Apple lleva tiempo dando muestras de un creciente interés por las series, películas y producciones originales de toda suerte, habiendo comenzado lo que parece una carrera para construir un catálogo aceptable tanto en dimensiones como en calidad de manera presurosa con un objetivo claro: lanzar su propio servicio de vídeo en streaming. Servicio que se sumaría a la vertical musical que ya tienen cubierta actualmente con Apple Music.

La llegada de un servicio de vídeo bajo demanda por parte de una gigante como Apple supondría la llegada de un serio competidor para plataformas como Netflix o HBO que, si bien son veteranas en el sector, tienen motivos por los que preocuparse. El respaldo con el que cuenta la compañía de Cupertino es inmenso y ya ha quedado patente que puede presumir de músculo incluso en sectores como la música, donde parecía que Spotify estaba destinado a ser el rey absoluto. En la actualidad, el número de usuarios de pago de Apple Music cuenta con un crecimiento mayor que el de la empresa sueca y demuestra que nada hay que dar por sentado en este terreno.

Construyendo un servicio desde cero

Como novata en este campo -con perdón de iTunes– Apple está construyendo un catálogo de contenido original desde cero que complementará, presumiblemente, con otras series y películas de terceros para terminar de conformar una serie atractiva para los potenciales suscriptores. El contenido original es, sin ningún género de duda, el gran obstáculo a sortear para todo servicio de vídeo bajo demanda hoy en día, con HBO, Netflix e incluso Amazon Prime Video invirtiendo grandes sumas de dinero para poder añadir al catálogo títulos que diferencien su servicio del resto.

En el caso de Apple la cantidad asciende hasta los 1.000 millones de dólares, los cuales están siendo invertidos en producciones de toda índole. Entre los frutos de esto que ya podemos ver se encuentran Planet of the Apps y Carpool Karaoke, dos shows que se integran dentro de Apple Music en la actualidad y donde el segundo ha brillado de manera especial. Además, hemos podido saber que prepara una serie basada en Fundación de Isaac Asimov y que estará escrita y producida por David S. Goyer (The Dark Knight, Blade) y Josh Friedman (Avatar 2, Terminator: The Sarah Connor Chronicles).

También ha fichado a Oprah Winfrey, que ha firmado un acuerdo que implicaría la colaboración de la misma con Apple durante los próximos años, así como a Damien Chazelle, director de Whiplash y La La Land, que dirigirá un drama para el servicio de la compañía. No acaba ahí la cosa, pues la empresa afincada en Cupertino también ha contratado a Steven Knight, creador de Peaky Blinders para firmar una serie de ciencia ficción junto con Francis Lawrence, director de Los Juegos del Hambre: En Llamas y Sinsajo. A la lista de producciones se suma un thriller psicológico producido por M. Night Shyamalan, una serie dramática escrita por Ronald D. Moore, creador de Battlestar Galactica, un drama protagonizado por Jennifer Aniston y Reese Witherspoonuna y una serie basada en la vida de Kevin Durant, la estrella de la NBA. También revivirá Amazing Stories, la serie televisiva de Steven Spielberg, y ya ha anunciado su primera serie internacional, una adaptación de la serie francesa Calls.

Una larga lista que, si bien resulta un buen comienzo, deberá ser solo el principio de otras muchas producciones originales si se quiere competir con los líderes del sector. Apple cuenta con la ventaja competitiva de poder integrar su servicio de manera nativa en las decenas de millones de dispositivos que vende anualmente, pero la última palabra para suscribirse o no al mismo la tendrán unos usuarios que cada vez son más exigentes con las ofertas de calidad y cantidad por parte de estos servicios.