Los AirPods originales cumplieron el pasado 7 de septiembre cinco años. ¡Cómo pasa el tiempo! Lo que en su momento parecía casi imposible –dos auriculares inalámbricos independientes, uno del otro, con el audio perfectamente sincronizado y con autonomía más que decente–, hoy es la absoluta normalidad.

Los AirPods originales se han convertido en parte de la cultura popular, de la misma forma que los auriculares con cable blanco lo fueron tras la salida del iPod. Vimos cómo invadió las ciudades a inicios del siglo XXI.

Ahora, con los AirPods, sucede algo similar. No solo son el accesorio más vendido de Apple, es uno de los objetos tecnológicos que más me ha gustado usar desde su lanzamiento. En especial los AirPods Pro, que me parecen prácticamente esenciales en mi día a día. No solo para escuchar música, también para hacer llamadas y en muchos casos para filtrar lo más posible el ruido externo cuando siento que me empieza a agobiar.

Siempre han sido discretos, funcionales, cómodos, se cargan en la misma caja donde se guardan, apenas pesan y mejoran con el tiempo gracias a actualizaciones de software .

Tras una segunda versión lanzada en marzo de 2020, Apple ha renovado por primera vez en cinco años el diseño de los AirPods con la tercera generación, acercándolos un poco más a los AirPods Pro. Ahora son más pequeños, adoptan botones hápticos (la compañía los llama sensores de presión), tienen más autonomía y son un poco más resistentes al agua.

También agregan un pequeño gran detalle que es muy bienvenido para la forma en que funcionan estos auriculares: un detector de piel. Así es muchísimo más exacto medir cuando te quitas los AirPods de los oídos, para que estos detengan la reproducción y entren en modo reposo.

En anteriores generaciones (y también en los AirPods Pro) muchas veces, aunque no estén en los oídos, al estar en contacto con otras superficies, reanuda la reproducción o no entra en modo reposo. Insisto, es un pequeño detalle, pero muy bienvenido.

AirPods 3: casi todo lo bueno del diseño de los AirPods Pro

Si pones los nuevos AirPods lado a lado con generaciones anteriores, inmediatamente detectas el cambio. El tallo es un 33% más pequeño y algunos elementos como la malla acústica de color negro para los micrófonos –que también se pueden ver en los Pro– están presentes de forma más prominente en esta nueva generación.

El diseño invisible siempre ha estado en el ADN de Apple y es normal que los auriculares sean cada vez más pequeños y discretos. Se agradece. Pero, a diferencia de los Pro, no hay almohadillas de silicona que entren en el oído y ayuden a aislar el sonido externo. Han optado por un tamaño único.

Tampoco existen accesorios extra para acomodarlos a diferentes tamaños del oido. Es el mismo diseño de siempre, al igual que en anteriores generaciones. Y el ser de tipo abierto es el principal motivo por el cual —físicamente— no sirven para ser usados con cancelación de sonido activa.

Hay millones de personas que odian sentir que hay algo dentro del canal del oido. Para todos aquellos, están los AirPods que quedan en la parte externa y llegan a ser lo suficientemente cómodos. Pero eso significa que inevitablemente se escuchará sonido externo. No es algo malo, simplemente es importante tenerlo en cuenta.

No obstante, aunque eligieron un tamaño único, el diseño de la cabeza de los auriculares ha cambiado. Según Apple, han realizado una investigación a fondo de las miles de diferentes formas del canal del oido en millones de personas, haciendo escaneos y mapas de calor. El resultado es que los AirPods 3, en mi caso muy personal, sí son un poco más cómodos respecto al diseño anterior. Al menos para mí. Se sienten más fijos y un poco más naturales. Tras horas de uso, queda claro que hay una mejora.

Pero es una apreciación muy personal. Y solamente puedes saber si te acomodan cuando los pruebas. En caso de que tengas una Apple Store cerca, siempre recomendaré visitarla y hacer una prueba física de cómo te quedan los AirPods en los oídos. Recomiendo también probar los AirPods Pro y elegir lo que mejor se te acomode. Después de todo, serán de los accesorios que más usarás en tu día a día.

