Tras varios años en desarrollo y unos cuantos meses en votación, la polémica reforma del copyright ha sido hoy finalmente aprobada en su totalidad, sin aceptar enmiendas de ninguna clase, en una votación realmente ajustada en el parlamento europeo. El futuro de internet tal y como lo conocemos en Europa se verá afectado, aunque las modificaciones concretas todavía no sean efectivas pues es responsabilidad de los estados miembros llevarlo a cabo.

En una votación con 348 votos a favor, 274 en contra y 36 abstenciones se ha rubricado la nueva ley de copyright que ya pasó un primer filtro el pasado septiembre. Lo hace además con los polémicos artículos 11 y 13 –que ahora ocupan los lugares 15 y 17, siendo rigurosos– que ha puesto en pie de guerra a gigantes de internet y voces conocidas de todo tipo.

Sin enmiendas

Las enmiendas a retirar los artículos 15 y 17 –antes 11 y 13–, han sido rechazadas. En el caso del artículo 13, se han votado en un margen todavía más ajustado que el del hasta ahora artículo 13, con tan solo cinco votos de diferencia entre ambas.

Portavoces de la Comisión Europea explicaban la pasada semana a Hipertextual en un encuentro en Bruselas que realmente estos artículos afectan a los gigantes de internet y los repositorio de noticias y contenido, como la española Menéame. En este sentido, los usuarios quedan exentos del cumplimiento de la norma y todo el peso recae en las plataformas.

El artículo 15 –antes artículo 11– establece unas tasas sobre los propios enlaces, una suerte de "tasa Google" que podría afectar a todos los sitios web con un volumen considerable. En este sentido, la ambigüedad está más que presente en la redacción del artículo. El artículo 17 –antes artículo 13 o "antimemes"– es el que fuerza a los sitios a aplicar filtros de subida que controlen el contenido que alojan en ellos sus usuarios, y que en la medida de lo posible adquieran los derechos necesarios para la reproducción de los contenidos.

Según la Comisión Europea, la aprobación de esta reforma de la ley de propiedad intelectual va mucho más allá de estos dos artículos, y tiene como fin beneficiar la posición de los autores desde un punto de vista también económico. La intención es evitar así que no recaiga todo el beneficio del material derivado de su contenido original en las web que lo almacenan y distribuyen sistemáticamente.

Google es uno de los actores que más fuertemente se ha posicionado de forma pública contra esta reforma del copyright. Los efectos tanto en el propio buscador, como en Google News –esta vez a nivel global– o en Youtube pueden ser enormes, y así lo ha insistido en una campaña no poco contundente. Según un portavoz de la compañía:

"La directiva sobre Copyright ha mejorado pero seguirá provocando inseguridades jurídicas y perjudicará a las economías creativas y digitales en Europa. Los detalles importan, y esperamos poder trabajar con los responsables políticos, editores, creadores y propietarios de derechos, a medida que los Estados miembros de la UE avanzan en la aplicación de estas nuevas normas."

En desarrollo...