La situación simplemente se les fue de las manos, así lo ha admitido el CEO de Netflix, Reed Hastings, durante un discurso de apertura en la Serie Mania en Francia, este jueves 3 de mayo, en el hizo referencia al Festival de Cine en Cannes que comienza el 8 de mayo. La empresa entró en controversia con el evento dado que prohibió que las películas de las plataformas de streaming pudieran ser nominadas a los premios, por lo que la estadounidense decidió que tampoco presentará sus filmes.

"A veces tenemos una reputación como disruptores, y algunas veces cometemos errores", dijo Hastings sobre la polémica el pasado 3 de mayo, según recoge The Hollywood Reporter, y añadió:

Creo que llegamos a una situación más difícil de lo que queríamos con el Festival de Cine de Cannes porque, ya sabes, no estamos tratando de interrumpir el sistema de películas, estamos tratando de hacer felices a nuestros miembros. Nosotros hacemos nuestro contenido para ellos.

Todo comenzó el año pasado cuando Netflix obtuvo dos nominaciones por Okja, de Bong Joon Ho, y The Meyerowitz Stories, de Noah Baumbach. Esto indignó a los expositores franceses, pues una ley en Francia exige que las películas no se suban a las plataformas de streaming hasta 36 meses después de su estreno en las salas de cine, lo que va en contra del modelo de negocio de la estadounidense. Por tal razón, la plataforma incluso se negó a proyectar sus filmes en los cines franceses.

Directores como Pedro Almodóvar, Christopher Nolan y Steven Spielberg también criticaron al Festival de Cine por incluir en la lista de posibles ganadores a películas que no se hubieran proyectado en el cine. Pero el golpe definitivo lo asestó el director de Cannes, Thierry Frémaux, al anunciar que este año que las producciones de las plataformas de streaming pueden presentarse en Cannes, pero no competir por premios como la Palma de Oro.

Hastings confirmó que Netflix ya no intentará competir o exhibir ninguna de sus producciones en el Festival de Cine. Según el ejecutivo, el principal problema para la plataforma es que intenta tratar a sus películas como series, lo que significa lanzarlas directamente a sus miembros y no tratar de competir con el "sistema teatral".

"Lo que haremos ahora es enfocarnos principalmente en series y stand-up, docuseries y un gran contenido que podemos hacer sin interrumpir o percibir que interrumpe el sector de la película", comentó.

El CEO de Netflix también compartió que, pese a la controversia, aún tienen compradores en Cannes. "El festival es muy sincero al tratar de encontrar un modelo que funcione para ellos y funcione para nosotros", señaló, y agregó:

Estoy seguro de que con el tiempo definitivamente [volveremos].

En cuanto a la nueva exigencia que implementaría la Unión Europea de incluir una cuota de al menos un 30% de contenido europeo en las plataformas de streaming, compartió que sería difícil para ellos cumplirlo. Actualmente tienen alrededor del 20% y la meta que coincide con el nuevo requisito la planean alcanzar en aproximadamente tres años. Señaló que la compañía planea invertir 1.2 mil millones de dólares en 2019 en la creación de contenido local y espera que esa cifra aumente en 2020.

"Lo que tenemos que hacer a medida que nos volvemos parte de la industria de la TV paga es que tenemos que descubrir cómo trabajar dentro del sistema", señaló Hastings. "Es nuestra responsabilidad tratar de descubrir todos los sistemas en diferentes países y ser un socio constructivo", concluyó.

Al final, Netflix sabe que no le queda de otra que seguir apostando por el contenido europeo. Cabe destacar que en el cuarto trimestre de 2017, sus dos mayores éxitos internacionales fueron producciones europeas, la española La Casa de Papel y la británica The End of the F *** ing World. Además, se le abrió otro frente en Europa, pues tres cadenas europeas han formado una alianza para impulsar las coproducciones en el continente.