La recuperación de Sony podría sufrir un importante punto de inflexión el próximo 25 de febrero. Se espera que ese sea el día en el que la histórica marca japonesa, lejos de los grandes en el mundo de la telefonía móvil durante los últimos años, anuncie el Xperia XZ4, el smartphone más ambicioso de su historia reciente.

El nuevo producto, de acuerdo a las sucesivas filtraciones acontecidas durante los últimos meses, será uno de los primeros en incorporar una pantalla de unas 6,5 pulgadas con un formato 21:9, algo más vertical que el 18:9 y el 19:9 que la mayor parte de fabricantes han adoptado durante los últimos dos años.

La proporción supuestamente escogida por Sony tiene una explicación: se trata del ratio más habitual en la industria cinematográfica –en la que Sony es uno de los actores más importantes–. Los 21:9 del XZ4, por lo tanto, aumentarían la inmersión en el contenido y acercarían la experiencia a la de un cine.

Este panel también contaría con tecnología OLED, ya presente en el XZ3 y casi un estándar dentro de la gama alta. Esto, unido a la alta resolución, el HDR y la calibración de Sony –cuya Master Series, recordemos, ha sido reconocida como una de las mejores gamas de televisión del mundo–, podría situar al XZ4 como uno de los grandes referentes en este ámbito.

El hardware estándar de 2019

El nuevo teléfono de Sony, como muchos otros de Xiaomi o LG, integraría un microprocesador Snapdragon 855 de Qualcomm. Las primeras pruebas ejecutadas sobre este chip, aún en modelos de preproducción o desarrollo, muestran una potencia bruta muy superior a la de su predecesor, especialmente en tareas de inteligencia artificial. Las cifras, asimismo, lo sitúan como uno de los micros con mayor capacidad de procesamiento de la industria móvil.

Junto al Snapdragon 855, Sony incluiría 6 GB de memoria RAM y un almacenamiento de 128 GB –extensibles mediante tarjeta microSD–. Este conjunto situaría al Xperia XZ4 a la par de smartphones como el Samsung Galaxy S10 y el Mate 20 Pro en lo que a potencia se refiere.

Detrás de todos estos componentes se encontraría una batería de entre 3.900 y 4.400 mAh de capacidad, equiparando así a los mejores del sector. Además, mantendría la carga rápida y carga inalámbrica que ya se integró en su predecesor.

¿Y en fotografía?

Fotografía: Nicolás Rivera (Hipertextual).

En lo que a fotografía se refiere, todo parece indicar que el Xperia XZ4 podría optar por una configuración triple en la zona posterior: una cámara de 52 megapíxeles con un objetivo de apertura f/1,6; una cámara de 16 megapíxeles con un teleobjetivo de apertura f/2,6; y un sensor de solo 0,3 megapíxeles de tipo ToF (Time of Flight) que mediría con precisión las distancias y permitiría desarrollar aplicaciones de realidad aumentada con mayor precisión que los sistemas actuales.

Las cámaras de los smartphones Sony han evolucionado correctamente con el paso de los años, pero siempre han permanecido por detrás de los productos fabricados por Samsung, Apple y, más recientemente, Huawei y Google. Con la posible configuración triple del XZ4, la marca japonesa podría reducir la distancia con los líderes de este segmento –o, incluso, llegar a superarles–.

Más allá de la fotografía, se espera que el XZ4 mantenga una estética similar a la ya inaugurada con el Xperia XZ2 hace justo un año. También se espera que conserve la resistencia a polvo y agua, el puerto USB-C y el clásico set de conectividad: 4G, Wi-Fi, NFC, etc.

Sony presentará el Xperia XZ4 –y otros productos de la familia Xperia– el próximo 25 de febrero en Barcelona. El evento dará comienzo a las 08:45 (CET) y tendrá lugar, como en años anteriores, dentro del stand de la marca en el Mobile World Congress.