Nvidia acaba de presentar oficialmente sus nuevas tarjetas gráficas destinadas a la media y gama alta. La nueva familia Super llega con interesantes novedades con las que hacer frente a AMD. Buscando el máximo rendimiento y aprovechar al máximo el raytracing, las nuevas RTX 2080, 2070 y 2060 mantienen el precio de sus antecesoras a pesar de mejorar en características y rendimiento.

GeForce RTX 2060 SUPER: cerca de sus hermanas mayores

La nueva GeForce RTX 2060 Super no es una simple actualización de su modelo anterior, en absoluto, nos encontramos ante una GPU que ha dado un salto de características considerable, hasta el punto de acercarla al rendimiento de sus hermanas mayores.

Fabricada por TSMC, con 12 nm, el nuevo chip TU106-410-A, una frecuencia base de 1470 MHz -1650 MHz con Boost- y RAM de 8 GB, nos encontramos ante la mejor GPU de gama media que podemos comprar. Su precio, al igual que sus características, también aumenta y se fija en los 429 €.

GeForce RTX 2070 y 2080 SUPER: más potencia

En cuanto a la GeForce 2070 Super, su fabricante también es TSMC y mantiene los 12nm, pero nos encontramos con un chip de más calidad, el nuevo TU104-410-A1**, una frecuencia de 1605 MHz -1770 MHz con Boost- y 8GB de RAM. En cuanto a su coste, llegará al mercado con un precio de 536 €.

La GeForce RTX 2080 Super es la que menos cambios integra, pero a su vez es la que obtiene la mayor novedad de todas. Al igual que sus hermanas pequeñas se mantiene en los 12 nm, fabricada por TSMC y con el mismo chip que la 2070. Sin embargo el cambio más interesante llega con los cambios a raíz de incorporar 48SM, lo que proporciona 3072 Shaders, 192 TMUs, 64 ROPs, 48 RT Cores y 384 Tensor Cores.

En cuanto a la frecuencia también vemos un aumento a los 1650 MHz y 1815 con Boost. Su VRAM también evoluciona ya que por primera vez se integran módulos GDDR6 de 15500 MHz. En cuanto a su precio, se fija en los 752 €.

Además, las gráficas no llegan solas, sino que lo hacen junto con FrameView, la nueva herramienta para medir el rendimiento y consumo energético de nuestros PC. Su mayor utilidad la encontraremos en la capacidad de medir tasas de FPS o consumo de la tarjeta gráfica, todo ello con un requerimiento energético y un impacto mínimo en el sistema.