Tal como termina el capítulo “Partners, Am I Right?” (1x04) de Ojo de Halcón (Jonathan Igla, 2021), con una difícil concurrencia, un enfrentamiento a cuatro y un guiño emocional a una de las tragedias mayores de Avengers: Endgame (Joe y Anthony Russo, 2019), no pueden extrañarnos los ecos que oímos al comenzar el siguiente, que se titula “Ronin” (1x05).

La primera vez que escuchamos esas palabras fue en la película Viuda Negra (Cate Shortland, 2021); y a ese mismo contexto nos conducen a continuación en un flashback alucinante.

En él, nos ofrecen la pieza que falta entre el desarrollo del filme y su escena poscréditos; la cual, de hecho, ya apuntaba hacia esta serie del Universo Cinematográfico de Marvel en Disney Plus con la intervención de Yelena Belova (Florence Pugh) y la condesa Valentina Allegra de la Fontaine (Julia Louis-Dreyfus), un enigmático personaje al que conocimos en el episodio “Truth” (1x05) de Falcon y el Soldado de Invierno (Michael Waldron, 2021). Gracias a la lúcida composición del flashback, nos provoca escalofríos entender lo que ocurre.

Dos personajes y el mismo duelo en ‘Ojo de Halcón’

Tras el prólogo, nos complace ser conscientes de la forma en que el recorrido emocional de Clint Barton (Jeremy Renner) antes de Ojo de Halcón puede influir ahora en el de una superheroína incipiente como Kate Bishop (Hailee Steinfeld). El encuentro inmediato, por otra parte, huele muchísimo al espíritu y la divertida verborrea de Alexei Shostakov (David Harbour); conque habrá que decir que cómo se nota quién es hija postiza de su padre. Pero la conversación a la que conduce no tiene ninguna gracia, sino una elocuencia realmente inquietante.

Ojo de Halcón es la nueva serie de Marvel que solo puedes ver en Disney+

También, un detallito que conecta a esta serie del Universo Cinematográfico de Marvel con Spider-Man: No Way Home (Jon Watts, 2021). Como con Los Vengadores (Joss Whedon, 2012) la escena posterior, en la que Jeremy Renner demuestra de nuevo que sus capacidades conmovedoras no han sido flor de un día en “Partners, Am I Right?”, y se insiste en que el duelo de Clint Barton por su amiga Natasha Romanoff (Scarlett Johansson) constituye uno de los hilos narrativos que se quieren recoger en Ojo de Halcón.

Un episodio y tres grandes revelaciones

Las directoras Amber Templemore-Finlayson y Katie Ellwood, o Bert y Bertie (Kidding), repiten en “Ronin” tras encargarse de “Echoes” (1x03) y “Partners, Am I Right?”. Pero la guionista del capítulo, Jenna Noel Frazier, está de estreno. En su trayectoria cinematográfica previa solo consta que ha sido actriz en el largometraje Sex/Absurd (Kenneth Quinn Brown, 2011) y el corto The Prowler; y escritora en plantilla de la miniserie Los Romanov (Calvin Reeder, Matthew Weiner, 2018). Pero podemos acordar que se defiende bastante bien aquí.

La racha obviamente deprimente de su episodio en Ojo de Halcón, adecuada en cualquier caso, se rompe en el momento que los dos protagonistas deciden resolver los problemas que les perturban de una vez por todas. Que Clint Barton se sirva de sus habilidades en plan Depredador (John McTiernan, 1987) da gusto; después de lo cual, la tensión se pone por las nubes y nos atizan con una revelación sorprendente, que llega para ensombrecer más el pasado del arquero superheroico y darle un mayor sentido a su conducta anterior a Avengers: Endgame.

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

Pero no es el único volantazo que nos deja “Ronin”. A Jenna Noel Frazier, Bert, Bertie y, por supuesto, Jonathan Igla no les basta con minar la ya dañada reputación de uno de los Vengadores supervivientes, sino que optan por confirmar una villanía oculta, no por completo inesperada, y que quien había permanecido entre bambalinas es el pez gordo de Marvel que la audiencia deseaba y había propuesto, dueño y señor de los bajos fondos de Nueva York. Otro personaje importante que se une a la fiesta de la saga. Así que frotémonos las manos.