Mejor calidad de audio

Los AirPods 3 también tienen una ligera mejora en la calidad de sonido. Es suficientemente apreciable si los comparamos con los AirPods 2 que también habían mejorado respecto a los AirPods originales.

Apple ha rediseñado el controlador acústico de los auriculares para acercar el sonido al perfil sonoro de los AirPods Pro. Y sí, es cierto, pero hay que ser consciente de las limitaciones que impone el diseño de las cabezas de los AirPods en cuanto a la forma de entregar el sonido a nuestros oídos. Hay poco aislamiento físico y eso da para lo que da: se cuela más ruido exterior y se “escapan” parte de las frecuencias que estás escuchando.

Reproduciendo temas de Apple Music en el formato más alto posible, y con Dolby Atmos activo, es clarísima la mejora que hay en comparación a los AirPods 2. Es evidente cómo intentan acercarlos a los AirPods Pro, pero definitivamente no están al mismo nivel. Y es normal. Los AirPods 3 son auriculares más económicos y no ofrecerán la calidad de productos de mayor gama.

De todas formas, hay un beneficio adicional en cuanto a calidad de sonido incorporado en los AirPods 3 y es el sistema de ecualización dinámica que ya tienen los AirPods Pro y AirPods Max. ¡Y vaya si se nota! Otro punto a favor considerando el precio del producto.

Teóricamente, un diseño abierto como los de estos auriculares ofrecerían un escenario de sonido más amplio que otros auriculares de diseño cerrado como los AirPods Pro. Pero en mí apreciación muy personal este no es el caso. Sigo creyendo que los Pro son muy superiores en este sentido. Dicho eso, lo que han conseguido con los AirPods 3 por su precio es muy sorprendente.

Finalmente, en este apartado, los AirPods 3 también ofrecen mejoras en la calidad de las llamadas. Los micrófonos externos tienen una nueva malla que filtra mejor el viento y la voz será más clara para quienes te escuchen.

AirPods 3 con sonido espacial y seguimiento dinámico de la cabeza

La otra gran novedad de los AirPods 3 es el soporte de seguimiento dinámico de la cabeza, lo cual simula un espacio tridimensional. Como si la música —o el audio de una serie o película— surgiera desde diferentes puntos (frente a ti, por detrás, etc.). Si mueves la cabeza a los lados, notarás como el sonido no se desplaza en consecuencia.

Es un efecto un tanto mágico que lo tienen extremadamente bien conseguido con los AirPods Pro y los AirPods Max. No solo funciona con el iPhone, lo tienes también cuando ves una serie o película en un iPad e incluso en las dos últimas generaciones de Apple TV.

Para mi ha sido muy bienvenido porque me permite ver contenido en mi TV, durante las noches o madrugadas sin perder el “efecto” de sonido envolvente y, al mismo tiempo, sin molestar a los vecinos. Estoy obsesionado con el buen sonido y en casa tengo un sistema Dolby Atmos bastante potente que me daba pena no poder usar a altas horas de la noche. Pero, por suerte, tengo algo relativamente similar con los AirPods Pro o Max.

Ahora los AirPods 3 ofrecen lo mismo. Vale la pena aclarar que la tecnología Dolby Atmos y el sonido espacial ya funcionaba en los AirPods 2, pero solo con Apple Music. Con esta nueva versión, al integrar sensores para monitorizar los movimientos de la cabeza, se abre también la puerta al sonido con Dolby Atmos en plataformas como Apple TV+ o Disney+, que lo soportan en sus aplicaciones.

La experiencia es bastante buena considerando el precio de 179 dólares o 199 euros. No tengo queja alguna. Mi problema con el sonido espacial sigue siendo algo que comenté meses atrás: la mayoría de las mezclas de discos en Dolby Atmos son bastante cuestionables. Es similar a aquella época —entre 2009 y 2012— en que todos los estudios hacían versiones 3D de películas que no fueron grabadas para ser vistas en tres dimensiones, solo por el reclamo de marketing de aquellos años.

