eero 6 Pro ya está disponible en España. El router más potente de Amazon con Zigbee integrado quiere ser la puerta de entrada a Internet en casa con varias propuestas, sobre el papel, fabulosas: un red mesh Wi-Fi de calidad, capacidad Gigabit y un hub integrado para el hogar conectado. ¿Cumple lo que promete? Nosotros lo hemos probado.

Antes de entrar a comentar sobre las capacidades del esta red mesh hay que tener en cuenta una cuestión fundamental. El eero, tanto los pro como los normales, son un producto muy enfocado al mercado norteamericano, cuyas vicisitudes son diferentes en España. Sin ponernos técnicos, el Eero no soporta conexiones directas bajo el protocolo PPPoE, el que usan las operadoras españolas.

Esto quiere decir que no hace las funciones de router y módem, puesto que requiere otro dispositivo, además de la ONT, capaz de trasformar la fibra que llega a casa en conexión a Internet. Sin posibilidad de conexión directa al ONT y por tanto a la salida directa a la fibra, el eero ofrece dos opciones: conectarlo en modo bridge o puente, o hacer una doble NAT en nuestra red.

Opciones de configuración con el eero Pro 6

La primera opción es conectarlo a nuestro router principal, el de la operadora o el que usemos, y usar simplemente las capacidades de la red mesh de eero para conectar nuestros dispositivos. Las ventajas son delegar la Wi-Fi en el eero y que el router se encarga de las asignaciones DHCP. En definitiva, que nuestra red siga dependiendo del router de la operadora.

Esta sería una buena opción si solo queremos ampliar las capacidades del Wi-Fi y tener mayor velocidad inalámbrica o más cobertura en casa, pero perdemos muchas de las funciones avanzadas que incluye el eero y que comentaremos más tarde. Y tendemos que seguir delegando en el router de la operadora la gestión de puertos o las asignaciones DHCP.

La segunda opción, por tanto, si queremos mantener las opciones avanzadas que ofrece el dispositivo de Amazon, es configurar el eero en doble NAT: conectar el gateway al router de la operadora, poner este en modo puente y dejar al eero que gestione toda la red, que es la opción más recomendada.

Esto supone que eero está dispuesto de la siguiente forma: ONT>Router>eero. Sobre el papel, no hay ningún problema en utilizar esta fórmula, pero hay que tener en cuenta, de nuevo, varias cuestiones.

La primera de ella es que el colocar el eero en doble NAT y convertirlo en el router principal de la casa, al estar conectado al router de la operadora, estará en una instancia diferente (del clásico 192.168.1.1 a una dirección 192.168.X.1), puesto que para el router de la operadora será un dispositivo más en DHCP con una dirección IP asignada.

Si no se configura en el lado del router de la operadora correctamente, tendremos problemas con algunos dispositivos, como consolas de videojuegos que no se llevan muy bien con las dobles NAT, y lo mismo con los acceso externos a dispositivos de red como los NAS o Philips Hue. La única opción para solucionar esto es darle al eero una salida directa a Internet poniendo el router de la operara en puente o, como en muchos casos en los que esto no es posible, habilitar el DMZ para la dirección IP del eero.

Toda esta parrafada explicativa de cómo conectar el router de Amazon a nuestra red es necesaria en tanto si un usuario quiere opciones más avanzadas de gestión de red, tiene que tener todo esto bien configurado. Y en general se necesitan conocimientos un poco más prácticos de los que tiene la mayoría. Es una cierta barrera de entrada si no queremos tener problemas en nuestra red y que todo funcione como debe.

Más teniendo en cuenta que se trata de un dispositivo enfocado a tener una conexión tremendamente buena y configurarla de la forma más sencilla posible. Y tendrás más dolores de cabeza si además usas TV por internet, como Movistar+ y tendrás que afinar aún más la configuración.

Una vez solucionadas las vicisitudes propias de las redes españolas, el eero estará perfectamente configurado en nuestra red y nos ofrecerá utilizar todas las opciones avanzadas que ofrece, incluyendo la compatibilidad con HomeKit o el eero Secure.

El proceso de configuración es muy sencillo y se hace a través de una app móvil que nos va guiando durante todo el proceso. Necesitarás una cuenta de usuario, un móvil conectado a la red con Bluetooh y, con unos cuantos pasos tendrás funcionando la red mesh.

Independiente sí la configuras en modo puente o doble NAT, el proceso de configuración es simple, rápido y sin fricciones de ningún tipo. Configurándolo como doble NAT, además podremos acceder a todas las funciones avanzadas de eero, incluyendo la gestión de la red, las asignaciones de IP, la apertura de puertos, las estadísticas, el soporte para Homekit, y las funciones de seguridad.

