Cinco años, que van camino de ser seis. Ese es el lapso de tiempo que va a tomar a Intel, al menos, dar el salto definitivo del proceso de 14 nanómetros al más moderno en los 10 nm para los portátiles de mayor rendimiento. Y es que hoy presenta sus nuevos procesadores Comet Lake-H, insistiendo en la misma escala litográfica que ya vimos en 2014 con la entonces avanzada familia Broadwell.

La nueva serie H de Intel se suele incorporar en los PCs para movilidad y MacBook de mayores prestaciones, como el MacBook Pro de 16 pulgadas recientemente presentado. De ahí, hasta los equipos más potentes del mercado y configuraciones para gaming más ambiciosas.

Intel Comet Lake-H: optimización y altas frecuencias frente a nuevos procesos

Los procesadores con hasta 45 W de consumo reciben por tanto la décima generación o '10th Gen' Intel para equipos de alto rendimiento. El founder americano presenta nuevos procesadores portátiles que van desde un i5 de 4 núcleos y 8 hilos hasta un i9 con 8 núcleos y 16 hilos. En este caso además, el silicio llegará desbloqueado al fabricante, por lo que el consumo energético podría alcanzar los 65W en caso de que el sistema lo tolere.

Procesador Núcleos / hilos Frec. Base Frec. Turbo Max. TDP
i9-10980HK 8 / 16 2,4 GHz 5,1-5,3 GHz* 45-65 W
i7-10875H 8 / 16 2,3 GHz 4,9-5,1 GHz* 45 W
i7-10850H 6 / 12 2,7 GHz 4,9-5,1 GHz* 45 W
i7-10750H 6 / 12 2,6 GHz 4,8-5,0 GHz* 45 W
i5-10400H 4 / 8 2,6 GHz 4,6 GHz 45 W
i5-10300H 4 / 8 2,5 GHz 4,5 GHz 45 W

Los modelos marcados con un * alcanzan las frecuencias más altas en un número limitado de núcleos de forma simultánea para evitar el sobrecalentamiento. El i9-10980HK, lo hace únicamente hasta 5,3 GHz en dos núcleos, por lo que aportará el rendimiento correspondiente para hasta cuatro hilos, quedando el resto limitados a 5,1 GHz.

Procesador Intel 10th Gen, décima generación, Comet Lake-H
Intel

Otras características de los nuevos procesadores incluyen el soporte a memoria RAM de doble canal DDR4 a 2.933 MHz, DisplayPort 1.4, HDMI 2.0a, Thunderbolt 3 vía PCIe 3.0, soporte Wi-Fi 6 –que requiere hardware adicional por parte del fabricante– y USB 3.2 Gen 2, entre otras tecnologías.

En cuanto a su rendimiento, Intel compara el más poderoso de estos procesadores frente a un equipo equivalente de hace tres años, y afirma que se traduce en hasta un 54 % más de fps en gaming, un 44 % de "rendimiento general" para usuarios de productividad, renderizado 4K hasta el doble de rápido. Para el i7-10750H, el más interesante y susceptible de renovar a los MacBook Pro de 16", habla respectivamente de mejoras del 44 %, 33 % y 70 %.

Rendimiento del Intel Core i9 10980HK
Intel vía AnandTech

Un conflicto de producción y el futuro del portátil con rendimiento Pro

AMD presentó recientemente sus procesadores para equipos portátiles de alto rendimiento con su nueva arquitectura Zen 2, con la que se acerca y mucho en rendimiento a varias de las métricas en las que tradicionalmente ha dominado Intel. En este sentido, los Ryzen Mobile 4000 en 7 nanómetros son la competencia directa de los Comet Lake-H, especialmente en sus modelos de alto rendimiento, de 35 a 45 W.

AMD también cuenta con propuestas de hasta 8 núcleos y 16 hilos, y si bien a pesar de contar con un proceso de fabricación en 7 nanómetros (que sería equivalente en densidad de transistores al de 10 nm de Intel), esto no le permite alcanzar frecuencias tan elevadas. De hecho, el procesador más avanzado de AMD en este sentido sería el Ryzen 9 4900H, que alcanza los 4,4 GHz o 900 MHz por debajo –un 17 %– de la alternativa más rápida de Intel.

El motivo tras la decisión de no renovar estos procesadores de alto rendimiento en el proceso de 10 nanómetros es posiblemente doble. Por una parte, Intel se enfrenta a problemas de suministro que harían más rentable dedicar la producción limitada de ese proceso más eficiente a los equipos que más lo necesitan, los ultraportátiles.

Procesador Intel Ice Lake 10nm
Detalle de una oblea Ice Lake en 10 nm | Intel

Por otra, es cierto que el proceso de 10 nm tampoco parece otorgar enormes ventajas frente al de 14 nm, debido a que Intel ha tenido ya muchos años para optimizar esta fabricación y el rendimiento resultante, que es difícil de superar con los nuevos procesos. No obstante, Intel espera que esta problemática se esfume a lo largo de la década, donde espera reanudar una cadencia constante y alcanzar hasta 1,4 nm en 2020.

En cualquier caso, no todo está dicho ya que tanto Intel como AMD han de poner precio a su nueva hornada de silicios. AMD, como viene siendo costumbre, lo tiene fácil para dominar en un rango de precio más reducido, aunque ahora mayor y más relevante que el de pasadas generaciones.