Con motivo del Computex 2014, Intel ha desvelado más detalles acerca del roadmap que piensa seguir en lo que queda de 2014 y de paso presentar Intel Core M, su primer procesador Broadwell de quinta generación y que alcanza, por fin, la frontera de los 14 nanómetros.

En términos prácticos, Core M implica menor consumo (-45% según datos de la compañía) a la par que sube la autonomía, entre un 20 y un 40% con respecto a la generación actual. Por si fuera poco, lo que más se reduce es la emisión del calor, menos del 60%, lo que implica que Core M consigue que las tablets sin ventilador funcionando con Windows 8.1 se conviertan en una realidad.

-45% de consumo, 20% más de autonomía y 60% menos de emisión de calor

Para ejemplificarlo, la compañía ha presentado Llama Mountain. Se trata de un prototipo de tablet con sólo 7,2 mm de grosor y 650 gramos de peso que funciona sin ventiladores al mismo tiempo que supera en rendimiento a la mayoría de híbridos actuales y ofrece, sobre el papel, unas impresionantes 32 horas de autonomía.

Esa duración viene dada debido a que la placa con Core M no es mucho más grande que un iPhone, y todo el tamaño restante en el dispositivo puede utilizarse para colocar baterías más grandes.

Llama Mountain nunca llegará al mercado, normalmente estos prototipos se utilizan para acercarse a los fabricantes y enseñarles un modelo que puedan tomar como referencia para sus propios productos. Durante la presentación, Intel ha anunciado que un fabricante sin especificar estará lanzando próximamente un dispositivo que hace uso de Intel Core M. Sin poder asegurarlo al 100%, todas las papeletas para ser el elegido se las lleva el Asus Transfomer Book 300 Chi, presentado también en el Computex y que deja el grosor precisamente en 7,3 milímetros.

Intel Core M es un paso decisivo para que el PC del futuro se parezca más a una tableta que a un PC. El principal problema que tienen la totalidad de los híbridos de hoy en día, la Surface Pro y la Surface Pro 2 entre ellos, es que aunque el concepto promete ser el de "un tablet al que puedes acoplar un teclado" en la práctica es mucho más parecido al de un "portátil pesado, grueso y ruidoso al que le puedes quitar el teclado y utilizar con pantalla táctil". Core M ofrecerá, por fin, la posibilidad de que los portátiles convencionales se parezcan mucho más a un tablet y aprovechen conceptos propios como la ligereza, la facilidad de transporte y la ausencia de ventiladores.

Los primeros dispositivos funcionando con Intel Core M llegarán al mercado a finales de este mismo año.