El primer smartphone de Huawei con su sistema operativo HarmonyOS será una realidad en 2021. Así lo ha revelado el responsable de la firma, Richard Yu, quien también adelanta que este software será implementado en una amplia gama de dispositivos inteligentes.

De HarmonyOS comenzó a saberse hace algo más de un año, cuando la firma revelaba este sistema operativo en varias televisiones inteligentes. Se suponía el primer avance y preparación ante un futuro de lo más incierto debido a las constantes restricciones por parte de Estados Unidos, siendo la más grave de ellas la limitación para establecer relaciones comerciales entre Huawei y Google, imposibilitando que los servicios más típicos de Android, como la tienda de aplicaciones Play Store, estuvieran incluidos en los smartphones de la casa asiática.

Poco más de 12 meses más tarde, la gigante china parece estar lista para anunciar el paso definitivo hacia la consolidación de su software. No son pocas las dudas, sin embargo, que la firma tendrá que despejar la próxima semana en la Huawei Developers Conference, su evento anual enfocado en el campo del desarrollo.

El negocio de Huawei queda en el aire

Con las muchas incógnitas que plantea la instauración de un nuevo sistema operativo en el segmento móvil, Huawei aún ha de dilucidar su futuro en relación a la fabricación y distribución de componentes para sus smartphones. Estados Unidos está llevando a cabo un ahogamiento de recursos efectivo mediante la prohibición de comercio de empresas clave para la marca asiática en la manufacturación de chips, por ejemplo.

Logo de HarmonyOS.

Taiwan Semiconductor Manufacturing Company (TSMC), clave en el sector, cortará sus suministros a la empresa la próxima semana. Así mismo, desde suelo estadounidense también se han propuesto vetar a Semiconductor Manufacturing International Corporation (SMIC), quien radica en China su mayor volumen de negocio. Unas acciones que dejan a Huawei con cada vez menos amigos y posibilidades de continuar con su negocio sin interrupciones.

Aunque HarmonyOS pueda componer una solución viable para la empresa en el terreno del software no será, por tanto, la llave que abra todas las puertas para su continuidad. El futuro de la tecnológica, a pesar de sus esfuerzos, continúa plagado de incertidumbre.