La cuestión de las baterías no se queda solo en el mundo de los smartphone; ya en 2016, Samsung vivió unos meses complicados cuando algunas de las baterías de sus modelos recién estrenado modelo comenzaron a arder sin motivo aparente. Una anécdota que solo afectó a unos pocos terminales, no deja de ser reseñable con el paso del tiempo. Especialmente ahora que Lime, la compañía norteamericana de patinetes con presencia global, se ha visto en la obligación de retirar algunos de sus vehículos de dos ruedas por riesgo de incendio de sus baterías.

Bajo los modelos de Sehway Ninebot y solo afectando, según la compañía, a los modelos dispersos en Los Ángeles, San Diego y Lago Tahoe. Solo se habrían visto implicados el 0,01% de los patinetes de una de las compañías más populares a nivel mundial. Por lo visto, una de las versiones de la baterías instaladas en estos modelos contaban con un defecto de fabricación que en caso de choques con aceras o golpes bruscos de forma repetida terminaban ardiendo. Según los informes de la compañía, ningún usuario terminó afectado por el posible incendio de los modelos de patinete. En cualquier caso, la tecnológica ya ha instalado una modificación del software en todos sus vehículos para avisar de posibles defectos en las baterías y, en caso de ser necesario, bloquear ese modelo a los usuarios hasta ser recogido por los operarios de la entidad.

Precisamente, es la cuestión de la seguridad y los golpes uno de los mayores problemas de esta nueva alternativa de transporte. Algo que ya heredasen de sus primas mayores, las bicicletas, y que terminó siendo la perdición de gran parte de las compañías que explotaban el servicio en las grandes ciudades. Ahora, también, no son pocos los patinetes que se pueden ver por las calles de las grandes capitales en malas condiciones o, incluso, rotos.

La falla de seguridad de las baterías, solo reportada en Estados Unidos, no tendría por qué afectar a sus modelos en Europa. Sin embargo, Lime es consciente de lo sensibles que son sus patinetes y ha comenzado una inversión de 3 millones de dólares bajo el título "respetar el viaje". Promoción del uso de cascos, contacto con los organismos reguladores en cada región para, en la medida de lo posible, instalación de más carriles bici u homologados en la ciudad y, muy especialmente, concienciar a los usuarios del modo correcto de emplear un patinete eléctrico.