio que se ha estrenado en la plataforma de Apple TV+.

Este ejercicio de Hercule Poirot o de Jane Marple con un difunto de por medio se cuenta a base de flashbacks sobre lo ocurrido la noche del crimen, con el foco dramático sobre un personaje en cada capítulo. Y la única razón por la que los espectadores podrían seguir viendo uno tras otro es la pura curiosidad, las típicas ganas que nos despiertan las historias de Agatha Christie, como Asesinato en el Orient Express (1934), Muerte en el Nilo (1937) o Diez negritos (1939), de que les revelen al final quién se ha manchado las manos homicidas de sangre.

Pero, con sinceridad, ni tan siquiera lo que se dice que mató al gato amerita que se queden frente de la pantalla para zamparse los ocho episodios que componen la temporada uno o única de The Afterparty. Y eso que la mezcla genérica que proponen Christopher Miller y sus guionistas va más lejos de lo que en un principio aparenta, lo que sorprende pero tampoco basta. Porque su sentido del humor es un ejemplo inmejorable de lo que ocurre cuando uno quiere y no puede. Pero se trata de un caso puntual, sino el gran problema de su creador.

Christopher Miller no atina con la comedia

Apple TV+

El cineasta estadounidense no es un novato ni un desconocido en la industria. Ha realizado los largometrajes Lluvia de albóndigas (2009), Infiltrados en clase (2012), La LEGO película e Infiltrados en la universidad (2014) con Phil Lord. También ha creado la serie animada Secundaria de clones (2002-2003) con su colega y ha escrito capítulos de Cómo conocí a vuestra madre (Carter Bays y Craig Thomas, 2005-2014) y de El último hombre en la Tierra (Will Forte, 2015-2018) o el guion de La LEGO película 2 (Mike Mitchell, 2019).

Viendo las obras en las que Christopher Miller tiene el control creativo, como The Afterparty, nos damos cuenta de que carece del ingenio cómico que se necesita para elaborar un chiste inteligente o rotundo, y su puesta en escena normalita en este whodunit (contracción de “Who has done it?”) de Apple TV+ no ayuda tampoco. Aquello con lo que intenta que nos riamos pivota entre errar el tiro en todas y cada una de las ocasiones y el mal gusto directamente, al extremo de que nos trae a la memoria el meme famoso del dinosaurio monologuista.

A pesar del buen trabajo del elenco, desde Sam Richardson (The Office), Ben Schwartz (Parks and Recreation), Zoë Chao (The OA) y Tiffany Haddish (El contador de cartas) en la piel de Aniq, Yasper, Zoë y la detective Danner, Ike Barinholtz (La caza), Dave Franco (Scrubs), Ilana Glazer y John Early (Broad City) en la piel de Brett, Xavier, Chelsea o el detective Culp, hasta Genevieve Angelson (Titanes), Jamie Demetriou (The Great), Kelvin Yu, Tiya Sircar (Master of None) o Ayden Mayeri (Veep) encarnando a Indigo, Walt, Ned y Jennifer 1 y 2.

El misterio de ‘The Afterparty’ y la indiferencia de los espectadores

Apple TV+

El desarrollo de la trama se centra en las propias interacciones de sus personajes, desdibujados algunos por intentar construir su personalidad en ridiculeces incomprensibles, para extraer de ellos tanto humor fallido. Así, el enigma criminal avanza solamente con algunos detalles que Christopher Miller y compañía acostumbran a dejar para la última escena de los episodios. Así, nos acaba importando un bledo quién diantres puede ser el asesino. Y no hay nada peor que la indiferencia del público con una intriga semejante delante de sus narices.

Si nos preguntan con qué comedias televisivas nos hemos partido la caja, podemos pensar en Seinfeld (Larry David y Jerry ídem, 1989-1998), Frasier (David Angell, Peter Casey y David Lee, 1993-2004), Friends (David Crane y Marta Kauffman, 1994-2004), Dame un respiro (Steven Levitan, 1997-2003), Camera Café (Yvan Le Bolloc’h, Bruno Solo y Alain Kappauf, 2005-2009) o The Big Bang Theory (Chuck Lorre y Bill Prady, 2007-2019). Pero de ninguna forma, por todo lo anterior, incluiremos The Afterparty entre las mismas. Y no porque no sea una sitcom.