De la historia de los patinetes eléctricos eléctricos de Bolt que se bloquean si detectan que has bebido, llega la línea de los patinetes de Spin que reducen la velocidad –o incluso paran– cuando circulan por una zona donde no se les permite por la normativa vigente.

Spin, la filial de patinetes de Ford dependiente de la división de coches autónomos de Estados Unidos, está trabajando en una versión "más inteligente" de sus vehículos eléctricos compartidos.

Basado en un sistema de inteligencia artificial y machine learning, el nuevo cerebro de los patinetes eléctricos de Spin estudiará cada movimiento que hagas. De no hacerse bien, el vehículo eléctrico comenzará a pitar. Con un sistema de sensores, cámaras traseras y delanteras, el patinete eléctrico estudiará su entorno para saber dónde está en ese momento.

De esta manera, si se aparca en una zona no permitida por la normativa del Ayuntamiento en cuestión, el patinete pitará e impedirá terminar el servicio. Más que por el sonido desagradable, la parte del gasto podría tener más efecto sobre los usuarios. De colocarse en una zona permitida, el sonido será de aprobación. Cuando detecte un carril bici, también emitirá un pitido identificativo.

Sin embargo, son las aceras las que más dolores de cabeza han dado, y siguen dando, los patinetes eléctricos. Según la normativa unificadora de la DGT, los patinetes eléctricos no pueden circular por las aceras. Algunos ayuntamientos limitan o aconsejan su uso en los mismos términos que el organismo regulador. Pero la realidad es que después de tantos años y normativas a cuestas, los patinetes siguen circulando por las mismas.

Spin quiere evitar esto con su sistema de inteligencia artificial: si el vehículo detecta que está sobre una de ellas, limita la capacidad de aceleración del mismo. También podría frenar y bloquear el vehículo si la normativa apuntase a una prohibición completa. Sin embargo, desde Spin afirman a que, de momento, no está habilitado ya que empeora la experiencia de usuario. Pero podría llegar a hacerse.

La startup detrás de la tecnología de Ford

La nueva tecnología de Spin viene de la mano de un acuerdo en exclusiva que Ford ha cerrado con Drover IA. La tecnológica, asentada en Los Ángeles, es la creadora del sistema que vigilará la actividad de los patinetes de Ford.

Ahora bien, ¿cómo funciona este sistema? Desde Spin explican que el hecho de que el sistema de vigilancia no esté basado en un sistema GPS permite tener un negocio más escalable. De momento probado en Madrid, el sistema de inteligencia artificial de Spin solo tardó una semana en estudiar las variables de la ciudad. Y, añaden, "fue algo más complicado ya que cada carril bici de Madrid es diferente y el sistema no se aclaraba demasiado". A partir de ahí, ya solo es seguir alimentando el sistema.

En cualquier caso, explican que es aplicable a cualquier ciudad. El 85% de las variables son similares. El 15% restante se puede gestionar fácilmente por la compañía para ampliar el sistema de detección a cualquier ciudad en la que decidan operar.

Sin regulación no verás la innovación de Spin

¿Cuándo estará habilitada esta tecnología en las unidades de Spin? No está muy claro. Ford ha querido adelantarse a una competencia cada vez menos numerosa, pero más potente. Desde la compañía apuntan a que solo incluirán los sistemas de inteligencia artificial si el resto de las compañías que operen junto a ellos aplican sistemas similares. También si la normativa lo pide.

Cualquier cosa que limite la actividad de un patinete será motivo de migración de un usuario a modelos de la competencia

¿Por qué no añadir ya sus sistemas de control? En Spin lo tienen muy claro: cualquier cosa que limite la actividad de un patinete –u obligue a usarlo de una forma concreta– será motivo de migración de un usuario a modelos de la competencia. Así que, de momento, Spin seguirá jugando con las mismas reglas que el resto. Hasta nuevo aviso.

Y el aviso vendrá en forma de normativa, principalmente en Madrid. Zaragoza, Sevilla o Málaga han optado por un modelo restrictivo con pocos competidores. Pero es Madrid –asumiendo que Barcelona no está del lado de los modelos compartidos de patinete– la que está a la espera. Se esperaba en verano de 2021, pero según explican desde Spin, "no hay noticias de la regulación da patinetes hasta el momento".

Se sabe que, sí o sí, tendrá que ser antes de diciembre de 2o22 ya que las licencias caducarán sin posibilidad de renovación. También se sabe que el nuevo pliego será similar al ideado por la ex alcaldesa Manuela Carmena con una reducción de las compañías que opten a licencia y, quizá, una subida del estándar de calidad. Más allá de eso, el Ayuntamiento de Madrid ha dejado en un segundo plano el caos de los patinetes en la capital.