– Nov 18, 2019, 19:01 (CET)

La mitología se hace más extraña: todos los easter eggs del capítulo cinco de ‘Watchmen’

El capítulo cinco de Watchmen demuestra que para los productores de la serie, la conexión entre la novela gráfica y el show, sigue siendo una extraña combinación entre referencias cruzadas y el origen de una nueva mitología que se crea episodio a episodio. Te contamos todos los easter eggs de encontrarás en esta ocasión.

La historia de Watchmen sigue avanzando y con ella, la noción que el universo que crea para sostener el argumento de la serie. Un curioso híbrido entre el universo creado por Moore y de Dave Gibbons y algo más complejo. Te dejamos aquí todas las referencias de un capítulo especialmente complicado y lleno de guiños a la novela gráfica.

El Gran Tic Toc

El capítulo comienza con un fragmento de una transmisión de radio, en la cual el presentador hace una referencia directa al reloj del Juicio final, que en la serie se encuentra a un minuto de la medianoche. Se trata de una metáfora actual que indica cómo el comportamiento del hombre hace inevitable su destrucción — de hecho, el reloj existe en el mundo real — pero en el cómic, es un elemento de enorme importancia. El último minuto del reloj que anunciaba una catástrofe global se estableció un minuto antes que Ozymandias arrojara su calamar monstruoso sobre Nueva York y desatara una tragedia inimaginable.

Carnavales, máscaras y temores

Looking Glass/Wade Tillman recurren un carnaval de Hoboken en medio de una extrañísima actividad proselitista. Como recordarán los fans, la recreación del episodio es muy parecida a la celebración similar que Jon Osterman y su novia de por entonces Janey Slater recorren en Nueva Jersey antes del accidente nuclear que transformará al científico en el omnipotente Doctor Manhattan.

Pequeños grandes guiños

El episodio estuvo lleno de todo tipo de referencias para los fans de la novela gráfica. La insistencia del llamar a Nueva York “una guarida de Putas” de forma muy semejante a ya famosa frase de Rorsarch: “Mirarán hacia arriba y gritarán ‘¡Sálvanos!’ … Y miraré hacia abajo y susurraré No”.

También hay menciones muy directas al llamado método Veidt: un personaje al margen de la acción principal está leyendo Tales of the Black Freighter en la que puede leerse un anuncio con la rutina de entrenamiento que solía promocionar el otrora muy respetado Veidt. El llamado “Método Vedit” apareció varias veces en la novela gráfica. También vemos un cartel de Promethean Cab Co., que también formaba parte del extenso catálogo de de empresas del cómic. Una y otra vez, la serie hace hincapié en la forma en que analiza la relación del material de origen con el universo (mucho más amplio y complejo) de Moore y Gibbons.

Rorschach una y otra vez

Watchmen se ha encargado dejar muy claro capítulo a capítulo que Looking Glass es el digno e inevitable sucesor de Rorschach. Algo que en el capítulo cinco hace de nuevo hincapié al mostrar la forma en que se enrolla la máscara para comer frijoles de una lata, un hábito que remite de forma directa al personaje del cómic. Mientras lo hace, además, el programa American Hero Story vuelve a recorrer la historia privada de la era Minutemen: esta vez deja entrever que Hooded Justice y Capitán Metrópolis eran amantes.

Nostalgia y otras miradas al pasado

Una de las tantas empresas de Adrian Veidt en la novela gráfica fue Nostalgia, una marca decadente de cosméticos y perfumes. Y aunque en la serie se trata de algo más medicinal, la noción es la misma: una forma de nostalgia por un mundo que desaparece por rapidez.

The Pale Horse

Uno de los guiños más extraños de este universo alterno es el hecho que la tragedia ocasionada por Veidt forma parte de la cultura popular a niveles muy profundos e intrincados. En este capítulo, se deja entrever que en 1992, el director Steven Spielberg dirigió una película denominada The Pale Horse, titulada de esas formas debido a que fue el nombre de la banda que tocaba en en el Madison Square Garden cuando la tragedia ocurrió.

Por la descripción del metraje y su trascendencia, es evidente que el Spielberg de esa realidad alternativa llevó a la pantalla grande la historia de la gran tragedia moderna en lugar de la del holocausto Lista de Schindler, que en la vida real llegó al cine en 1992.

La extraña belleza del absurdo

Veidt intenta una nueva tentativa de libertad y deja claro dos cosas: que al parecer no se encuentra en Marte (como hasta ahora la mayoría de los fans había supuesto) y que está haciendo un decidido esfuerzo por escapar de su cautiverio. Y mientras escribe su mensaje “Sálvenme” con los cuerpos de sus sirvientes muertos, las imágenes remiten inmediatamente al cómic tan leído en el universo de Moore, en la que uno de los protagonistas usa a un grupo de cadáveres y salvarse a sí mismo. Una y otra vez, hay una especie de concordancia entre la novela gráfica, la tensión interna de su mundo y la serie.

Watchmen llega a la mitad de su primera temporada conservando la mayor parte de sus secretos intactos. ¿Vendrán las mejores revelaciones en los próximos capítulos? Solo nos resta esperar.