Falcon y el Soldado de Invierno (Malcolm Spellman, desde 2021) es la primera entrega marvelita en la que se introduce algo específico y relacionado totalmente con los X-Men, que tarde o temporano entrarán por fin, de lleno y con todos sus curiosos poderes, en el Universo Cinematográfico de Marvel después de que Disney comprara la Fox.

El afán de incluirles, de hecho, siempre lo han tenido sus realizadores. Wanda Maximoff, ya oficialmente la Bruja Escarlata y protagonista de WandaVision (Jac Schaeffer, 2021), y Quicksilver (Aaron Taylor-Johnson) son hijos del mutante Magneto en los cómics. Un asunto que, de momento, no se ha metido en la trama de esta exitosa saga fílmica.

Por otra parte, en Iron Man hay un huevo de pascua sobre el X-Jet, el avión de los superhéroes capitaneados por el profesor Charles Xavier. En El increíble Hulk (Jon Favreau, Louis Leterrier, 2008), otro acerca de los programas gubernamentales Weapons Plus, con los que transformaron a James “Logan” Howlett en Lobezno. Y, en Thor: El Mundo Oscuro (Alan Taylor, 2013), uno más sobre el supervillano mutante Vulcan.

Madripoor: de ‘X-Men’ al Universo Cinematográfico de Marvel vía ‘Falcon y el Soldado de Invierno’

Disney Plus

Sin embargo, el primer elemento de los X-Men que se ha introducido de forma explícita en el Universo Cinematográfico de Marvel, a través de las entretenidas peripecias de Falcon y el Soldado de Invierno, no resulta obvio para el público en general, pero los lectores de los cómics han debido de reconocerlo de inmediato.

Porque la isla asiática de Madripoor, a la que Helmut Zemo (Daniel Brühl) lleva a Sam Wilson (Anthony Mackie) y Bucky Barnes (Sebastian Stan) en el episodio “Power Broker” (1×03), es un escenario fundamental y recurrente en las aventuras de los mutantes superheroicos desde el número 32 de New Mutants (Chris Claremont y Steve Leialoha, 1985).

Por supuesto, el entorno de los Vengadores también está vinculado a su metrópoli, pero no hasta el punto de sus amigos con el gen-x, que establecieron una sucursal de la Mansión X allí, inclusive.

Lobezno, de los X-Men, en la barra de un bar de Madripoor

Princess Bar en Madripoor, durante el tercer episodio de ‘Falcon y el Soldado de Invierno’

Presumiblemente, los derechos de la ciudad de Madripoor serían de la Fox tanto como los de los X-Men y, ahora, los posee Disney. Con su división para millonarios y pobres y criminales en los distritos de Hightown y Lowtown, Falcon y el Soldado de Invierno parece respetar bastante su esencia de los cómics.

En ella destaca un local de bebidas y discotequeo, el Brass Monkey de Lowtown, donde entran Sam Wilson, Bucky Barnes y Helmut Zemo en busca de información sobre el suero que ha convertido a los Sin Banderas en supersoldados. Lo dirige Selby (Imelda Corcoran) en la serie, una mujer que no se anda con chiquitas.

Pero antes pasan frente a otro, el Princess Bar, que en las historietas de Marvel pertenece a un tal O’Donnell y, en parte, a Tyger Tiger, y es frecuentado nada menos que por Logan bajo el alias de Patch.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.