Todos los ‘easter eggs’ del tercer capítulo de Watchmen

Si eres seguidor de la novela gráfica Watchmen, el tercer capítulo de la serie homónima de HBO debe ser tu preferido hasta ahora: finalmente se confirma que Jeremy Irons interpreta a Adrian Veidt. Además, otro de los miembros del equipo original volvió para formar parte de esta singular travesía por el mundo creado por Alan Moore: Silk Spectre/Laurie Blake apareció en escena como un agente de FBI, lo que demuestra que la serie está mucho más conectada a la novela gráfica de lo que sospechamos. Hagamos un rápido repaso de todas las referencias de quizás el capítulo más denso de una serie que está demostrando reversionar el universo original de formas imaginativas y cada vez más tenebrosas.

“She Was Killed by Space Junk”

El título por supuesto hace una velada referencia a la canción Space Junk de la banda músical Devo, que en el cómic era la favorita de la Silk Spectre. De modo que el fandom se amplía y se hace cada vez más cercano a referencias mínimas, pero de considerable importancia para la serie.

Una vieja conocida

La agente especial del FBI Laurie Blake resulta ser nada más y nada menos que Laurie Juspeczyk, la segunda versión de Silk Spectre, quien tomó el título como superhéroe de su madre. Lo realmente inquietante de su encarnación para el show de HBO es que toma el apellido de su padre Edward Blake/The Comedian, el hombre que agredió sexualmente a su madre y desató un violento y oscuro conflicto en una de las líneas argumentales más duras del cómic. Para su versión televisiva (interpretada por la actriz Jane Smart) la única mujer de equipo de marginados enmascarados parece haber heredado todo el cinismo de su padre, además de su tétrica visión del mundo.

La serie parece muy interesada en demostrar la personalidad de Laurie y lo hace muy pronto: después de arrestar a un vigilante que intenta detener un robo bancario, Laurie se dirige a Tulsa para investigar la muerte de Judd Crawford, una solicitud directa Joe Keene Jr., (adivinaste, es el hijo del senador detrás de la Ley Keene en 1977). Lo hace en compañía de un personaje que, de ahora en adelante, será una especie de conexión entre el pasado y el presente en el argumento: el Agente Dale Petey (Dustin Ingram), compilador de la llamada Peteypedia y un experto en historia de héroes enmascarados en general.

Es la aparición de Laurie la que brinda varios de los momentos del show que se conectan de manera directa con la novela gráfica: al llegar a su casa luego de un día de trabajo, Laurie pide a sus sistemas eléctricos “toque a Devo”, lo que conecta al personaje directamente con su versión del cómic, y también con el título del programa, que parece dejar muy claro que en esta ocasión Laurie será el eje motor de todo lo que ocurrirá y la forma como comprenderemos todo el intrincado argumento.

Lo más notorio en el episodio enfocado en el personaje es que Blake, está dedicada a una división de élite del FBI que se dedica a perseguir y mantener a raya, por decirlo de algún modo, a los vigilantes, lo que deja muy claro que está trabajando contra su propia identidad y lo que es más importante: lo que fue gran parte del propósito de su vida. Según el material complementario publicado por HBO, el motivo de todo este cambio de actitud se debe a un arresto en el año 1995 por una violación contra la Ley Keene, aún vigente para el momento y que prohíbe la lucha de enmascarados contra el crimen. Según el mismo documento, Dan Dreiberg/Nite Owl permanece bajo custodia por negarse a trabajar con el FBI.

Además, la Laurie televisiva no olvidó sus orígenes: en su departamento se puede ver un póster de un retrato Warhol en el que aparecen The Comedian, Nite Owl, Doctor Manhattan y la misma Laurie, vestida como Silk Espectre. Si tomamos en cuenta que el personaje es la hija de Edward Blake, el interés romántico —o algo semejante— del célebre héroe de piel azul y que tuvo un intenso romance con Nite Owl, la imagen es un repaso rápido no solo a su vida, sino también a los momentos más emblemáticos de su personaje en el cómic.

Hay una buena cantidad de guiños un poco ambiguos, que sin embargo dejan claro y contextualizan a Laurie y la conectan directamente con su pasado: uno de los llamativos, es cuando el personaje tiene sexo con el agente Petey, escena en la que ambos llevan máscara. Lo que remite de inmediato a uno de los momentos más incómodos — y humanos — en la novela gráfica: la ocasión en que Dan Dreiberg/Nite Owl no pudo mantener una erección al irse a la cama con Laurie y solo pudo lograrlo, una vez que ambos llevaron sus respectivos trajes de superhéroes.

El héroe sin nombre

Por supuesto, con Laurie de vuelta, la presencia del Doctor Manhattan es más evidente que nunca: en una de las secuencias más extrañas del episodio, vemos al Agente especial Blake haciendo bromas en una caseta azul cuyo único objetivo es permitir la comunicación del mundo con Manhattan, que por lo visto continúa con su exilio dorado en Marte.

