El bloqueo de Estados Unidos a Huawei está teniendo duras consecuencias, y no únicamente para el gigante de las telecomunicaciones chino que se ha visto incluso obligado a reducir la producción tras un golpe a sus ventas en distintos mercados, incluyendo el español. Ahora, según publica el Financial Times, Google está presionando a la administración estadounidense para permitir a Huawei acceder a su sistema operativo móvil.

Los primeros efectos del veto del gobierno que dirige Donald Trump vieron la luz a la luz tras publicarse que Google paralizaba sus relaciones comerciales con Huawei. Esto implica la pérdida del acceso a futuras actualizaciones de software a las que Huawei tendría que adaptarse mediante la implantación de software propio.

Ahora, según esta publicación y de acuerdo a las fuentes del FT, es la propia Google quien está argumentando que esto podría tener más perjuicios que beneficios para la propia seguridad nacional estadounidense. Afirma que si Huawei se ve forzada a lanzar este sistema operativo "híbrido", estaría "más en riesgo de ser hackeado, especialmente por China".

Y es que el hecho de que los dispositivos de Huawei no cuenten con el Android de Google difícilmente podría mejorar la seguridad nacional de Estados Unidos, teniendo en cuenta que estos dispositivos ya se encuentran restringidos en dicho mercado. Si Huawei distribuye finalmente dispositivos sin los servicios de Google, sin Google Play y su Play Protect –que es el 'antivirus' de facto en Android actualmente– en el resto de mercados, la información que pase por ellos estaría más fácilmente comprometida.

Huawei ya ha afirmado que es capaz de implementar su propia versión del sistema operativo muy rápido. Muy probablemente, este estaría basado en la versión que utiliza en China y que evita los servicios de Google y su Play Store gracias a App Gallery, su propia tienda de aplicaciones.

Por supuesto y como apuntan también en Bloomberg, hay un incentivo hasta más relevante que la supuesta seguridad nacional que argumenta frente al gobierno de Estados Unidos. Si el segundo fabricante de dispositivos móviles a nivel mundial deja de utilizar sus servicios, Google podría perder el control sobre los datos de estos y el correspondiente pellizco en ingresos publicitarios.

De momento, parece que Huawei no está negociando "directamente con la ejecutiva de Trump y está esperando a ver cómo evolucionan las conversaciones de Google". Todavía le quedan unos dos meses y medio de plazo, hasta que el próximo 19 de agosto se hagan efectivas las restricciones con todas sus consecuencias.

👇 Más en Hipertextual