Los patinetes eléctricos se han convertido en una tendencia a la alza en diversas regiones del mundo. Sus posibilidades de movilidad, bajo costo y cuidado del medio ambiente han generado que cada vez sean más las empresas interesadas en adentrarse en este sector.

Ford, una de las compañías automotrices más importantes del mundo, no ha querido perderse un espacio en el mundo de los patinetes eléctricos y ha comprado Spin, una pequeña startup estadounidense con presencia en 9 ciudades del país norteamericano.

De acuerdo a la información proporcionada por Axios, Ford pagó cerca de 40 millones de dólares para concretar la adquisición. La cifra está muy cercana a la última valuación que recibió Spin tras conseguir una ronda de financiación el año anterior.

Si bien la automotriz acaba de entrar de forma seria al negocio, no es la primera vez que experimenta con los patinetes eléctricos. En octubre se descubrió su participación en Jelly, un proyecto escolar que nació en la Universidad Purdue en Indiana. El objetivo es investigar las mejores prácticas para el uso de los patinetes eléctricos.

Causó sorpresa que Ford intentara ocultar su intervención en el proyecto. Al final decidieron confirmar que estaban involucrados en Jelly: "Estamos orgullosos de apoyar este proyecto de investigación académica con Purdue. Esperamos aprender más sobre los patinetes como una solución de movilidad", decía el comunicado.

El plan inicial es distribuir un total de 40 patinetes eléctricos en el campos de la universidad, de los cuales Ford podrá obtener todo tipo de datos para aprender de su funcionamiento en entornos urbanos, cómo administrar flotas de patinetes y otro tipo de información que sería de gran ayuda para sus intenciones a futuro. Claro, en aquel momento no se esperaba la compra de Spin.

Aún no está claro cuál será el siguiente movimiento de Ford con Spin. De momento la startup continúa con sus actividades normales. Será interesante ver cómo la compañía con sede en Michigan se moverá en un sector completamente diferente al que están acostumbrados. No se descarta que realiacen otras compras relacionadas con los patinetes eléctricos.

Actualización: De acuerdo a TechCrunch, la compra se concretó en una cifra cercana a los 100 millones de dólares.