Desde que el pasado domingo se revelara la suspensión de los negocios entre Google y Huawei, las ventas del fabricante chino han caído entre un 25% y un 30% en España, según Pablo Wang, CEO de la división de consumo en España.

"Si digo que las ventas no se han visto afectadas, sería mentira", ha reconocido el ejecutivo durante una rueda de prensa en la sede de la compañía en Madrid. Pese a ello, el máximo responsable de la unidad de consumo ha señalado que, en los últimos días, la corporación ha recuperado los niveles de venta que tenían a principios de mayo en diversos distribuidores.

Wang también ha aprovechado la ocasión para tranquilizar a los clientes de la marca, asegurando que todo "va a seguir funcionando como hasta ahora". "Huawei lleva más de 15 años en Europa [...] y vamos a estar aquí por muchísimos más", ha concluido.

Sobre la estrategia del fabricante en España, el directivo ha asegurado que la cuota de mercado y el número de ventas cada vez tiene una menor relevancia en las decisiones internas de la compañía. En su lugar, Huawei cada vez da más valor a métricas como la calidad del servicio o la satisfacción de los clientes.