Los expertos que forman parte del Boletín de Científicos Atómicos creen que estamos más cerca que nunca del final de la humanidad. ¿El motivo? La amenaza de guerra nuclear, que les ha llevado a adelantar el llamado Reloj del Apocalipsis (Doomsday Clock, en inglés) hasta las 23:58 horas.

La "retórica hiperbólica" entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su homólogo norcoreano, Kim Jong-un, ha llevado a los especialistas a situar el reloj a solo dos minutos de la medianoche. El escenario recuerda a lo ocurrido en 1953, cuando el mismo panel -creado en 1945 y en el que participan quince premios Nobel- colocó el minutero a 120 segundos del desastre.

Ahora la amenaza nuclear, como entonces, cobra un especial protagonismo, aunque otras amenazas como el cambio climático, algunos cambios tecnológicos y las actividades militares de los ejércitos de Rusia y Estados Unidos también preocupan a los expertos. "La situación de seguridad mundial es más peligrosa que hace un año, y tanto como lo ha sido desde la II Guerra Mundial", alertan en su comunicado.

Los científicos destacan además "el urgente aviso acerca del peligro global" al que nos enfrentamos. La situación es de tal gravedad que el panel espera que los ciudadanos tomen conciencia sobre lo cerca que podría estar la catástrofe y pidan a sus gobernantes que actúen al respecto. En ese sentido, además de pedir el desarme nuclear y las relaciones pacíficas entre los diferentes países, los investigadores demandan la puesta en marcha de políticas que ayuden a frenar el calentamiento global.

La crítica va dirigida especialmente a Estados Unidos, el único que no apoya el Acuerdo de París después de iniciar "una carrera para desmantelar las políticas energéticas y climáticas racionales, ignorando los hechos científicos y los análisis económicos apoyados por la evidencia". Por último, el panel también alerta acerca de las operaciones de manipulación en procesos electorales, los intentos de hackeo masivo y el abuso de ciertos sectores de plataformas como Google y Facebook para influir en la sociedad. Motivos suficientes, según el panel de científicos atómicos, para situar el final de la humanidad muy cerca de la medianoche.