Debíamos ser conscientes de que el episodio “Buried” (4x04) de Fear the Walking Dead iba a ser bastante doloroso tal como terminó “Good Out Here” (4x03), con ese giro tremendo que nos descerrajaron sin previo aviso. La tristeza por la muerte de Nick Clark (Frank Dillane) marca cada imagen del comienzo del capítulo y de su hilo temporal, en el que el realizador noruego Magnus Martens intercala breves escenas que Althea (Maggie Grace) ha inmortalizado con la videocámara que porta —Luciana Gálvez (Danay García) impidiendo que su novio difunto regrese como un zombi, Alicia Clark (Alycia Debnam-Carey) rematando a Ennis (Evan Gamble), Victor Strand (Colman Domingo) cubriendo el cadáver de Nick— y el traslado del grupo en la antigua camioneta de los SWAT.

Es Victor quien insta a Al para que les grabe respondiendo a sus preguntas sobre la historia que les ha llevado hasta allí, y ella accede sin alegría justo antes de los títulos, que en esta cuarta temporada están siendo adaptados a lo que cuenta cada episodio: otra mejora que han traído los nuevos showrunners, Andrew Chambliss e Ian Goldberg, tras el abandono de Dave Erickson después de concluir la tercera. En el pasado, Luciana mira lo bien que les va a los Buitres con su recolección de suministros, mientras ellos se ven en la obligación de racionar la comida; y a Madison Clark (Kim Dickens) se le ocurren lugares que en los que tal vez no hayan rapiñado a sus vecinos fastidiosos. Victor sale con Cole (Sebastian Sozzi) y, eh, Nick con Luciana: era esperar que volviese a aparecer.

fear the walking dead 4x04 buried
AMC

En el presente gris, John Dorie (Garret Dillahunt) trata de convencer a Morgan Jones (Lennie James) con cierta elocuencia de que se quede con ellos después de enterrar a Nick, en vano, y por ello descubrimos que fue oficial de policía, como Rick Grimes (Andrew Lincoln) y Shane Walsh (Jon Bernthal) en The Walking Dead. En pasado colorido, Alicia sale en busca de alimento con Naomi (Jenna Elfman) a un parque acuático en el que se suceden varias escenas de bastante tensión con zombis, lo que confirma que Fear the Walking Dead gana en escenarios atractivos a la serie madre sin ninguna duda: pensemos en la hacienda de Celia Flores (Marlene Forte), el yate Abigail, el Hotel Rosarito o la presa al cargo de Lola Guerrero (Lisandra Tena).

Naomi trata de largarse ante la mala situación en el estadio de béisbol; Victor, como de costumbre, urde su propio plan de fuga; y Luciana intenta convencer a Nick de que tomen igualmente las de Villadiego. Madison dialoga otra vez cara a cara con el rapaz Mel (Kevin Zegers) en el aparcamiento, quien la tienta con unas apetitosas salchichas, y ella a él, con los condimentos, pero no se mueven un ápice de sus posiciones. Y el tipo le cuenta cómo perdió a toda su familia excepto a su hermano Ennis por intentar resistir en un supuesto refugio, es decir, opta por la misma técnica ejemplar que luego usaría Dorie para persuadir a su interlocutor y con idéntico resultado. Y Naomi le dice a Alicia que era enfermera en cuidados intensivos de un hospital, y está de acuerdo con Mel en que lo del estadio no durará mucho.

Y en la mejor secuencia de “Buried”, durante la que se intensifican los brincos del pasado al presente y viceversa que han menudeado en el episodio desde el comienzo y el ritmo del montaje se acelera un poco más, con la cámara inmisericorde de Althea sin perderse nada, Alicia, Luciana y Strand exponen que cambiaron de opinión y decidieron quedarse y resistir, y que, por ese motivo, Nick ha sido asesinado. A continuación, Al, Morgan y Dorie se dan cuenta de que los otros tres van a ir a vengarse de los Buitres cuando recogen una serie de armas ocultas, y le sugieren a Althea de que se una a ellos si quiere saber cómo acaba la historia. Entierran a Nick junto a un árbol, y Morgan coloca un altramuz azul sobre su tumba.

fear the walking dead 4x04 buried
AMC

Luego, Dorie se tropieza con la mochila de Laura, a la que está buscando, entre los pertrechos de los otros; en un flashback, Naomi la usa y extrae de ella la otra pistola de empuñadura blanca con las iniciales de John Dorie, quien exige saber dónde se encuentra. Luciana le dice que no salió del estadio y que “las cosas se pusieron mal” allí, y es Alicia quien sostiene que murió entonces. Pero Dorie no quiere creérselo, y ella culpa a los Buitres y le invita a acompañarles en su venganza también. Pero se queda en el sitio con Morgan, impactado, y Althea se marcha después le prometerle averiguar lo que sucedió y volver más tarde a para contárselo. Con capítulos así, como los de esta temporada, Fear the Walking Dead puede llegar a ganarse de veras el respeto de los espectadores más desilusionados.