El E3 2019, la feria internacional que reúne a todo el sector de los videojuegos estos días en la ciudad de Los Ángeles, está sirviendo no solo para poner de gala los próximos títulos que llegarán a las distintas plataformas y las consolas que serán lanzadas el próximo año, sino también para dar visibilidad a componentes esenciales en el ámbito gaming. En este caso ha sido AMD quien ha desvelado sus nuevos procesadores y gráficas con los que quiere conquistar al segmento de jugadores de PC.

Además de las gráficas Radeon RX 5700 y la Radeon RX 5700 XT, la compañía ha mostrado el Ryzen 9 3950X, lo último de la empresa de Sunnyvale en procesadores que cuenta como principal característica con 16 núcleos y 32 hilos funcionando a 4.7GHz (pico) en su interior y que asienta su base sobre una arquitectura de 7 nanómetros. Con ello planta cara de manera directa a Intel, asegurando que en la actualidad hay poco motivo para optar por la marca rival en lugar de por sus recientes creaciones, que ofrecen mayores prestaciones a precios realmente competitivos.

Cuenta también con una caché de 72MB, una TDP de 105 W y será compatible con las placas AM4, maximizando así su adopción. Estará disponible el próximo mes de septiembre con un precio de 749 dólares.

Adicionalmente, AMD ha revelado también las nuevas actualizaciones en su popular línea de APU, las cuales continúan manteniendo la promesa de ofrecer la integración de CPU y GPU a un nivel económico para poder jugar sin tener que realizar una gran inversión por el camino. Llegan así la Ryzen 3 3200G y la 5 3400G, ambas basadas en la arquitectura Zen+ de 12 nanómetros, 4 núcleos y con gráficos Radeon Vega 8 y Vega 11 y unos precios de 99 y 149 dólares, respectivamente.

Apuros para Intel

La presentación de la Ryzen 9 3950X no es más que la continuación de lo que la empresa ya mostró el mes pasado en el Computex 2019, donde ya apuntaba a una alineación cada vez más potente para los jugadores y profesionales que necesiten potencia en sus máquinas. Los Ryzen 3700X, Ryzen 3800X y Ryzen 3900X llegaban entonces, todos ellos algo inferiores al hoy mostrado, pero igualmente competentes en su segmento en relación a la calidad y el precio. Ya entonces se posaron muchas miradas sobre estas propuestas, que hoy terminan de completarse para el público más exigente.

Mientras tanto, Intel anunciaba que 2021 sería la fecha prevista para la llegada de sus procesadores de 7 nanómetros, al tiempo que se presentaban también los primeros de 10nm –para portátiles, eso sí–. Después de esto, mucho tendrá que apretar la tecnológica para equipararse con una AMD que cada vez ofrece más ventajas competitivas.