La serie Loki no deja de dar sorpresas y el capítulo cuatro recién estrenado en Disney Plus ha dado varias de las más asombrosas. Pero en especial, hizo hincapié en varias cosas que pueden cambiar por completo la Fase 4 del Universo Cinematográfico de Marvel. Las nuevas historias — basadas en su mayoría en la posibilidad del multiverso — parecen ahora encontrar un peso específico en sus propias reglas. Pero sobre todo, el cuarto capítulo de Loki demostró que la TVA parece ser la excusa para algún secreto más elaborado, complejo y potencialmente letal. 

Pero más allá de sus revelaciones, el capítulo trajo también una mirada compleja sobre la forma en que la agencia funciona. Y eso, además, involucra a Loki, su extraña psicología y su futuro. Si te preguntas cómo pudo la TVA localizar a Loki y su variante cuando estaban a punto de morir en Lamentis -1, hay un motivo. 

Y uno que engloba todo lo que el argumento planteó hasta ahora. Loki acaba de cruzar el límite de la especulación sobre la naturaleza de la realidad. Y también la forma en que la TVA controla la supuesta Línea Sagrada del Tiempo. Lo que incluye ese supuesto “destino” al que el universo entero está atado de manera inevitable haga lo que haga. 

La TVA y lo inevitable

Según el primer capítulo de Loki, los Guardianes del Tiempo y la TVA protegen la Sagrada Línea del tiempo. Es decir, una línea temporal central que sostiene la realidad y evita una gran conflagración entre dimensiones. Un control semejante supone además, algo muy concreto: un destino. Según Mobius, cada criatura del universo está destinada a cumplir un rol. Lo que en teoría destruye la posibilidad del libre albedrío. 

El burócrata se tomó un considerable tiempo en explicar a Loki que su existencia había logrado “que otros alcanzaran su mejor versión”. Las líneas de tiempo fluyen en una serie de eventos que se cumplen en un orden que beneficie antes o después al objetivo de la TVA. Cuando la línea se rompe,  y ocurre una ruptura temporal de cualquier estilo ,  la TVA lo considera una infracción grave. Por lo que los llamados variantes responsables de semejante circunstancia son destruidos junto con la línea. 

En Loki, de Marvel Studios, el voluble villano Loki (Tom Hiddleston) retoma su papel de Dios del Engaño en una nueva serie que tiene lugar tras los acontecimientos de Vengadores: Endgame. Kate Herron la dirige y Michael Waldron es el guionista principal.

Ver Loki en Disney Plus

Por supuesto, y al igual que el cómic, los agentes de la TVA — tanto dentro de la agencia como soldados — son hojas en blanco. Y aunque en su versión tradicional son clones, en la televisiva son criaturas sin pasado con un único objetivo.

Siempre según Mobius, que a su vez repite lo que cree, fueron creados para ejercer el oficio de proteger el tiempo. Una y otra vez, los agentes, soldados y demás funcionarios de la TVA están avocados a evitar una supuesta “confrontación” entre universos. Lo cual, claro, implica que también su lugar en la realidad está sujeto a un destino específico.

Ahora bien, y como Sylvie dejó claro, toda la historia relacionada con el objetivo de la TVA parecen ser falsa. Lo que implica también, como el personaje mismo insistió, que el Universo tiende al caos en busca de libertad. Y esa libertad tiene una relación directa con el hecho de romper el paradigma concreto que hace que el libre albedrío sea impensable para la TVA. 

En el capítulo cuatro quedó demostrado que la idea del destino no es solo un método del control. También que el libre albedrío es una forma de subvertir el dominio de la agencia sobre lo que sucede. Y es aquí donde ocurre una ruptura mayor en el tono y en la trama de la serie. También del Universo Cinematográfico de Marvel, que hasta ahora se sostenía sobre una única realidad. 

Loki y su variante: una línea incontrolable 

Disney Plus

En el capítulo tres, Loki y Sylvie tuvieron considerable tiempo para la conversación, para escucharse uno al otro y al final empatizar. Loki, que siempre se había mantenido a distancia de todos quienes le rodeaban, encontró en Sylvie un igual. No solo porque se trataba de una de sus variantes,  sino porque además era alguien que podía comprenderlo. Y en quién podía comprender. Ese pequeño pero significativo matiz desmontó la idea de un Loki cuyo único destino es la soledad y la mentira. 

Pero el capítulo va más allá. Esa conexión inexplicable rompió lo que la TVA suponía era la línea temporal de Loki, creando un nexus propio que fue identificable. Una ruptura de espacio y tiempo tan importante como para ser detectada por la agencia.

¿Qué ocurrió en realidad? El capítulo lo explica un poco más adelante. En un intento de castigar a Loki, Mobius le deja encerrado en un loop temporal. Y muy al estilo de lo que suele ocurrir en la TVA, uno que incluye recuerdos y especial dolor. En la escena vemos a Lady Sif, que grita a Loki y le recuerda “que siempre estará solo”. El recuerdo se repite en una larga línea hasta que, por último, Loki termina por admitir que no deseaba hacer daño: “Solo quería atención”. 

El argumento utiliza la noción del autodescubrimiento y la búsqueda de objetivo personal para comprender cuál es el fallo en la TVA. Qué hace que sea imposible su mismo propósito y deje claro que se trata de una trampa. Si en realidad es posible romper el paradigma del destino, la TVA intenta crear destinos más que asegurar se cumplan. Más allá, analiza una idea poderosa y sugerente. En realidad, la TVA no persigue a quienes amenazan la Sagrada línea del Tiempo. Lo hace contra quienes pueden rebelarse de una u otra manera contra el papel que la agencia asume deben desempeñar. 

Loki comprendió a Sylvie a un nivel profundo. Eso provocó que se creara una línea nueva — o una percepción nueva — que le convirtió en un peligro… pero también le salvó de una muerte segura. De modo que el gran misterio de la TVA no es la forma en que controla el tiempo. En realidad, es cómo intenta condicionar y destruir a los que transgreden el orden. 

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

¿Y cuál orden es ese? El que supone que la protección de la Sagrada Linea del Tiempo evita la existencia del libre albedrío.