El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, está dando mucho que hablar después de sumarse a la lista de gobernadores que han decidido anteponer la economía de su país a la salud de la población. Su recomendación es que solo se confinen los pacientes de riesgo y que los demás no teman contagiarse, pues eso les servirá para inmunizarse.

Con la vista puesta en lo que ocurre en el resto del mundo, muchos brasileños han optado por autoaislarse, a pesar de los consejos del político; que, como si de Fraga en Palomares se tratara, no deja de darse baños de masas, sin mantener la distancia de seguridad y sin usar ninguna medida de protección aparente. Sin embargo, sí que se ha unido a la moda de la recomendación de la hidroxicloroquina, como cura super milagrosa y efectiva contra el coronavirus. Es cierto que está utilizándose en ensayos clínicos, algunos con muy buenos resultados, pero estos son demasiado preliminares como para hacer afirmaciones tan tajantes. Por eso, a Facebook no le ha quedado más remedio que tomar cartas en el asunto.

Cuidado con lo que anuncias

A principios de este año, con la actual pandemia casi en pañales, los bulos y fake news sobre el coronavirus ya corrían como la pólvora por Internet. Virus creados en laboratorio para la lucha biológica, remedios milagrosos para su cura, misteriosas conspiraciones gubernamentales… todo valía.

Las redes sociales son un magnífico caldo de cultivo para este tipo de mensajes, como estamos pudiendo ver ahora que el virus se ha expandido por el resto del mundo. Por eso, en aquel momento, Facebook anunció que eliminaría todas las noticias de este tipo que se publicara en dicha página y también en Instagram.

Es la razón por la que no les ha quedado otra opción que intervenir después de que Bolsonaro publicara un vídeo sobre las bondades del consumo de cloroquina para evitar contagios. Los gobiernos de la inmensa mayoría de países llevan semanas intentando hacer acopio de este fármaco, por si llegara el momento de que realmente fuera necesario. No obstante, otros van más allá y alientan a sus ciudadanos a adquirir el medicamento. Es el caso de Trump y el presidente brasileño. Por desgracia, si estos mensajes se interpretan sin tener en cuenta evidencias científicas pueden dar lugar a tristes sucesos, como la muerte reciente de un hombre que falleció en Estados Unidos tras beber líquido para acuarios con fosfato de cloroquina en su composición.

Según ha explicado un portavoz de Facebook a Techcrunch, se encargan de eliminar cualquier contenido que viole los estándares de la comunidad o lleven a información errónea que pueda provocar daños físicos. Por eso no les ha quedado más remedio que borrar este vídeo, compartido pro Bolsonaro el pasado domingo. Y es que las fake news no dejan de ser un peligro para quien las recibe, vengan el personaje que vengan.