Los nuevos silicios de AMD han llegado a las tiendas. Basados en 7 nanómetros, están disponibles desde el pasado 7 del 7. Las primeras valoraciones arrojan algo de luz a la situación actual del catálogo del fabricante en su órdago a Intel y –no tanto– a NVIDIA, que en su 50 aniversario se encuentra probablemente en uno de los mejores momentos de su historia.

Estos 7 nm, que llegan a sus CPU de usuario como a sus GPU de gama media, aportan mejoras en ambos apartados. Tal y como esperábamos, estas son mucho más notables en los procesadores de escritorio si las comparamos con su competencia de facto más reciente: la novena generación de procesadores Intel.

Ryzen 3000: mucho mayor rendimiento multihilo con un consumo menor

Como anticipamos entonces, los nuevos procesadores basados en la arquitectura Zen 2, suponen una gran renovación en el catálogo de AMD. Tanto por la vía del proceso de fabricación, que baja hasta los 7 nanómetros consintiendo un consumo menor, como por la vía de diseño, que aporta mejoras que hacen llevar un paso más allá el rendimiento.

Esto se confirma en las primeras reviews, que arrojan unas cifras estupendas para los recientes procesadores en lo alto de su gama media y alta para escritorio convencional. En AnandTech han tenido la oportunidad de probar el Ryzen 9 3900X (12/24 núcleos/hilos, 105 W, 499 dólares) y el Ryzen 7 3700X (8/16 núcleos/hilos, 65 W, 329 dólares), y contrastar el rendimiento de estos con sus alternativas más directas en Intel, los Core i9 9900K (8/16 núcleos/hilos, 95 W, 488 dólares) y Core i7 9700K (8/8 núcleos/hilos, 95 W, 374 dólares).

Si bien todavía queda trabajo por hacer en cuanto al rendimiento mononúcleo, donde Intel todavía sigue ligeramente por delante, la presencia de esos núcleos e hilos extra son determinantes para el rendimiento multinúcleo, que es ahora muy superior en AMD a un coste similar.

Todo ello además manteniendo un consumo energético sensiblemente inferior, debido a que Intel todavía no se atreve a dar el paso a arquitecturas con una miniaturización mayor. Esta se mantiene todavía en un proceso más que revisado de 14 nanómetros, aunque se encuentra a punto de dar el salto a los 10 nanómetros –de forma parcial, eso sí– en sus procesadores de menor consumo para portátiles.

NVIDIA maniobra con Super

El caso no se repite, al menos no totalmente, con los chips gráficos de AMD en su comparación con el producto actual de NVIDIA. Las gráficas Radeon RX 5700 y 5700X de AMD han tenido que reducir incluso su precio ligeramente –50 dólares– a un par de días de su lanzamiento para mantener la competitividad de su producto más reciente.

Y es que días antes de ese evento era NVIDIA quien contraatacaba con las versiones 'Super' de sus gráficas RTX para contener el avance de AMD y torpedear en lanzamiento de los productos de estas.

Los primeros análisis han coincidido en fechas, y si echamos un vistazo a los mismos vemos una situación mucho menos acentuada que en las CPU. La 5700 XT se correspondría en precio con la RTX 2060 Super (399 dólares), mientras que la 5700 lo haría con la RTX 2060 (349 dólares). Según leemos en Anandtech, su diferencia en rendimiento es de un 11-12% a favor de AMD, aunque esta queda lejos de aproximarse a las siguientes líneas de NVIDIA, las RTX 2070 o superiores.

Aquí hay que tener en cuenta que, de forma similar a Intel, NVIDIA todavía no ha hecho uso de los procesos mejorados de TSMC. Las RTX 2000 se fabrican todavía en lo que ellos llaman 12 nanómetros, lo que es probablemente una mejora sobre el proceso de 14 nanómetros que veíamos en generaciones anteriores. Por tanto, si NVIDIA todavía sujeta el trono en términos de rendimiento y por tanto eficiencia, es posible que lo haga todavía de forma más acentuada una vez dé el salto previsto a los 7 nanómetros. Este podría llegar con su próxima generación de gráficas, las RTX 3000.