Experimentar Dolby Atmos en contenidos visuales es sorprendente, diría que gratificante, pero, de momento, escuchar música con esta tecnología sigue siendo una experiencia mediocre. Salvo que el disco haya sido mezclado por una persona sumamente experimentada y esos son casos contados.

Recomiendo escuchar The Future Bytes de Steven Wilson en Dolby Atmos en Apple Music para entender las posibilidades de un sonido envolvente bien mezclado. Wilson ha ganado premios Grammy por mezclas 5.1 de algunos discos y ha trabajado en la remasterización de algunos discos clásicos para traerlos a la modernidad sonora.

Y después, escuchad algún otro disco de la selección de Atmos que ofrece Apple Music. Creo que así se entenderá mejor la carencia de la mayoría de las mezclas que están ofreciendo los estudios estos días. Y el problema es ese, los estudios. No es Apple.

Autonomía y carga

Los AirPods 3 ofrecen mejor autonomía que sus antecesores. De hecho, ofrecen la mejor autonomía en cuanto a auriculares in-ear de la compañía. Tan solo son superados por los AirPods Max, que ofrecen 20 horas de escucha continua por obvios motivos (es un producto muchísimo más grande).

AutonomíaAirPods 3AirPods 2AirPods Pro
Auriculares6 horas5 horas4,5 horas
Caja30 horas24 horas24 horas

La carga de los AirPods 3 se hace por medio de la caja donde se transportan. Simplemente los guardas y se cargan. La caja se carga por medio de un cable Lightning (incluido). Pero también soportan carga inalámbrica y, además, con tecnología MagSafe en cargadores que lo soporten.

Pero, lamentablemente, la caja no se puede “pegar” a la parte posterior de un iPhone 12 o iPhone 13 para ser cargados. De hecho, Apple ha diseñado los imanes de la caja de los AirPods 3 para que haya un pequeño movimiento físico al intentar pegar un dispositivo con el otro.

Ronda extra

Algunas mejoras, novedades y detalles extra que tienen los AirPods 3:

  • Además de los cambios de las mallas de los micrófonos, se incorpora un micrófono extra que apunta dentro del oido, para intentar ecualizar mejor el sonido que se filtra.
  • Dato curioso: aunque son más pequeños, son 0,28 gramos más pesados que los AirPods 2. Es absolutamente imperceptible, pero curioso.
  • Los AirPods 3 ahora tienen certificación IPX4 para resistencia al sudor y al agua.
  • El cable conector finalmente es de Lightning a USB-C y no a USB-A, como los AirPods 2.
  • Si aún tienes un iPhone 5S (lanzado en 2013) o iPhone 6 (2014) y usas AirPods, debes saber que esta nueva generación no es compatible con ninguno de los dispositivos.
  • La caja tiene la misma forma que los AirPods Pro, pero es un poco más pequeña.

Los mejores auriculares inalámbricos de menos de 200 dólares/euros

No hay duda, los AirPods 3 son los mejores auriculares inalámbricos que se pueden comprar en la actualidad. La cambinación de comodidad, calidad de sonido, tamaño, diseño, autonomía y el soporte de Dolby Atmos los hacen muy atractivos considerando el precio.

Hay algunos competidores interesantes que han ido apareciendo en últimos meses o años como los Nothing Ear 1, que de hecho cuestan la mitad. Pero a estos se le ven las costuras en cuanto a calidad de sonido en algunas situaciones, como comentamos en nuestra reseña.

Apple inventó la gama de auriculares inalámbricos de este tipo. Y sigue dominándola. Si no estás dentro del ecosistema de la compañía, igual puedes usar los AirPods 3 en un dispositivo Android, aunque pierdes algunas funciones como el emparejamiento automático.

Dicho eso, creo que la relación calidad/precio que ofrecen los AirPods 3 no tiene paralelo.