Los servicios de streaming de vídeo en línea como Netflix y Amazon Prime Video se verán obligados a cumplir con una cuota de al menos un 30% de contenido europeo en sus respectivas plataformas. Así lo ha establecido un acuerdo preliminar de los legisladores y miembros de la Unión Europea, anunció el Parlamento Europeo en un comunicado este jueves 26 de abril.

De ser aprobado por el Parlamento Europeo y los estados miembros, además de la cuota mencionada, los servicios de streaming también deberán financiar la producción de contenido local en proporción a los ingresos de cada país.

Ahora ya hace sentido que Netflix se haya adelantado a la nueva ley añadiendo contenido europeo como la británica Black Mirror o la alemana Dark. Apenas hace unos días anunció diez nuevas producciones europeas. Entre estas series, películas y documentales se encuentra la nueva temporada de la española La Casa de Papel.

La nueva ley obedece a la ampliación de las normas de radiodifusión de la Unión Europea respecto a los servicios de vídeo en línea bajo demanda. "Hemos negociado con éxito que ahora también se aplique un nivel de protección similar a los servicios de medios de internet, como a los servicios de medios de radiodifusión clásicos", señaló Sabine Verheyen, la legisladora de la UE que ayudó a dirigir la legislación a través del Parlamento Europeo.

También se extenderían las normas a los vídeos generados por usuarios en plataformas como Facebook y YouTube, las cuales deberán tomar medidas contra contenido que incite a la violencia, el odio y el terrorismo, así como crear un "mecanismo transparente, fácil de usar y eficaz para permitir a los usuarios informar o marcar contenido".

La UE destacó que cada vez se consume más contenido en línea frente a la televisión. De hecho, "se espera que la cuota mundial de vídeo en línea aumente el tráfico de internet del consumidor del 64% en 2014 al 80% en 2019".

La cuota de contenidos europeos en las plataformas de streaming tampoco es algo nuevo, pues los primeros borradores de esta ley se hicieron hace dos años en 2016 como parte de su estrategia de Mercado Único Digital. En ese entonces, se planteaba que la cuota quedara fijada en al menos un 20%.

El vicepresidente del Mercado Único Digital, Andrus Ansip, señaló:

Estas nuevas reglas reflejan el progreso digital y reconocen que las personas ahora miran vídeos de formas diferentes a las anteriores. Fomentan los servicios innovadores y promueven películas europeas, pero también protegen a los niños y abordan las expresiones de odio en una mejor manera.

Las negociaciones sobre las nuevas normas concluirán oficialmente en junio. Tras la confirmación formal por parte del Consejo y la votación en el Pleno del Parlamento Europeo, las nuevas normas deberán transponerse a la legislación nacional de los estados miembro.

👇 Más en Hipertextual