La comida sana está de moda pero también lo está la comida rápida. Los españoles optan por la comodidad a la hora de consumir.

Las cápsulas de café, las hortalizas y frutas envasadas y listas para consumir, y los platos precocinados ganan popularidad entre los productos. La alimentación sana es una nueva tendencia.

La cara negativa la muestran el azúcar, cuyo consumo cae un 4,2% o el aceite de semillas, que desciende un 11,4%, y los postres de chocolate, que descienden un 22,1%.

Llamativo es también que desciende el consumo de pescado, un 2,4% y el de carne fresca, un 3,8%. Lo que, de alguna forma, deja patente la importancia de la conveniencia en un entorno social cada vez más dinámico. Tampoco es un buen momento para las gaseosas y bebidas, cuyo consumo desciende un 4% o los vinos, que baja un 2,4%.

Este gráfico muestra cuáles son los alimentos cuyo consumo ha crecido más en el último año y cuáles se consumen cada vez menos en los hogares españoles:

Consumo en los hogares españoles

El gasto total dentro de los hogares españoles ascendió a 68.538,1 millones de euros, lo que supone un 1,6% más que en 2017. Este incremento se debe al aumento del precio medio (1,8%), ya que el volumen total adquirido se mantuvo estable (-0,2%).

Este artículo fue publicado originalmente en Business Insider