La serie, además deja claro que Trieu Industries compró las compañías de Adrian Veidt y ahora es el principal proveedor de tecnología futurista en el Universo de Watchmen. La llamativa caseta, parece ser uno de los centros específicos que permite a la gente común hablar con el Doctor Manhattan durante su largo periplo intergalactico o al menos, enviar mensaje, aunque no está de todo claro si reciben respuesta. O en realidad, podría también decirse que solo responde a determinados mensajes: como en apariencia lo indica esa gran escena final con el coche Angela cayendo cerca de Laurie como referencia a la pequeña broma telefónica de Laurie en la caseta azul. No obstante, todavía no hay nada claro al respecto, aunque lo que sí es bastante evidente es que hay un poco de sentido del humor en todo el asunto, a pesar de la insistencia de Laurie que el Doctor Manhattan no tiene demasiado.

Por otro lado, la tecnología que creó —de manera accidental— al único héroe real del planeta, continúa dando que hablar o al menos, provocando la suficiente controversia como para que los rusos intenten construir un “generador de campo intrínseco”. Un avance tecnológico que fue el responsable de la transformación de Doctor Manhattan y que la “obra” de Adrian Veidt mencionó en el capítulo pasado. ¿Eso quiere decir que la Guerra Fría jamás terminó? Según lo explicado en la serie, en realidad solo se transformó en algo más parecido a una frenética carrera armamentista.

Para los nostálgicos (y los que se preguntaban cuál podría ser el aspecto del Doctor Manhattan en la serie), le vemos en una vieja portada de la revista Esquire junto a Laurie, en su atuendo de Silk Specter.

Una siniestra sonrisa

Como siempre, American Hero Story vuelve para recordar el pasado de manera muy estratégica. En esta ocasión muestra The Comedian (con su tradicional máscara a cuadros), junto al Capitán Metrópolis (la máscara roja a la derecha) en una imagen que recuerda el peso del personaje en el episodio (a pesar de la ausencia) y la sensación constante que se encuentra en mitad de la conversación. Laurie de hecho habla sobre “como asesinaron a su padre” y descubrieron “un disfraz en el armario”, lo que establece un inmediato paralelismo entre como Rorschach descubrió el disfraz del comediante, de la misma forma en que Angela encontró la “verdadera personalidad” de Judd Crawford, al fondo del armario.

Para su versión en la serie, Laurie parece obtener una evidente satisfacción en las bromas y el humor negro que a lo largo del programa conecta de forma inteligente varios de los personajes de la novela gráfica con su propia historia. Desde la mención del “Chico Buho” para habla de su ex novio Dan Dreiberg/Nite Owl, hasta su mención expresa al “hombre más inteligente del mundo”, Laurie dedica buena parte de su sardónico sentido del mundo a contextualizar al resto de los personajes.

Y hablando de Nite Owl

Todo parece indicar que el bueno de Dan Dreiberg se encuentra en una complicada situación legal, por lo que el senador Keene insinúa podía ofrecer un perdón presidencial “para liberar al búho de su jaula”. Lo extraño — y ligeramente hilarante — es que Laurie tiene un búho por mascota y lo mantiene enjaulado, lo que hace toda la conversación más extravagante y mordaz.

Con la máscara puesta

También en el tercer episodio, se confirma que la Séptima Caballería tiene en su poder el diario de Rorschach y que de hecho, llegó a publicarse. No obstante, en la pantalla del FBI en que se muestra al diario como una prueba puede verse una una página con su letra original, fechada el 13 de octubre de 1985.

Y el secreto —no tan secreto— queda al descubierto

Como todos los espectadores sospechaban, el misterioso personaje interpretado por Jeremy Irons es sin duda Adrian Veidt/Ozymandias, que disfruta de una especie de exilio dorado o en un cautiverio lujoso y que la serie no se molesta en aclarar demasiado. Según el material extra de HBO, solo sabemos que desapareció en el año 2007 y finalmente fue declarado muerto. Su conexión con la tragedia de Nueva York es pública, pero al parecer nadie cree demasiado la versión que un hombre telestrasportó un calamar para matar a seis millones de personas, lo que pone a Veidt en una situación curiosa con respecto a su pasado.

Por extraño que parezca, el episodio deja entrever que el tiempo transcurre de manera distinta en el lugar en el Veidt se encuentra. De nuevo, vuelve a celebrar un “aniversario” — aunque seguimos sin saber qué celebra en realidad — lo que hace suponer que la cronología del personaje es por completo distinta a la de la serie.

Veidt, a pesar de encontrarse retirado no se encuentra del todo inactivo y parece dedicar su gran cantidad de tiempo libre a crear un traje de que permitirá viajar al “gran más allá”, cosa que aún no logra y sigue provocando uno que otro problema, como la muerte de uno de los peculiares sirvientes de Veidt.

¿Y quién es Lady Trieu?

La gran pregunta de la semana: mientras Laurie y Petey vuelan a Tulsa, pasan por el reloj del Milenio que inspira a Petey —ese gran fanático— a hacer una referencia a Ozymandias. Lo siguiente que sabemos es que Trieu Industries compró los activos del desaparecido Adrian Veidt, convertido en una gran incógnita. Por ahora, tenemos la certeza de que se trata de la cabeza visible del gran proveedor de tecnología, que incluye por supuesto, comunicación con el superhéroe de piel azul que decidió vivir en Marte.

¿El gran superhéroe de la tierra abandonará su exilio espacial? Para el cuarto capítulo es más que probable que el Doctor Manhattan haga una aparición más que tangencial, lo que finalmente cerraría el ciclo de una historia que está conectando de manera inteligente y sutil a todos sus personajes. Nos queda una semana para conocer la respuesta.