Si el eero tiene salida a internet directa, bien porque el router de la operadora está en modo puente, o el eero tiene asignada su IP a la DMZ del router, todo funcionará como la seda, y solo quedará ir conectando los diferentes dispositivos a la red mesh creada por el eero en el proceso de configuración. A partir de este punto, todo se hace desde la app de eero (el dispositivo no tiene acceso por interfaz web) y funciona como cualquier otro router, con las ventajas de la red meh y el Wi-Fi Gigabit.

¿Y qué tal la velocidad? En nuestro caso ya usábamos un router de la gama Pro de Asus no capacidades gigabit, por lo que no hemos visto un gran incremento en términos de velocidad a través de Wi-Fi. No obstante, sí que hemos experimentando que esa velocidad se ha mantenido sostenida en todos los rincones de casa, a diferencia de con el router tradicional, que solo alcazaba velocidad máxima en la misma habitación del router.

De esta forma, si lo que buscas es potenciar el Wi-Fi de casa, el eero Pro 6 va a hacer un gran trabajo. Hay que tener en cuenta que, lo que ganamos por lado lo perdemos por otro. Los eero solo tiene dos puertos ethernet, por lo que si haces el cambio, tendrás que conectar todo por Wi-Fi o hacer una pequeña inversión en switches gigabit, que pese a que no son muy caros, es otro dispositivo que tendrás que adir a la lista de la compra, sobre todo de cara a conectar consolas, TVs, NAS y Hubs de la casa conectada que solo funcionan vía cable de red.

eero Pro 6 como Hub Zigbee

Otro de los aspectos clave de este nuevo eero es la inclusión de un hub Zigbee en el propio router. Esto quiere decir que se acabaron los hubs (aunque no del todo), puesto que es totalmente compatible con la mayoría de dispositivos de la casa conectada, como por ejemplo las luces Philips, similar a los que ofrecían hasta ahora los Echo Plus, por ejemplo. No obstante algo importante aquí: la compatibilidad todavía es limitada, y por ejemplo las luces de Ikea necesitarán el Hub de TRÅDFRI para la conexión inicial.

Además, la compatibilidad como Hub Zigbee queda limitado a su uso con Alexa, a través del emparejamiento del router con la cuenta de Amazon. Eso quiere decir que ninguno de los dispositivos conectados al hub de eero se mostrarán en otros servicios como el asistente de Google o en HomeKit (por limitaciones varias).

Quizás cuando Matter se lance oficialmente y eero incluya soporte para este estándar, el hub se abra a más asistentes diferentes a los de Amazon. Por tanto, si vas buscando en el Eero Pro 6 un hub universal para tus dispositivos de casa conectada y ahorrarte los hubs propietarios, olvídate a no ser que uses solo el sistema de Amazon y comprueba antes la compatibilidad con el hub.

eero secure y funciones avanzadas

El eero incluye una prueba gratuita de 30 días de eero secure, que incluye bloqueo de anuncios a nivel de red (es decir, en todos los dispositivos), protección ante sitios maliciosos y filtro de anuncios. Cuesta unos cuatro euros al mes, y hay otro plan más claro que además incluye soporte para DDNS, 1Password y soluciones de antivirus.

No obstante, es una función que no nos ha convencido del todo. El bloqueo de anuncios y de sitios maliciosos se hace a través de DNS sin que podamos modificar el comportamiento, y en nuestro caso nos ha dado bastantes falsos positivos, impidiendo la carga de sitios legítimos o restando funcionalidades a algunas apps o servicios.

Además, también hemos tenido algunos problemas con la integración de HomeKit con las funciones de eero secure, por no hablar de la incompatibilidad con funciones de iOS y macOS cómo Private Relay, que utiliza su propia solución de DNS. Además, soluciones a nivel de red como Pi-Hole dan bastantes problemas con eero e interfiere con la carga de algunos elementos y apps, al no permitir cambio de DNS a nivel de red por dispositivo. Es una función que aquellos que tengan redes domésticas sencillas agradecerán, sobre todo el loqueo de sitios o los filtros familiares, pero que para los que busquen mayores controles será un dolor de cabeza.

Por otro lado, las funciones avanzadas del eero sí que son muy interesantes. Tanto la apertura/reenvío de puertos como el bloqueo de IPs a nivel de DCHP es muy sencillo, y sin duda ideal para usuarios pocos avanzados pero que quieren abrir los puertos en su consola. Mucho más sencillo que otro routers y bastante automático.

eero Pro 6, ¿merece la pena?

Sin duda es de las mejores redes mesh que hemos probado, tanto por capacidades gigabit en la red inalámbrica como por la cobertura que podemos lograr repartiendo los dispositivos por la casa.

Es una red cara si queremos cubrir grandes espacios por el coste de cada gateway/satélite, pero bastante solvente y estable en términos de conexión y funcionamiento. La configuración también es extremadamente sencilla si tenemos claro cómo está configurada nuestra red y sabemos lo que tenemos que tocar en el router de la operadora.