Las polémicas creadas por Donald Trump en las redes sociales se pueden considerar prácticamente como algo que forma parte ya de lo cotidiano, especialmente en Twitter, donde el actual presidente de los Estados Unidos ha desarrollado una actitud de lo más activa tanto antes de ocupar el cargo como en este año que ha venido después. Su último subido de tono, publicado hace unas horas desde su cuenta personal, hace referencia a las tensiones que actualmente existen ente el líder norteamericano y el norcoreano Kim Jong-un.

El líder norcoreano Kim Jong-un acaba de comunicar que el "Botón Nuclear está siempre sobre su mesa". ¿Le informará alguien de su extenuado y famélico régimen, por favor, de que yo también tengo un Botón Nuclear, pero mucho más grande y más poderoso que el suyo? ¡Y mi Botón funciona!

Twitter, el eterno cómplice

La sombra de la controversia de Trump se extiende desde hace tiempo también hacia Twitter, pues las propias normas de la plataforma hacen que la existencia de su perfil sea puesta en serias dudas. A esto se ha referido un grupo organizado de San Francisco, acusando a la empresa y a su actual CEO, Jack Dorsey, de saltarse las propias reglas de su compañía y poner al mundo en peligro dejando al presidente de EE.UU. continuar con sus amenanzantes publicaciones.

Además de exponer todo esto en un post de FaceBook y pedir o bien su dimisión o bien la eliminación del perfil de Trump, también han proyectado la frase "@jack es #cómplice" sobre la fachada de las oficinas de la compañía. Por el momento, el propio Dorsey no se ha pronunciado, aunque parece poco probable que lo haga después de la clarificación realizada recientemente por parte de Twitter en la que se justificaba la presencia de Trump debido a su relevancia en la plataforma.

Es este interés público el que mantiene viva la llama de la discordia que, de tanto en cuando, se encarga de avivar el presidente estadounidense. Son ya muchos los que claman de manera constante contra la presencia de Trump en Twitter, aunque las acciones a corto plazo apuntan a ser nulas en su total práctica. A pesar de esto, ya hubo un empleado de la red social que se atrevió ir más lejos el pasado mes de noviembre, consiguiendo eliminar de manera temporal el perfil de Trump durante el que era su último día de trabajo en la empresa de Dorsey.

Actualización 4 de enero, 11:45: Hace unas horas, el mismo grupo que colgó la imagen de la proyección en Facebook ha subido una nueva publicación con un vídeo en el que se pueden apreciar más mensajes en la fachada de las oficinas de Twitter. Entre otros mensajes, se pueden leer frases como: "Sé un héroe, banea a Trump" o "¿Un tweet comienza la Tercera Guerra Mundial?".

Además, en varias de las publicaciones se puede encontrar un mensaje que reza lo siguiente:

Mientras [Jack] sea el CEO de Twitter y Square, no pueden ser consideradas compañías tecnológicas morales, y la junta directiva de ambas debe hacer lo correcto e insistir que o Trump o Jack deben irse. Jack Dorsey trajo los 280 caracteres a Twitter, pero lo que Twitter necesita es un CEO con más carácter.