Riders Republic tiene algo especial. No vamos a descubrir nada nuevo a nadie al decir que en Ubisoft saben crear mundos. Mundos con personalidad y ricos en opciones y exploración. La compañía repite la jugada con Riders Republic, pero se siente de una forma diferente.

Porque Riders Republic es un juego distinto, que viene a rescatar la épica de los deportes de riesgo pero con el sello y la personalidad de la compañía francesa. Y lo hace de forma abierta para todo la familia. Quizás, más allá de la jugabilidad que será algo de lo que hablaremos en su análisis, Riders Republic nos invita a perdernos en sus montañas y valles por dos razones principales.

Su mundo, iconografía y posibilidades, y la enorme personalidad que ofrece el juego a cualquier amante de los deportes extremos. Lo hace además empaquetando todo en un multijugador brillante que bebe de aquí y de allá de sus franquicias más exitosas. Que una de las grandes compañía de la industria apueste por un nicho tan complicado como los deportes extremos es una rara avis, pero que además lo haga como una propuesta AAA abierta a toda clase de jugador es incluso más raro.

Riders Republic: una propuesta especial que bebe de las bases de Steep

Y aquí Ubisoft, sobre el papel, lo ha conseguido. Riders Republic es un multijugador Arcade de deportes extremos (a cada cual más extremo) que funciona como un parque de atracciones virtual para jóvenes y adultos. Todo construido sobre una suerte de mashup de los grandes parques naturales como Bryce Canyon, Yosemite Valley, Sequoia Park, Zion, Canyonlands, Mammoth Mountain y Grand Teton. Quizás este sea uno de los grandes atractivos del juego: un escaparate idílico y bien construido en el que dar rienda suelta a la adrenalina con deportes extremos y disfraces a cada cual más desternillante. Desenfadado, abierto y divertido.

Y con todos los elementos de los títulos que llegan al mercado a día de hoy: multijugador competitivo 6v6, masivo con carreras de más 50 jugadores simultáneos y la posibilidad de jugar solo, con amigos o con desconocidos.

A muchos jugadores acostumbrados a esta clase de títulos Riders Republic les recordará enormemente a Steep, otro de los títulos de Ubisoft, pero lo hace con tono más desenfadado y más abierto a un grupo más grande de jugadores. Suma deportes, hace del escenario una propuesta más abierta y, sobre todo, más atractiva.

Quizás la mejor forma de definirlo es como una gran revolución sobre las bases de Steep, pero sumando al esquí y snowboard la bici y el traje de alas con jetpack. Disfraces desternillantes por medio en un escenario abierto que premia la exploración y la colección junto con la competividad y la diversión.

Un mundo rico y abierto a todos

El título de Ubisoft lo tiene todo para ser un éxito y ofrecer a los jugadores que quieran probar algo nuevo horas y horas de diversión y competitividad. Como decíamos al principio, Riders Republic tiene algo de especial que escapa a las clásicas valoraciones y a la relación entre jugabilidad y propuesta. Un todo uno tan atractivo como desafiante para los que busquen un reto y tranquilo para los que busquen explorar los grandes parques nacionales subidos a una tabla de snow.

Riders Republic llega el 28 de octubre a las estanterías virtuales y físicas, corriendo a 60FPS, 4K y HDR en la nueva generación y con una variedad de deportes, a cada cual más loco, que encantará a los amantes de los juegos de deportes y para los más competitivos de los multijugadores.